| 3/7/2019 12:01:00 AM

¿Cuál será el futuro de Facebook y Google en Colombia?

La Corte Constitucional tomará una decisión trascendental sobre el papel que deben jugar las empresas del mundo digital cuando los usuarios usen sus plataformas para injuriar y calumniar.

Las redes sociales se han convertido en las trincheras del siglo XXI. Entre los millones de mensajes que a diario transitan vía Facebook, Twitter o YouTube, se han colado los discursos de odio, insultos, denuncias y graves acusaciones. Esto no implica atacar internet porque algunos lo utilicen de manera indebida. Al fin y al cabo es la mayor extensión de la democracia moderna. Pero aunque las reglas de juego que rigen el ‘mundo real’ se han extendido a la realidad digital, el impacto que generan plantea un gran desafío para la sociedad.

En busca de solucionar este conflicto, el jueves 28 de febrero la Corte Constitucional citó a una audiencia pública para hablar sobre la libertad de expresión y uso de las redes sociales. Al efecto convocó académicos, investigadores y a ‘peces gordos’ de Facebook y YouTube, las empresas con mayor número de usuarios a nivel mundial.

El más reciente informe de Hootsuite, para enero de 2018, indica que Facebook contaba con 2.167 millones de usuarios activos y YouTube con 1.500 millones a nivel mundial. De ellos Colombia aporta 31 millones activos en ambas plataformas. lo que representa 63% de la población total del país.

El debate giró en torno a cuatro tutelas que la Corte reunió para ilustrar lo que se ha convertido en un gran problema. En el caso clásico, un particular usa las redes para acusar públicamente a otro de haberlo robado, estafado o engañado. Apela a mensajes ‘denigrantes’ en sus perfiles, y muchas veces los acompaña con fotos de las personas a las que se refiere. En respuesta, el señalado tutela para pedir el amparo de sus derechos al buen nombre y la honra. Se trata de poner en la balanza los derechos a la libertad de expresión y a la dignidad y el buen nombre.

Le puede interesar: Lo que busca la Corte Constitucional en Google y Facebook

Frente a la posibilidad de regular la interacción en redes sociales hay dos frentes posibles con respecto a las plataformas digitales. Por un lado, ellas juegan un papel como empresas que tienen un modelo de negocio basado en comercializar datos personales. “Con base en eso establece bienes y servicios, su promesa de valor está basada en esos datos”, asegura Vivian Newman, directora de investigación de Dejusticia.

Este centro de estudios jurídicos y sociales analizó en una reciente investigación por lo menos 30 empresas con este modelo de negocio, como Google, Apple, Facebook y Amazon. Los resultados en materia de regulación demuestran un gran vacío en la ley colombiana para proteger los datos de los ciudadanos.

Le puede interesar: Facebook no vende los datos personales de sus usuarios Zuckeberg

Debido a esto existen varias amenazas, como la falta de transparencia en los algoritmos y la filtración de datos a manos inescrupulosas. En otra modalidad triangulan datos del usuario recogidos en diversas plataformas para crear un perfil no autorizado destinado a enviar publicidad segmentada y discriminatoria por la orientación sexual y política, por ejemplo. “Un estudio de una universidad en Pensilvania dice que las mujeres recibimos muchos menos avisos publicitarios sobre cargos altos y ejecutivos con respecto a los hombres, ahí hay una discriminación en esa información.” aseguró Newman.

Hay una segunda dimensión de las plataformas digitales como intermediarias de la información. La audiencia de la Corte giró en torno a este rol para discutir si las plataformas digitales son responsables del contenido que los usuarios suben a las redes, y si existen límites para la libertad de expresión en las redes sociales.

Frente a la primera cuestión, los pesos pesados de internet expusieron sus razones para ‘lavarse las manos’ frente a la posibilidad de que sobre ellos recayera semejante responsabilidad. Para Google y Facebook, solo les corresponde a los jueces colombianos la competencia de decidir qué constituye una violación de derechos fundamentales como la honra y el buen nombre. Si la asumieran, las plataformas podrían incurrir en una violación al derecho de la libre expresión al decidir eliminar un contenido que moleste a un usuario.

Lorenzo Villegas Representante de Google y YouTube

A su turno Lorenzo Villegas, representante de Google y YouTube, señaló que es imposible revisar previamente todos los contenidos que los usuarios suben a sus plataformas. Se estima que en YouTube suben por lo menos 400 horas de video por minuto, esto equivale a 65 años de material audiovisual por día.

Al otro lado del ring, el senador José David Name fijó una postura diferente. “Llegó la hora para poner un juicio a las redes sociales”, aseguró el congresista, que aboga porponerle un tatequieto a las ‘malas costumbres’ en internet. No en vano ha propuesto un proyecto de Ley para crear normas específicas del buen uso y funcionamiento de redes sociales.

José David Name, senador

La iniciativa busca que los usuarios puedan denunciar en caso de que les violen algún derecho fundamental y que las plataformas digitales deban brindar una ‘pronta respuesta’ en menos de 72 horas. Esto levanta grandes interrogantes y preocupaciones sobre la responsabilidad de las plataformas digitales en Colombia. El debate está abierto y la Corte ya escuchó todos los argumentos de los 32 asistentes a la jornada de debate público.

También puede leer: Facebook es un gánster digital parlamentarios británicos

El alto tribunal determinará con su decisión el futuro de las interacciones de los usuarios de internet y la posibilidad de insultar, denunciar o quejarse a través de las plataformas digitales. Esto podría traer grandes transformaciones para las empresas del mundo digital, como aumentar su personal en caso de tener que controlar previamente contenidos o, como lo solicita el senador, dar respuesta a todas las querellas de los cibernautas. El debate apenas comienza.

EDICIÓN 560

PORTADA

¿Llegó la hora del fracking en Colombia?

El país debe decidir pronto. La ausencia de nuevos descubrimientos pone en problemas las prospectivas de autosuficiencia petrolera. Si le dice no al fracking, hay que buscar el reemplazo de unos US$24.000 millones en exportaciones y por lo menos $10 billones en ingresos fiscales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.