| 12/8/2018 12:01:00 AM

Colombia tendrá 17 nuevas terminales marítimas que mejorarán su conectividad

El país se alista para la creación de 17 nuevas terminales marítimas, con lo que consolidaría la conectividad global que tiene hoy, y que permite mover 444 millones de toneladas.

Colombia se encuentra entre las principales rutas marítimas del mundo con acceso a más de 750 puertos en 150 países, gracias a una gran apuesta pública y privada que desde 2010 ha permitido acelerar la infraestructura portuaria y llevarla a un nivel más alto y en el camino de la competitividad.

El cuarto de hora de la infraestructura portuaria, no puede desaprovecharse, y por ello, la cantidad de puertos, no es suficiente. Para lograr una real competitividad, señalan los expertos, el país se debe enfocar en la complementariedad. Esa gran conectividad que ha logrado Colombia con el mundo debe darse ahora desde el interior, con la red de infraestructura portuaria, los servicios logísticos y otras redes como la vial, la férrea y la navegabilidad del río Magdalena.

Hay que prepararse para el nuevo escenario, con 17 nuevos puertos, que se suman a los 60 ya concesionados. De esta manera, la industria portuaria pasaría a tener una capacidad de 514 millones de toneladas, en 2021, incluida carga general y de contenedores, hidrocarburos, gráneles y carbón, entre otros,  según el estimado de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).



Foto: Alfonso Salas, gerente de SPRC.

Los que vienen

Cerca de 17  terminales portuarias se estudian y se han analizado para construirse en el país, en los próximos años, para atender diferentes tipos de carga, según un informe de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), y datos suministrados por la ANI.

Entre los puertos del futuro que ya han sido otorgados, se encuentran: Puerto Bahía Colombia de Urabá, en Turbo, Antioquia; Graneles del Golfo, en San Antero, Córdoba; y Exxon Mobil en Cartagena, Bolívar.

Le puede interesar: ¿Cómo quedó el polémico IVA a contratos de prestación de servicios?

¿Cómo van estos proyectos? Según indicó la ANI a la revista Dinero, Puerto Antioquia, va viento en popa, esta es una concesión portuaria multipropósito de uso público en Urabá, otorgada mediante Resolución 606 de 6 de abril de 2015 por 30 años. 

Está pendiente la firma del contrato de concesión, actualmente con plazo hasta el 24 de noviembre de 2018. Y en trámite,  la nueva resolución ampliando este plazo y ajustando algunas condiciones. Inversiones propuestas por US$256, 3 millones.

Pisisí, en Turbo, Antioquia, es una terminal multipropósito, que según la ANI tiene solicitud de concesión por 30 años. Con resolución de fijación de condiciones del 16 abril de 2016, se encuentra en estudio la  resolución de otorgamiento. Inversiones propuestas por US$147 millones.

Y un tercer proyecto que entraría a reforzar el mapa portuario, es Graneles del Golfo, es una concesión portuaria multipropósito de uso público en San Antero, Córdoba, otorgada mediante Resolución 1808 de 7 de diciembre de 2016 por 20 años. Inversiones propuestas por US$21,7 millones.

Está pendiente la firma del contrato de concesión. La Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge –CVS– suspendió la licencia ambiental por posible existencia de comunidades étnicas en la zona de influencia del proyecto. Actualmente, el área de Certificaciones de la Dirección de Consulta Previa del Ministerio de Interior está elaborando la respectiva certificación sobre la posible existencia de estas comunidades.  

De las 17 terminales portuarias que entrarían, en los próximos años, si se conceden los permisos respectivos, tres son privadas, las 14 restantes son públicas, y en su mayoría se definen como multipropósito o tienen el fin de mover hidrocarburos. Gran parte de los nuevos terminales se ubicarán en Buenaventura y Cartagena, que hoy son las principales ciudades portuarias si se tienen en cuenta que son las que reciben y despachan todo tipo de carga.

Le recomendamos:Los retos de la nueva administración del Invías... y sin plata

En Buenaventura,  hay tres puertos con condiciones acordadas y otros tres que han sido solicitados. Del primer grupo, el que más recibirá inversión es el de Delta del Río Dagua, con un total de US$246 millones, que se usarán para construir una terminal de contenedores y carga general.

El proyecto de Puerto Solo –PIO SAS– en Buenaventura, es una de las grandes esperanzas de esta región colombiana. Sería un terminal de contenedores, carga general y regasificación, con una inversión de US$54 millones, en el primer año y en el quinto año, cerca de US$30 millones.

A eso se suma el proyecto de Delcop Colombia S.A.S en Manaure para el manejo de sal, que está en proceso de solicitud.

Proyectado a seis años, el proyecto del ‘Superpuerto en Barranquilla’ requeriría US$970 millones, y consiste en crear y operar un puerto fluvial y marítimo de aguas profundas en Bocas de Ceniza, que conecte el río  Magdalena  y el mar Caribe.  
En el caso de Barranquilla, se intenta replicar el modelo holandés, el cual permite expansiones por fases y vinculando capital privado y público.

Este proyecto se encuentra en reformulación, pero se conoció que hay dos firmas internacionales interesadas en participar en la sociedad portuaria, liderada por la Alcaldía de Barranquilla, la Gobernación del Atlántico y el Ministerio de Transporte. Firmas como Impala, también han manifestado su interés en esta iniciativa que se dio a conocer hace diez años.

Y, aunque como dice el capitán Alfonso Salas, gerente general de la Sociedad Portuaria Regional Cartagena, la cantidad de puertos, o el tamaño de las naves no garantiza la competitividad -es un negocio que depende de la demanda– si el escenario mundial del comercio y la industria naviera, sigue viendo a Colombia atractiva para anclar, la infraestructura portuaria cada día está más lista y su futuro es prometedor.


Lea también:IVA plurifásico para cervezas y gaseosas fue aprobado en primer debate

EDICIÓN 560

PORTADA

¿Llegó la hora del fracking en Colombia?

El país debe decidir pronto. La ausencia de nuevos descubrimientos pone en problemas las prospectivas de autosuficiencia petrolera. Si le dice no al fracking, hay que buscar el reemplazo de unos US$24.000 millones en exportaciones y por lo menos $10 billones en ingresos fiscales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.