| 10/26/2017 12:01:00 AM

Electricaribe se equilibra y ve la luz

Tras un año de intervención por parte de la Superservicios y en medio de la estrechez financiera, Electricaribe ha logrado equilibrar la operación. En noviembre se conocerá el rumbo que tomará la empresa.

El próximo 15 de noviembre se cumple un año de la intervención de Electricaribe –empresa que presta el servicio de energía en la Costa Caribe– por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD), tras los incumplimientos y atrasos en los pagos en la compra de energía y la insolvencia de la compañía, cuyo socio mayoritario era Gas Natural Fenosa.

Apenas unos meses después, en marzo de este año, la SSPD decidió ordenar la liquidación de la empresa, porque además de persistir sus problemas financieros y no recibir recursos nuevos por parte de su dueño, tampoco estaba en condiciones de hacer las inversiones necesarias para mejorar la prestación del servicio.

Pero este no es un caso tradicional de una empresa que se liquida, vende sus activos y paga a los acreedores. Acá, el Gobierno tiene que garantizar que se siga prestando el servicio, para uno de los mercados más relevantes en el sector de distribución de energía en el país: atiende 7 departamentos de la Costa Caribe, más de 23% del mercado colombiano y cerca de 10 millones de personas.

Durante estos meses, con la intervención se logró equilibrar las cuentas, mejorar levemente el recaudo, continuar la operación y mantener a raya el fantasma de un racionamiento programado por el no pago a las generadoras.

Recomendado: Consultores Unidos corta vínculo con Eduardo Zambrano

Quedaron congelados más de $2,4 billones para los acreedores, en especial bancos, y un pasivo pensional que inicialmente se estimó en cerca de $700.000 millones pero que puede superar los $1,3 billones. Los ingresos apenas dan para el pago de la operación y no hay recursos adicionales para asegurar las inversiones que se requieren para garantizar un mejor servicio.

Aunque la gestión ha permitido mantener el servicio, no es suficiente. Las quejas se mantienen y las denuncias por problemas y deficiencias en el suministro son permanentes. El rezago que trae Electricaribe en materia de inversión es gigantesco y se requieren recursos frescos para dar mayor calidad al servicio, reducir las pérdidas de energía y garantizar una operación sostenible.

Mientras la empresa continúa manteniendo a flote su operación, el país está atento a la decisión que se tome en torno a su futuro. La Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), junto con las bancas Lazard y Agora, analizan los diferentes escenarios y al final del mes se conocerá la propuesta.

Este modelo –que incluiría la búsqueda de uno o varios jugadores para que la operen, si será un solo mercado (como hoy) o se dividiría en dos o tres regiones, o si la decisión será temporal o definitiva– debe ser lo suficientemente atractivo para que los estrategas o inversionistas se interesen y no solo paguen por el activo sino que aseguren las inversiones que se requieren, pues si no hay recursos garantizados no se podrá levantar la intervención.

El corto plazo

La tarea principal de la SSPD fue darle estabilidad y garantizar la continuidad de un servicio esencial. Hoy, según Javier Lastra, agente interventor, el servicio de energía en el Caribe es continuo porque no hay limitaciones en el suministro; es decir, no se han presentado racionamientos obligados por incumplimientos a los generadores.

Lea también: Electricaribe desvió 78.500 millones de subsidios para disminuir sus pérdidas

Desde el momento de la intervención hasta el 30 de septiembre Electricaribe recibió por ingresos $3,9 billones, pero de ellos ha pagado $3,8 billones en compra de energía, pago de empleados y pensionados e impuestos, entre otros desembolsos.

Por la intervención tiene congelado el servicio de la deuda, que asciende a $150.000 millones.

La prioridad de mantener a la empresa operando se ha mantenido a pesar de las afugias económicas que se han intensificado con la demora en el pago de los subsidios.

El Gobierno ha apropiado los subsidios, pero los pagos no han sido constantes. “En el primer trimestre de 2017 el pago se hizo en agosto y fueron casi $140.000 millones. El del segundo trimestre se hizo en septiembre y el del tercer trimestre no lo hemos recibido. En un año, $640.000 millones de subsidios no se han recibido en su totalidad”, explica Lastra.

A su vez, la empresa logró llevar el recaudo a 84,1%, 1,2 puntos más que hace un año, que representa $42.000 millones. Las acreencias suman $2,4 billones, representadas en $1,8 billones para el sector financiero, $389.000 millones para generadores y XM –administradora del sistema- y $249.000 millones para proveedores de bienes. En activos, Electricaribe registra $5,3 billones, de los cuales $1,9 billones es cartera.

Lo que viene

Ahora, lo que está en camino es definir el proceso que permita plantear un esquema de solución, tras la intervención y la declaratoria de liquidación.

Recomendado: La Financiera de Desarrollo es la banca de inversión de Electricaribe

La FDN ya presentó un documento inicial con propuestas de solución, pero pidió dos meses adicionales que se vencen el 23 de noviembre para acudir a instancias de Gobierno que puedan tener competencia y analizar consideraciones normativas, el tema del pasivo pensional, inversiones y barrios subnormales, entre otros aspectos. Y ya en noviembre, con esas mesas de trabajo, discusiones y propuestas de solución, se definirá la ruta a seguir.

La prioridad, sin duda, es cómo atraer un jugador –público o privado, local o internacional– que ponga recursos, pague por los activos y además se comprometa con un plan de inversiones que, según las cuentas de la empresa, podría ascender a $350.000 millones anuales por 5 años, para atender el rezago, y casi $6 billones en diez años. Pero hay que tener en cuenta que la calidad del servicio solo se podrá ver reflejada en los próximos 4 años y no será un impacto inmediato.

Se ha planteado la posibilidad de dividir la región en 2 o 3 zonas, pero también en mantener la operación con un solo jugador. Se ha hablado de algunos interesados, como EPM, Suez, fondos de capital privado –como Brookfield– o hasta empresas chinas.

Si hay jugadores nacionales, como el caso de EPM, podría significar también un ajuste en los topes regulatorios para que puedan superar el 25% contemplado hoy. Algunos, incluso, han hablado de montar un marco tarifario y regulatorio que se ajuste al mercado de la Costa. Sin embargo, no es tan fácil porque sería un argumento para Gas Natural en su demanda internacional contra Colombia, pues fue uno de los temas que pidió, pero al que nunca accedió.

Otra opción es la de un operador temporal, que maneje la empresa y haga las inversiones. Pero la pregunta es cuánto tiempo puede durar esa temporalidad para recuperar la inversión y si no es mejor tener una solución definitiva de una vez.

Por ahora, este será uno de los temas candentes para el cierre del gobierno Santos y todos están a la espera de que la solución llegue antes del 7 de agosto.

Puede interesarle: En dos meses se sabrá el futuro de Electricaribe

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación