| 7/19/2018 12:01:00 AM

¿Por qué Duque debería darle tiempo a la tributaria de 2016, antes de proponer otra?

Carlos Végh, economista jefe del Banco Mundial para América Latina, cree que el nuevo gobierno debería darle tiempo a la pasada reforma antes de proponer una nueva.

Convencido de que América Latina tiene muchas potencialidades y de que le falta integrarse más comercialmente, así como encontrar nuevas fuentes de crecimiento para no seguir al vaivén de los precios de las materias primas (commodities), el economista uruguayo Carlos A. Végh estuvo recientemente en Bogotá para dar una charla en el Banco de la República.

Végh, quien como economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe supervisa un equipo encargado de analizar la región y asesorar en temas de desarrollo, advierte que la entidad no da opiniones sobre los cambios presidenciales que ha tenido América Latina, pero sí evalúa los impactos de las políticas sobre la economía de cada nación.

Es optimista y cree que la región ya tocó fondo en materia de crecimiento, tras contraerse en 2016 y lograr crecer 1% en 2017. Prevé que de aquí en adelante se puede esperar una clara recuperación, no exenta de riesgos, pero sí más sólida por las reformas que han hecho los distintos países (excluyendo a Venezuela).

Lea más: Cuáles son los obstáculos que limitan el desarrollo de los negocios sociales en Colombia

Antes de regresar a Estados Unidos, sacó un tiempo para conversar con Dinero. Así está viendo el panorama económico latinoamericano.

¿Cuáles son sus proyecciones de crecimiento para este año y el próximo?

Esperamos una aceleración del crecimiento latinoamericano para 2018 a 1,7% y para 2019 de 2,2%. Esto es resultado de una mejora de los precios de las materias primas registrado en 2017, así como la liquidez que siguió llegando a la región y los niveles razonables de crecimiento de China y Estados Unidos, dos economías fundamentales para América Latina. La primera avanza a un ritmo de 6,5%, que es clave por los precios de los commodities y la segunda crece estable entre 2% y 2,2%. Otra causa de recuperación ha sido el proceso gradual de la normalización de la política monetaria estadounidense, el cual le ha dado tiempo a los países para prepararse.

¿Cuáles países están jalonando la recuperación?

En 2017 fueron claramente Brasil y Argentina, que venían de fuertes caídas o crecimientos muy bajos. En 2018 no es claro si esos dos países van a mantener la misma tendencia, pues vamos a ver qué pasa, en Argentina y en Brasil hay una gran incertidumbre política por las elecciones en octubre y por la situación fiscal, que es muy complicada, en especial tras la huelga de camioneros, que duró casi por dos semanas y les va a restar medio punto del PIB.

Lea también: El nivel de ingresos en América Latina y cómo se compara con el mundo

¿Y cuál es la expectativa para Colombia?

A Colombia la veo muy bien. El año pasado creció 1,8%, que fue el dato mínimo de los últimos años, pero que implica que ya tocó fondo. El Gobierno y nosotros en el Banco Mundial vemos para este año un crecimiento de 2,7%. Además, en el banco pronosticamos 3,3% para 2019 y 3,6% para 2020. El crecimiento de Colombia de mediano plazo debería estar entre 3,5% y 3,8%, que son excelentes cifras. Igualmente, la inflación de 12 meses a mayo de 2018 cayó a 3,2%, así que está cómodamente dentro de la meta de 2% a 4%. A lo anterior se suma la aceleración de los proyectos asociados con el plan de infraestructura 4G, que ha estado un poco parado por el asunto de Odebrecht y va a ser fundamental, pues tanto Colombia como todas las economías de la región están sufriendo por una seria falta de infraestructura.

¿Por qué esperan un mayor crecimiento en 2019 que en 2018?

Porque creemos que la economía va a sentir el beneficio de una mayor inversión en infraestructura, así como por el hecho de que el efecto del aumento del IVA ya se está disipando y, por lo tanto, prevemos un mayor consumo privado. También esperamos que cobre más fuerza el efecto de la depreciación sobre las exportaciones no tradicionales y otro factor importante es el acuerdo de paz, pues desde el punto de vista económico es claro que la paz va a dar un marco de certidumbre que la economía no tenía antes.

Durante la pasada campaña electoral se hicieron varias propuestas de reducción de impuestos o de flexibilización de la regla fiscal. ¿Qué tan riesgosos considera este tipo de anuncios?

Cuando hacemos proyecciones no tenemos en cuenta cosas que aún no han sucedido, pero más allá del tema político debo decir que, ante una posible reforma impositiva, que será decisión del nuevo gobierno, vale la pena tener en cuenta que los efectos de las reformas no se ven en seis meses o en un año, sino que toman más tiempo. Eso va a hacer que probablemente siga subiendo el recaudo como resultado de la reforma de 2016, que se implementó en 2017. Habría que evaluar bien qué salió de esta última reforma y darle tiempo para que complete su efecto.

Puede intereresarle: Qué problemas tiene el cálculo del PIB

¿Tras el triunfo de un gobierno de izquierda en México es posible esperar efectos de contagios en la región ante mercados temerosos del cambio?

El Banco Mundial siempre está dispuesto a trabajar de lleno con las autoridades democráticamente elegidas. Creo que México estaba recorriendo un camino positivo de reformas importantes en temas como petróleo, corrupción o la construcción de un nuevo aeropuerto para su capital. Nuestro deseo es que esas reformas continúen, con mucho énfasis en la parte de infraestructura y en la inversión pública, temas clave para aumentar la productividad y esto aplica para México como para otros países de la región. Hay que entender que América Latina necesita encontrar y reforzar sus propias fuentes de crecimiento no podemos continuar creciendo cuando los commodities están altos y viceversa.

¿Y cómo se corta esa dependencia?

Para encontrar y reforzar nuestra fuente de crecimiento, lo primero que se requiere son reformas estructurales y el establecimiento de reglas o consejos fiscales. México, Chile y Perú han hecho un excelente trabajo en ese campo. Lo segundo es aumentar el comercio intra y extraregional, pues América Latina continúa siendo cerrada. Para que eso suceda debemos mejorar temas como reducir la regulación y los trámites (en el tiempo que se pierde en las aduanas) y mejorar, en forma sustancial, la infraestructura pública, en particular, en carreteras y puertos. En Asia llevar el producto de una planta promedio al puerto que corresponde cuesta 1/3 de lo que cuesta en América Latina. ¡Así es muy difícil competir! Tenemos que bajar más las barreras arancelarias.

Visite: Los 10 países más ricos del mundo... y los 10 más desiguales

¿Cuáles son hoy los principales riesgos para las economías latinoamericanas?

Son varios. Uno es que se acelere la normalización de la política monetaria estadounidense, que sigue gradual, pero es obvio que a medida que pasan los años, y sube la tasa interés, se aprecia el dólar y las monedas de los países emergentes tienden a depreciarse. Esa situación constituye un riesgo cambiario y provoca un dilema de la política monetaria, que lleva a los bancos centrales latinoamericanos a subir su tasa interés para defender la tasa de cambio y combatir la inflación, a pesar de que esas medidas pueden afectar el crecimiento. Ese dilema monetario se podría repetir. En Colombia lo sufrieron a partir de 2014 y Brasil también pasó por lo mismo. Otro riesgo es el de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, que en el mediano y largo plazo perjudica a la economía global.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.