| 12/14/2017 12:01:00 AM

Posible adición y prórroga amenaza al futuro del nuevo puente Pumarejo

Una posible adición de dinero y una prórroga en los tiempos de entrega parece ser el destino de una de las obras de infraestructura más importantes del país, el nuevo puente Pumarejo. Esta es la historia.

El nuevo puente Pumarejo no estará en funcionamiento en mayo del 2018, tal y como estaba previsto en el contrato que suscribieron en abril de 2015 el Invías y un consorcio liderado por la firma española Sacyr. No solo se trata de una mala noticia para el comercio, el turismo y la industria de la Región Caribe y del país, que tendrán que esperar varios meses más para disfrutar de esta obra: también el retraso y mayor costo de obra evidencian que aún persisten problemas estructurales en la contratación de obra pública.

Pero mientras se determinan responsabilidades, Dinero conoció detalles de esta disputa que se ha originado entre las dos partes por cuenta de este retraso. Por un lado, el Invías le pone presión al concesionario para que cumpla con el cronograma y la calidad de las obras. Por el otro, Sacyr explica que algunos problemas se originaron por la demora en la consecución de algunos predios, licencias ambientales, y cambios no previstos en el diseño inicial.

Lo que queda claro es que desde ya se anticipa una lucha dura y férrea entre las partes, que muy probablemente termine en los tribunales. ¿En qué escenario? Esa es parte de la discusión. De acuerdo con el contrato suscrito, la instancia natural que debe resolver este tipo de controversias debe ser la justicia ordinaria. Sin embargo, y tal vez anticipando un poco lo que se venía, Sacyr le solicitó hace un tiempo al Invías el cambio de juez, es decir, que la instancia sea un tribunal de arbitramento y no un juez convencional.

Le puede interesar: Así quedó la ampliación del aeropuerto El Dorado

La respuesta ante esa solicitud fue tajante y clara: “Eso no va a pasar”, dijo el director del Invías, Carlos García, quien en la antesala del Congreso Nacional de Infraestructura, que terminó hace unos días en Cartagena, se reunió con el CEO de Sacyr, el español Manuel Manrique Cecilia. Fuentes de este medio contaron que el encuentro fue algo tenso debido al reclamo sincero y directo que le hizo el gobierno colombiano a Manrique por la falta de ritmo en la ejecución de las obras.

¿Por qué se presentan los retrasos? Según el Gobierno, las demoras no solo están vinculadas a los problemas para conseguir las licencias y predios. “Es claro que se necesitan más equipos para avanzar a mejor ritmo, específicamente un par de carros de avance en la parte alta de la estructura y una grúa adicional a la existente que se requiere para la construcción de los pilones centrales de manera simultánea, con el propósito de reducir los tiempos de construcción del puente”, explicó García a este medio. El proyecto –además– tiene problemas de liquidez, y prueba de ello es que el propio concesionario estaría buscando un crédito cercano a los $30.000 millones con el Banco de Occidente. El éxito de este empréstito estaría atado al entendimiento que puedan lograr tanto Invías como Sacyr en las próximas semanas.

Se supo también que, ante la presión por parte del Gobierno, el concesionario inició la contratación de equipos adicionales para lograr recuperar parte del tiempo perdido, o al menos evitar que aumente.

Recomendado: Juan Sebastián Correa, pieza clave de la ANI, queda en libertad

Pero las demoras en la construcción del tablero o placa de concreto que soportará el tráfico no es el único problema en la obra. Según García, desde que se inició la ejecución del contrato el concesionario ha sido objeto de la apertura de 3 sanciones. “Se trata de procesos conminatorios. Eso quiere decir que los abre el Invías para obligar al concesionario a cumplir con algunos aspectos. Como en los tres casos el concesionario se puso al día, la sanción no se materializó”, explicó. Ante las nuevas demoras, el Invías estaría preparando un cuarto ‘cartucho’ para presionar al contratista.

¿Cuándo se entregará la obra? Esa es una fecha que aún está en discusión. Lo claro es que –en el mejor de los casos– estaría lista y operando a finales de 2018 o inicios de 2019.

Otro asunto claro es que no toda la responsabilidad de los retrasos se le puede endilgar al contratista. Las demoras del Ejecutivo para obtener algunos predios y licencias, abren el camino para que se autorice una prórroga inicial y de alguna manera justificada de 3 meses. Pero eso a todas luces es insuficiente. Y la pelea se centrará en determinar ese otro tiempo que se necesita para terminar las obras, así como el dinero adicional que se requiere. Dos argumentos adicionales del gobierno tensan más las relaciones de las partes en este proyecto de puente atirantado. La primera es que el Invías reporta un descenso en el nivel de facturación de la constructora. En meses pasados sus facturas sumaban entre $15.000 y $18.000 millones por mes, mientras que en los últimos ejercicios solo se están moviendo unos $8.000 millones. A esto hay que agregar deudas que tiene el contratista con proveedores de hierro y cemento. “No es posible que el proyecto se esté financiando con el dinero de los proveedores colombianos”, advirtió García.

El punto de vista de Sacyr

Foto: Manuel Manrique C., CEO de Sacyr.

El concesionario español ha sido muy cauto a la hora de entregar declaraciones a los medios. Y no es para menos, se está en medio de un proceso de diálogo con el Invías y no se quiere afectar la relación. Sin embargo, mediante un documento enviado vía correo electrónico, y que compartieron con este medio, el contratista dejó claro 4 puntos que publicamos a continuación:

1. Hay algunas circunstancias ajenas a las partes que afectaron el cronograma de obra, un tema de responsabilidad de terceros y la solución a esa problemática, tal como lo establece el contrato, están siendo analizados en las mesas de trabajo correspondientes.

2. Actualmente el consorcio está cumpliendo todas las obligaciones con sus subcontratistas. Ha habido algunas diferencias con algunos de ellos, las cuales, sin embargo, ya fueron solucionadas.

3. Con independencia de todo lo anterior, el contratista se ha comprometido con el Invías a aportar recursos técnicos y humanos adicionales para una conclusión exitosa del proyecto.

4. Actualmente en la obra están trabajando 24/7 más de 1.100 personas, entre directos e indirectos, con equipos de última tecnología e innovación.

Recomendado: Casi 3 millones de toneladas de carga se han movilizado por el Río Magdalena en 2017

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Empresas: así se logra la inclusión laboral

    close
  • La franquicia colombiana que hace helados en 60 segundos

    close
  • "La creatividad es importante, pero si no se aplica no pasa nada": gerente de CasaLuker

    close
  • Gerente de Oracle incita a redefinir modelos de negocio

    close
  • Las bicicletas eléctricas compartidas se toman Bogotá con Muvo

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.