Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/2/2019 12:01:00 AM

Cómo hacer negocios en Venezuela

El giro hacia la democracia en el vecino país aviva la esperanza en ambos lados de la frontera. Aunque expertos consideran que las expectativas pueden no coincidir con lo que logre la realidad, hay que prepararse para las oportunidades que vienen.

La transición del actual modelo socialista en Venezuela hacia uno democrático, que permita la recuperación de la economía, facilite la reconstrucción del tejido social y restablezca la convivencia política del país, es quizás uno de los principales anhelos de los más de 30 millones de venezolanos. También de buena parte de los habitantes de los países vecinos, que han visto cómo en solo dos décadas dejó de ser el más rico de la región y se convirtió en un Estado fallido.

El escenario económico es desolador. Este año la inflación podría llegar a 10.000%; la producción petrolera se desplomó al pasar de 3 millones de barriles diarios en 2013 a solo 732.000 en marzo de este año; las exportaciones cayeron más de 62% desde 2013, cuando vendió US$88.753 millones a US$33.660 millones a finales de 2018 y las importaciones colapsaron, al pasar de US$61.591 en 2013 a US$10.910 a finales del año pasado.

Le puede interesar: ¿Gato encerrado? El Banco Central de Venezuela lleva 28 días cerrado

Como si fuera poco, en marzo colapsaron los servicios públicos, comenzando por el sistema eléctrico, que dejó más de medio país a oscuras e impactó gravemente la producción petrolera, y al que se sumó la crisis en el suministro de agua potable. El desatinado manejo que el gobierno de Nicolás Maduro le ha dado a los temas económicos, políticos y sociales muestra que el cambio es imperativo. Aunque nadie sabe con exactitud cuándo llegará, ya muchos expertos económicos y empresarios a lado y lado de la frontera creen que es momento de prepararse para esos cambios.

La pregunta que se hacen a diario quienes tuvieron en el pasado negocios en el vecino país es qué implicará el cambio en Venezuela para los negocios. La respuesta, según los expertos, es que habrá una transición con grandes oportunidades pero también difícil, por el enorme deterioro que ha sufrido la economía.

Para Eduardo Fortuny, director de la consultora Dinámica Venezuela, y quien participó en la reciente asamblea de la Cámara Colombo Venezolana, si bien es predecible un cambio político en ese país, resulta clave que las expectativas de los empresarios terminen alineadas con la realidad. Esto porque algunos fenómenos económicos han deteriorado a tal punto el aparato productivo venezolano que hoy los empresarios en ese país no están pensando en competitividad sino en sobrevivencia. La dolarización, el cambio en el tamaño del mercado, el cierre de miles de empresas y los forzados cambios en los parámetros de consumo han creado una nueva realidad.

Le sugerimos: ¿Cómo se frenó la hiperinflación en Venezuela?

Por su parte Germán Umaña, director de la Cámara Colombo Venezolana, asegura que hay que prepararse para el cambio y para asumir el compromiso como país hermano de contribuir “al bienestar y desarrollo de la integración y de nuestras sociedades”.

Umaña cree que Colombia debe jugar varios papeles, en primera instancia, apoyando la recuperación de la economía vecina como proveedor confiable –de alimentos, medicinas, bienes intermedios y de capital–, en segundo lugar, contribuyendo al mejoramiento de sectores que han perdido su capacidad de producción y, en tercer término, apoyando la complementación industrial y productiva. “Estamos convencidos de la cercanía de un nuevo y fructífero futuro en las relaciones entre Colombia y Venezuela. Para ello nos preparamos”, asegura.

Fortuny, por su parte, cree que en una salida exitosa de esta crisis en Venezuela, los mayores beneficiados son los colombianos, no solo por el costo de la migración, sino porque, a corto y mediano plazo, no será posible para el vecino país reabsorber productivamente la cantidad de migrantes que han salido buscando nuevas oportunidades. Por eso, será imperativo conseguir ayuda internacional para enfrentar esta nueva etapa.

Además de prepararse para hacer negocios en Venezuela, los colombianos tendrán que resolver cómo insertar social y productivamente, durante la próxima década, a los miles de venezolanos que no tendrán opción de devolverse rápidamente a su país. Un tema en el que los dos países, como los hermanos que son, tendrán que buscar soluciones conjuntas.

¿Cómo alinear las expectativas con la realidad? Estas son cuatro opciones para los empresarios colombianos que quieran competir en el mercado venezolano una vez se produzca la transición.

Los que siempre han estado: Son los empresarios colombianos que, pese a la caída en el comercio binacional y a las dificultades para conseguir materias primas, han sobrevivido en este mercado. Su principal ventaja es que conocen bien a los consumidores y los mantienen fieles a sus marcas.

Los que buscan aliados: Es una de las opciones con mejores resultados. Trabajar con un socio local para compartir conocimiento y desarrollar el mercado no solo disminuye riesgos sino que, de paso, genera el apoyo que requiere el país en la reconstrucción de la productividad y generación de empleo.

Los encargados del mantenimiento: En la transición, la reparación y mantenimiento de los principales servicios públicos, hoy colapsados, serán claves. La reconstrucción del sistema energético venezolano exigirá grandes inversiones y pesos pesados que conozcan del tema. 

Los que reconstruirán la industria: De acuerdo con Eduardo Fortuny, director de Dinámica Venezuela, en este momento hay en Venezuela cerca de 3.600 plantas industriales paradas, que desde hace años no producen, y cuyos precios hoy son una verdadera ganga.

Lea también: ¿Por qué caen las remesas de Colombia hacia Venezuela?

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.