Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/16/2018 12:01:00 AM

¿Permanecerá estable el desempleo en Colombia?

Debido a la desceleración de la economía la tasa de desocupación aumentó con moderación. ¿Cuáles son las perspectivas?

Como consecuencia de la pronunciada desaceleración que sufrió la economía en los dos últimos años, cuando su tasa de crecimiento disminuyó de 3% en 2015 a 2% en 2016 y a 1,8% en 2017, la situación en el mercado laboral se deterioró con moderación.

En esta fase la dinámica de la generación de empleo a nivel nacional se ralentizó de una tasa anual promedio de 2,4% en el primer año, a otra de 0,6% en el siguiente, antes de repuntar a una de 1% en el tercero. Algo parecido ocurrió en las trece áreas metropolitanas, donde se desaceleró de 1,9% a 0,4% y a 0% en el mismo periodo.

Los sectores que más contribuyeron a la destrucción de empleo en 2016 fueron el industrial, el de servicios comunales, sociales y personales, el de transporte y comunicaciones y el de minas. En 2017 los mayores aportes negativos provinieron de los de comercio, restaurantes y hoteles y financiero.

Por esa causa, la tasa de desempleo nacional promedio aumentó de 8,9% en el primer año a 9,2% y a 9,4% en los dos siguientes, mientras que la urbana se incrementó de 9,8% a 10% y a 10,6% en idéntico lapso.

La coyuntura

En 2018 la desmejora del mercado se ha prolongado, aunque con una tendencia a estabilizarse, como corresponde al lento repunte de la actividad económica. De tal modo, la tasa de generación de puestos de trabajo en todo el país disminuyó de 1,5% anual promedio en el primer semestre del año pasado, a 0,2% en el mismo periodo de este año, mientras que en la zona urbana se redujo de 0,3% a 0,1%.

Los sectores que más aportaron a la eliminación de plazas de trabajo en este semestre fueron los de actividades inmobiliarias, transporte y comunicaciones, construcción, financiero, comercio, restaurantes y hoteles e industrial. En contraste, los que más aportaron a la creación de empleo fueron agropecuario, servicios sociales, comunales y personales, electricidad, gas y agua y minas e hidrocarburos.

Artículo relacionado: ¿La informalidad es un problema de ingresos o de costos?

Como efecto de ello, en el primer semestre las tasas de desempleo promedio nacional (10%) y urbana (11,3%) aumentaron ambas apenas 0,2 puntos porcentuales (pp) respecto del mismo período del año anterior.

Con base en el repunte moderado de la actividad económica de entre 1,8% y 2,6%, que esperan en promedio para este año los analistas que reportaron sus pronósticos al Latinfocus Consensus Forecast de agosto, el desempleo nacional sería de 9,4% en promediosin incrementarse respecto al año pasado.

De este modo, a pesar de la pronunciada desaceleración del crecimiento que sufrió la economía desde 2015, el desempleo se mantuvo cerca de la tasa que no acelera la inflación (Nairu), estimada por Anif en 9%, con un incremento de apenas medio punto en la tasa promedio nacional desde 2015. Es probable que esta mayor resiliencia del mercado laboral en la parte baja del ciclo económico en esta coyuntura, a diferencia de otras anteriores, como en 2009, cuando aumentó 1 punto desde 2007, se deba en buena medida a la disminución de los Costos Laborales No Salariales (CLNS), llevada a cabo en la reforma tributaria de 2012. En ella se eliminaron los aportes de los empleadores al Sena y al Icbf, junto con los que debían hacer a la salud de sus empleados. Gracias a ello, los CLNS disminuyeron en 13,5 pp. Esa reducción contribuyó también a bajar la Nairu en tres pp.

Problemas estructurales

A pesar de ello, la tasa de desempleo estructural (9%) continúa alta, comparada con los estándares internacionales y regionales, dentro de los cuales la de México, por ejemplo, es la mitad de la nuestra.

