Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/10/2019 12:01:00 AM

La increíble transformación urbana de la localidad de Bosa

Cómo una localidad caracterizada por la delincuencia, la pobreza y el abandono hoy da ejemplo en construcción de vías, colegios que parecen del primer mundo y barrios al estilo Salitre.

Bosa es como una casa que pasa de obra negra a gris y que por estos días contrata los acabados y los muebles. Es una localidad emergente.

No tiene el encanto de La Candelaria, que seduce cada año a miles de turistas locales o extranjeros. Tampoco cuenta con grandes y modernos rascacielos como Usaquén o el centro de la ciudad. Pero este espacio de Bogotá viene mejorando progresivamente en casi todos los indicadores sociales y económicos.

¿Cómo este territorio –donde habitan unos 700.000 habitantes– está poco a poco dejando atrás décadas de abandono, delincuencia y pobreza extrema?

Varias respuestas sirven para entenderlo. Aunque Bosa mantiene altos indicadores de pobreza (24%) y la inseguridad sigue siendo un problema que afecta a miles de ciudadanos cada año (tasa de hurtos: 407 por cada 100 mil habitantes), algunas señales dan cuenta de un cambio de tendencia.

Le puede interesar: Bogotá define reglas para patinetas y bicicletas eléctricas

Hace apenas una década era impensable que un habitante de esta zona de la Capital contara con avenidas nuevas y amplias que le permitieran reducir su tiempo de viaje entre la casa y el sitio de trabajo. Tampoco que tuviera una acera en buenas condiciones para pasear su bebé en coche. Mucho menos que podría tener acceso a una piscina pública, a una cancha sintética o, incluso, pudiera ir a estudiar a la universidad local o al colegio en bicicleta.

Fotos: Varias grúas se elevan para construir más conjuntos residenciales en Porvenir, Bosa.

Miles de bogotanos de esta zona ya tienen todo esto. Sin embargo, no se puede ocultar que este sector está lejos todavía de un estado ideal y pleno de desarrollo urbano. Pero claramente hay avances y eso se refleja en los rostros de sus habitantes.

Mejor equipada

En un recorrido que hicimos hace unos días por algunas calles y barrios de esta localidad, vimos varios frentes de obra. Hay proyectos de infraestructura educativa moderna, decenas de casas en demolición para nuevas vías y miles de edicifios residenciales con sus centenares de obreros y sus grúas que desafían el horizonte.

Se respira otro ambiente en esta localidad caracterizada hasta ahora por las inundaciones en cada invierno y por cientos de barrios nacidos en la ilegalidad.

Le sugerimos: Prohibición de asbesto en Colombia es casi una realidad

“Sin temor a equivocarme, Bosa es la localidad de mayor avance y transformación en Bogotá. Eso se explica por varias ventajas competitivas como la disponibilidad de suelo plano urbanizable, y que hay al menos 8 planes parciales de desarrollo urbano que se traducen en vías amplias, aceras nuevas, parques y otras dotaciones”, explica a Dinero el alcalde de esta localidad, Javier Alba.

Foto: El IDU, Acueducto, Alcaldía Local y Distrito tienen varios frentes de obra en esta localidad.

No sobra decir que Bosa es también una de las localidades ‘consentidas’ por las últimas administraciones, especialmente por la del el alcalde mayor Enrique Peñalosa. Él está empeñado en demostrar que es posible reducir la casi ‘grosera’ asimetría en distribución del ingreso y bienestar en la ciudad. Será una tarea a largo plazo que requerirá la voluntad de varias administraciones.

El bolsillo de cada persona también sirve de termómetro para medir lo que pasa en una comunidad. Aunque la mayoría de los ciudadanos de esta zona son de estratos 1, 2 y 3, ya se perciben desde el comercio y la inversión algunos avances. “Hace pocos años era impensable contar con un centro comercial por acá, ahora hay 4”, comenta Alba.

Lea también: Infraestructura salva patria para Colombia y Latinoamérica en 2019

Pero no todo es centro comercial. Algunas compañías incursionan con gran éxito en el corazón de barrios tradicionales, como Fama Pura Carne, una cadena de tiendas especializada de alta calidad, que hace pocos meses comenzó operar en Bosa y Soacha. “Tuvimos en cuenta que acá no hay una oferta de esta calidad en proteína animal y que 43% de los bogotanos reside en el sur de la ciudad”, cuenta Juan David Pardo, cofundador de esta compañía.

Foto: El alcalde Javier Alba exhibe un diseño de Christian Colorado, que creció en las calles de Bosa.

El consumo aspiracional se convierte en tendencia. Pero no solo eso. Los inmuebles también están mejorando con proyectos a gran escala. De hecho, Bosa es una de las localidades con mayor crecimiento en número de viviendas de interés social y prioritario en la ciudad, debido entre otras cosas a lo que dijo Alba: la disponibilidad del suelo.

