| 3/15/2018 12:01:00 AM

Entidades de microcrédito le hacen la guerra a los 'gota a gota'

Aunque solo 3,5% de los deudores financieros tienen acreencias de microcrédito, se abren oportunidades para que sectores como el agrícola sean sus nuevos clientes. Esta es la industria que le hace la guerra a los ‘gota a gota’.

Suele pasar que cuando alguien está en una situación financiera difícil –‘en la mala’– nadie lo voltea a mirar para prestarle dinero. Cuando eso sucede, aparece el famoso ‘gota a gota’: un personaje no muy santo que ofrece préstamos a tasas exorbitantes de 10% diario o más, lo que está muy por encima del techo de usura de la Superintendencia Financiera de Colombia y que, además, resulta ser una alternativa riesgosa, incluso para la integridad del deudor.

Entonces, ¿qué hacer? Es cuando los dueños de pequeños negocios que pueden ir desde un vendedor ambulante, un peluquero, un vendedor de aguacates o una tienda de barrio, recurren a las entidades de microfinanzas que, si bien ofrecen préstamos a tasas de interés más altas (la máxima alcanza 55,17%), al menos resuelven el problema de acceso a crédito a los excluidos del sistema financiero.

Esto en un escenario difícil para Colombia: se trata del tercer país más desigual del mundo, según el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

Dairo Estrada, investigador principal del Banco de la República, dice que, justamente cuando los indicadores macroeconómicos empeoran es cuando hay un mayor dinamismo en la actividad. “En la medida en que el desempleo aumenta, también sube el saldo de microcrédito, porque precisamente todos estas personas se acercan a la industria para solicitar apoyo y compensar esa disminución de ingresos”, afirma.

Hoy los clientes atendidos para operaciones de microcrédito ascienden a 3,5 millones, a quienes se les han desembolsado $14 billones, según Asomicrofinanzas, gremio que reúne a este tipo de entidades. Los departamentos con mayor participación son Antioquia, con 10,37% y Nariño, con 8,41%. Les siguen Cundinamarca y Boyacá, con 7,23% y 7,09%, respectivamente.

¿Quiénes cuentan con posibilidades de acceder a estos créditos?: personas que trabajen por cuenta propia o microempresarios que tengan máximo diez trabajadores. El promedio de préstamos alcanza el millón de pesos, aunque las entidades prestan desde montos que pueden estar entre los $400.000 hasta los $15 millones.

Lea también: Cartera total de Bancamía creció 7,5% en 2017

En ascenso

Según la presidente del gremio, María Clara Hoyos, si bien se registra una desaceleración de la cartera total de crédito en el sistema financiero, las expectativas de crecimiento son prometedoras para la actividad microfinanciera: para este año la proyección de crecimiento es de 10%. Esto, en medio de un escenario de crecimiento moderado para la economía, que en 2017 sólo alcanzó 1,8% y que, aunque este año sería superior, no deja de preocupar, por cuenta de la confusión que genera el escenario electoral.

¿Una visión muy optimista? para Leonor Melo de Velasco, presidente de banco Mundo Mujer, no lo es. “Justamente en momentos de crisis es cuando la gente busca más oportunidades de autoempleo. El bajo crecimiento y un Impuesto al Valor Agregado (IVA) tan alto los obligan a reinventarse”, comenta la líder de esta entidad, cuya cartera de crédito alcanza los $1,5 billones, la más alta del sector.

En eso coincide el presidente de Bancompartir, Gregorio Mejía, quien cree que hablar de crecimiento en la coyuntura actual es muy posible. “Cuando se observan los indicadores de bancarización en las regiones, vemos que hay un espacio que no se cubre, y esto permite suponer una dinámica de crecimiento de 6% a 7% real durante 2018”, afirma.

Las regiones cobran una especial importancia para este tipo de entidades (además del Banco Agrario, que tiene una alta participación en el campo), que hace unos años no pensaban si quiera abrir oficinas en regiones otrora catalogadas como ‘zonas rojas’. Municipios como Planadas (Tolima), San Vicente del Caguán (Caquetá), Carmen de Bolívar (Bolívar), Montelíbano (Córdoba), Tumaco (Nariño), Apartadó (Antioquia) y Santander de Quilichao (Cauca) son algunas de esas zonas.

Mauricio Osorio, presidente de Crezcamos, una entidad especializada en atender a emprendedores del sector rural, es un convencido de que el microcrédito debe cumplir con una labor social de acompañar a los pequeños productores, sin importar si se trata de una zona de conflicto armado.

“Siempre hemos estado en las regiones con o sin proceso de paz. Mucha de nuestra inversión está en territorios del posconflicto, como Montes de María, El Banco o Río Viejo en el sur de Bolívar. Pensamos en el largo plazo”, afirma el fundador de esta compañía que le apuesta no solo a financiar al productor, sino a acompañarlo en el día a día con procesos como adaptación de los cultivos al cambio climático.

Las posibilidades de profundización del negocio abren espacios para que se atiendan más personas: hoy 14 millones viven en el sector rural y en muchos casos siguen sin tener acceso a servicios financieros. “El campo representa 45% de nuestra cartera y queremos seguir apostándole”, afirma Miguel Ángel Charria, presidente de Bancamía, la segunda entidad especializada más grande en este sector.

María Clara Hoyos Presidente de Asomicrofinanzas / Gregorio Mejía Presidente de Bancompartir / Miguel Ángel Charria Presidente de Bancamía.

Monstruo de mil cabezas

Pero, sin duda, la guerra frontal contra los agiotistas o los popularmente conocidos como ‘gota a gota’ es el principal reto del sector, así como llevar la solución al cliente a donde esté ubicada su actividad productiva.

“Es agobiante el flagelo de los ‘gota a gota’. Esperamos este año poder seguir ganándoles la partida, porque es triste ver cómo en plazas de mercado, por ejemplo, la gente paga 10% diario y al final de la tarde debe entregar el dinero”, dice José Alejandro Guerrero, presidente del Banco W.

Puede interesarle: Cartera de crédito en Colombia sigue impulsada por consumo y vivienda

Un caso clave que ilustra la gravedad de caer en manos de estas personas que operan incluso en otros países se registró hace unos meses, cuando más de 40 colombianos fueron expulsados por cuenta de la Superintendencia Nacional de Migraciones de Perú, quienes prestaban a comerciantes con una tasa absurda: 25% diario. Si no pagaban los castigos, iban desde los golpes hasta el secuestro de sus familiares. En el país los casos no son muy distintos y esos prestamistas abundan.

Si bien adquirir un crédito microfinanciero no es barato, no es comparable al que otorga un prestamista callejero. De ahí a que estas firmas sean llamadas a solucionar parte de las necesidades de los pequeños empresarios todavía hay mucho trecho por recorrer: la fiesta del microcrédito apenas comienza.

Opciones para todos

En el mercado microfinanciero hay de todo, como en ‘botica’: entidades especializadas en prestarles a los agricultores, los que se enfocan en crédito de vivienda y los que van de frente contra los ‘gota a gota’, lo que refleja la diversidad del negocio.

A diferencia de la banca comercial tradicional, las entidades especializadas en microcrédito les prestan a los clientes más riesgosos, teniendo en cuenta factores como la experiencia en el negocio e, incluso, sus hábitos familiares. A este tipo de usuarios no solo les prestan, sino que en muchos casos les ayudan a llevar la contabilidad, planear el negocio y no siempre se les desembolsa lo que piden sino que determinan el monto según su capacidad de pago. La cartera en mora supera 7%.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.