Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/22/2019 6:00:00 AM

Los economistas ganadores del Juan Luis Londoño

Dos jóvenes economistas se hicieron al premio Juan Luis Londoño que entrega Fedesarrollo. Entre sus temas están la violencia y la guerra.

La historia la escriben los vencedores, decía George Orwell. La premisa puede resultar inquietante si se trata de analizar el caso colombiano, que ha vivido una guerra de cerca de 50 años, conflicto que, al menos con uno de sus actores, estamos a punto de cerrar. Aun así, el debate sigue abierto sobre si cerrar tal conflicto es un buen negocio para el país o no.

Tal persistencia puede tener una explicación desde la economía. Lo que descubrieron los dos economistas ganadores del Premio Juan Luis Londoño de este año, Juan Fernando Vargas y Leopoldo Fergusson, es que si la guerra no se había acabado en Colombia era porque a alguien le resulta conveniente tal situación.

Fergusson, uno de los galardonados, explicó que “uno de los temas que tanto Juan como yo hemos tratado es por qué la persistencia de la violencia y el conflicto; por qué el Estado es tan incapaz de resolver el problema y ganar legitimidad en las regiones donde ese fenómeno se presenta. Un aprendizaje general de estas investigaciones es que muchas veces esta situación no es consecuencia de que los Estados no puedan acabar con la violencia, sino que a menudo no quieren hacerlo: me refiero a que el Estado no es una abstracción, sino que en la estructura estatal intervienen grupos con intereses políticos o económicos y que buscan objetivos, y esos objetivos se ven favorecidos con la violencia”.

Uno de los casos que analizan estos economistas es el de los falsos positivos.

Tal posición no es de hombres de izquierda o combativos en la agenda política local. Se trata de dos académicos, ambos egresados de la Universidad de los Andes y que hicieron doctorados, Fergusson en MIT y Vargas en la Universidad de Londres.

Le puede interesar: Fedesarrollo: los investigadores que nos ponen a pensar

Sus hallazgos están sustentados empíricamente. Un ejemplo es el ensayo The need for enemies. Allí aplican un modelo de economía política para analizar las posibles consecuencias electorales del fenómeno de la violencia, con datos del período presidencial de Álvaro Uribe. Según el resumen del documento, “encontramos que después de las tres grandes victorias contra las Farc, el gobierno redujo sus esfuerzos para eliminar a ese grupo insurgente y lo hizo de manera diferencial en municipios políticamente destacados”.

Que la guerra le convenga a alguien y haga todo lo posible para mantenerla no es un asunto retórico. El tema atraviesa asuntos que tienen que ver con la realidad de todos los colombianos: desde la discusión presupuestal, pasando por las políticas de reclutamiento hasta las decisiones de participación en política de ciertos grupos.

Juan Fernando Vargas explica que otro de los focos de sus investigaciones tienen que ver con la manera como una política termina generando incentivos que favorezcan la violencia.

Hay dos casos que muestran con claridad el fenómeno. El primero de ellos es el de la apertura política de los 80, cuando se estableció la elección popular de alcaldes. Según Vargas, esto significó que muchas élites locales se hicieran al poder y lo utilizaran para eliminar a sus opositores de izquierda.

Vea también: Cuando la gobernabilidad depende de la guerra y no del bienestar ciudadano

Otro, igual o más dramático, es el caso de los falsos positivos. Esta situación tuvo como origen una decisión política de fortalecimiento del aparato militar colombiano. Pero la estrategia incluía incentivos para dar de baja a la mayor cantidad de enemigos. 

Sin lugar a dudas este tipo de enfoques desde la economía ofrecen un aporte valioso en el afán del país por consolidar sus instituciones.

El propio Juan Vargas, durante el discurso de aceptación del premio, explicó alguna de sus conclusiones luego de este derrotero académico: "Sabemos –dijo– que condición necesaria para la consolidación de un Estado fuerte es que tenga el monopolio de la fuerza en todo el territorio. En Colombia nunca ha sido así. Un esfuerzo importante para lograr este objetivo fue diseñar un esquema de incentivos que permitiera a la fuerza pública mejorar su efectividad en la lucha contra los grupos armados ilegales. El esfuerzo, sin embargo, resultó en la tragedia que todos conocemos. ¿Por qué? Porque el fortalecimiento del ejército no estuvo acompañado por el fortalecimiento de instituciones complementarias, como el sistema judicial y mecanismos de contrapeso civil a las acciones de las fuerzas armadas, que eran indispensables para evitar que los incentivos se tradujeran en la ejecución extrajudicial de civiles". Vargas también mostró su preocupación durante su discurso, porque en Colombia se repita la historia: que la falta de poder institucional termine llevando al país por otro nuevo espiral de violencia.

Le sugerimos: "Si uno se pone en la posición del otro, este país puede funcionar", Patricia Lara

"El proceso de paz con las Farc es tal vez el logro político más importante en la historia reciente de Colombia, pero no estuvo ni está acompañado por un esfuerzo por parte del Estado en consolidar su presencia y su capacidad institucional, así como en promover el desarrollo de democracia de base ciudadana en los territorios antes controlados por esa guerrilla. Esto generó un vacío de poder desde el cese al fuego decretado por las Farc en diciembre de 2014 (un año y medio antes de la firma del Acuerdo), que invitó a otros grupos armados a buscar el control de estos territorios, en buena medida mediante la estrategia de asesinar a los líderes locales".

Con este galardón, se demuestra que desde la academia y desde la economía es posible plantear asuntos claves del devenir social y político del país. Ese enfoque fue el que justamente los hizo merecedores a estos economistas del Premio que otorga Fedesarrollo y que han recibido economistas como Alejandro Gaviria, Felipe Barrera, Ana María Ibáñez, Raquel Bernal, Daniel Mejía y Juan Miguel Gallego: toda una cohorte de profesionales que están aportando para comprender mejor la compleja historia de Colombia.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.