También con base en la reducción de 13,5% de los CLNS, la informalidad laboral en el país, medida por los trabajadores que no aportan a su seguridad social, descendió de 58% en 2012 a 51% en 2018, pero sigue alta.

Tema relacionado: Cae la informalidad

Las altas tasas de desempleo estructural e informalidad se deben a la ineficiencia del mercado laboral. Este mercado es ineficiente en buena parte por las normas que lo rigen, que introdujeron elevados costos laborales no salariales –calculados por Anif en 50% de un salario mínimo– y un ajuste del salario mínimo que se determina de manera administrativa, con frecuencia por encima de la inflación pasada y la variación de la productividad.

Esos dos mecanismos condujeron a que los costos del trabajo formal no calificado en el país resulten altos respecto de su productividad, de manera que para una gran proporción de las empresas no es rentable sufragarlos. Por tal motivo, esas firmas emplean trabajadores informales, a los cuales no les pagan el salario mínimo ni las contribuciones a su seguridad social.

Lea también: Asofondos régimen contributivo es inviable por informalidad

Con el fin de reducir la tasa de desempleo y la informalidad se debe, en consecuencia, aumentar la productividad laboral y, al mismo tiempo, disminuir el costo del trabajo formal. El incremento de la productividad toma largo tiempo, porque implica incrementar el capital humano por empleado, lo cual debe hacerse tanto en el trabajo como por medio de una educación con amplia cobertura, excelente calidad y la pertinencia vocacional necesaria que demanda el mercado laboral.

La reducción del costo del trabajo formal puede ser menos demorada, pero puede implicar dificultades de economía política. La solución ideal sería eliminar el salario mínimo, de modo que la remuneración del trabajo se fijara de común acuerdo ente el trabajador y el empleador. Al mismo tiempo, se deberían dejar todos los aportes a la seguridad social a cargo solo del empleado.

Sin embargo, un buen comienzo sería tratar de cerrar la brecha entre la productividad y el salario mínimo, no aumentando éste a menos que se incremente aquella. También se puede intentar, como han sugerido algunos analistas (Fedesarrollo y Luis Eduardo Arango, por ejemplo) en establecer salarios mínimos regionales y por grupos de edades, de acuerdo con la productividad laboral de las diferentes zonas geográficas y grupos etarios.

Para disminuir los CLNS se puede empezar por eliminar los aportes a las cajas de compensación familiar a cargo de los empleadores. Estas deberían ser contribuciones voluntarias de los trabajadores a su ahorro y recreación.

Podría interesarle: Del dicho al hecho I

Con estas modificaciones, el mercado laboral funcionaría de una manera más eficiente, lo cual permitiría reducir la Nairu y la informalidad. Además, al bajar la tasa de desempleo estructural y la informalidad, una reforma del mercado laboral contribuiría también a elevar la tasa de crecimiento potencial de la economía, porque permitiría una utilización más intensiva de su fuerza laboral e incrementaría su productividad.

El costo político de hacerlo no sería despreciable, pero las ganancias en bienestar serían considerables.

Una reforma laboral

Anif propone una reforma laboral que comprende una reducción de los CLNS, basada en la eliminación de las contribuciones a las cajas de compensación familiar –cuyo costo es 4% de la nómina– y los interese sobre las cesantías –que equivalen a 1%–. Con ello, la formalidad aumentaría 1,2 puntos porcentuales y el desempleo estructural disminuiría 0,64.También plantea establecer un mecanismo de protección al cesante, topes a los costos de despido, un salario mínimo diferencial para menores de 25. Además, sugiere crear alternativas profesionales en la secundaria para que los estudiantes escojan entre bachillerato clásico y uno vocacional y eliminar el pago al Fondo de Solidaridad Pensional a cargo de los trabajadores.

EDICIÓN 590

PORTADA

La pandemia volvió a Carrasquilla el hombre más importante del Gobierno

La covid-19 convirtió al ministro de Hacienda en el hombre más importante del Gobierno. Su legado, bueno o malo, pasará a la historia. ¿Cuál es el balance?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.