“Cuando existe planeación hay un mayor desarrollo de vías y mejora el entorno con áreas comerciales y espacios públicos. Muchos de nuestros compradores en este tipo de zonas son vecinos que quieren mejorar sus condiciones de vida”, explica Humberto Ospina, vicepresidente de la Constructora Colpatria, que ha apostado por varios megaproyectos al sur de Bogotá.

Sin embargo, a la par que llegan las constructoras, aumenta el precio del metro cuadrado. Varias de estas firmas han confirmado precios ubicados en el rango especulativo, algo que termina por afectar el acceso a las unidades habitacionales.

Le recomendamos: El metro ya casi empieza a volar

La otra parte del desarrollo urbano viene de la legalización de barrios. La primera administración de Enrique Peñalosa legalizó cerca de 100 y en actual otro tanto. Esto representa un avance para consolidar comunidades más apropiadas, pero a la vez requiere un mayor esfuerzo económico de empresas de servicios públicos y una mayor inversión en vías, seguridad, colegios y centros de salud.

En los últimos 4 años la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá ha invertido $113.000 millones en esta localidad. “Hemos construido y renovado 9,35 kilómetros de redes de acueducto y 7,83 de alcantarillado sanitario y otros 11 kilómetros de red pluvial, para un total de 28 kilómetros. En este tiempo hemos incorporado 18.000 nuevos suscriptores”, explicó la empresa.

Así mismo, la localidad de Bosa tuvo el mayor presupuesto para arreglo de vías locales en el último año. En total están interviniendo 600 cuadras. La gente ve cómo se valoriza su casa, porque ya no tiene un barrial o polvero en su calle, y eso genera apropiación.

“Bosa es privilegiada, porque cuenta con grandes desarrollos urbanos, como Metrovivienda. Creemos que todavía hay mucho suelo por desarrollar en esa localidad. Desde que hacemos seguimiento a esta zona, hemos visto que algunos años la valorización alcanza 20%”, cuenta la gerente de Camacol Bogotá-Cundinamarca, Martha Moreno.

En concreto

Las inversiones públicas se han convertido en el gran catalizador de bienestar.

Lucho Garzón contrató la construcción de varios colegios y Gustavo Petro licitó la sede de la Universidad Distrital, la Avenida Bosa y el segmento de la Avenida Cali al sur. Pero Enrique Peñalosa sacó adelante estas últimas obras, y así seguirá el tema. El actual alcalde dejará contratados varios proyectos que deberá ejecutar y entregar la próxima administración. Es el caso de la vía Tintal - Alsacia, la cual compromete inversiones por $1 billón en un tramo de 13 kilómetros con amplias aceras y ciclorruta.

A este megaproyecto vial, próximo a iniciar obra, hay que sumar la construcción de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), sector sur, que irá desde el peaje de Chusacá hasta la calle 13. Esta vía mejorará la movilidad en esta parte de la ciudad y descongestionará parte del tráfico pesado de la Autopista Sur.

Sin embargo, se lleva toda la atención el proyecto de la primera línea de metro, cuyas estaciones iniciales estarán ubicadas en esa localidad, así como el patio y el taller de los trenes.

Algo similar pasa con el tema de la educación. Desde hace un par de años Bosa cuenta con una sede de la Universidad Distrital dotada con modernos laboratorios y espacios. A esto se suma la contratación y construcción de 10 colegios públicos que adelanta el Distrito en esta localidad. Basta ver el diseño y espacios de instituciones como Jorge Isaacs y San José de Maryland (ahora Nuevo Bicentenario) para darse cuenta del salto. Esos espacios permitirán ahora centrar los esfuerzos en la calidad, pues, según las Pruebas Saber, ningún colegio de esta localidad se ubica en el primer grupo. Hay mucho por trabajar aún.

Foto: Las nuevas zonas de desarrollo de Bosa cuentan con vías amplias, canchas sintéticas y arborización.

La Alcaldía local trabaja con la Distrital para abrir programas de capacitación que permitan entrenar los técnicos en mantenimiento y operación que necesitará el metro.

También hay que trabajar por mejorar el acceso a internet. Bosa no llega a 50% de conectividad, muy lejos del 80% registrado en otras localidades. Esto también es urbanismo.

Es necesario trabajar para que consolidar e impulsar esta tendencia de desarrollo. En Bosa hay retos muy grandes, como en medio ambiente, disponibilidad de árboles por habitante y barrios que todavía tienen calles polvorientas y con altos niveles de delincuencia. Lo avanzado hasta hoy y la posibilidad del metro abren un amplio espacio para el optimismo.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.