| 3/21/2019 8:00:00 AM

El Dane en medio del debate por las cifras

Una trilogía de hechos que ocurrieron en las últimas semanas puso al Dane contra las cuerdas y generó suspicacias sobre las cifras de crecimiento. La entidad se defiende.

La polémica tras la revelación de las cifras de crecimiento económico del país para el año pasado no cesa. Aunque el dato para 2018, de 2,7%, estaba en el promedio de los analistas y el mercado, el debate se ha centrado en tres hechos que coincidieron y pusieron al Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en el ojo del huracán.

El primero fue el ajuste del crecimiento de 2017, que pasó de 1,8% a 1,4%, por efectos de impuestos y del comportamiento de unos sectores específicos. El segundo, que días antes de conocerse la cifra oficial por parte del Dane, y en medio de la expectativa de los mercados y analistas, el presidente Iván Duque, en un viaje a Estados Unidos, señaló que el crecimiento del último trimestre del año pasado habría sido de 3,2%, cuando en realidad fue de 2,8%. Y, finalmente, el cambio en la fecha de publicación de los resultados, del 15 de febrero al 28 del mismo mes.

Además, hubo otro hecho que para representantes del sector público y privado cobró importancia: el replanteamiento de los comités externos en el Dane, en los que se discutían algunas cifras, antes de hacerse públicas.

Todo este panorama generó suspicacias frente a las expectativas de crecimiento y a las decisiones que se tomaron, tanto en el sector privado como público, con las cifras iniciales de 2017. Esta situación revivió, además, el debate en torno a los datos del censo de población con el que se esperaba confirmar que Colombia había llegado a los 50 millones de habitantes, pero de acuerdo con los registros iniciales del censo, la población en el país está bordeando los 45,5 millones. Y ya algunos economistas lo han cobrado.

Le puede interesar: ¿Cuánto crecerá la economía en 2019?

“De un tajo evaporó –ahora no unos millones de habitantes– sino más de la quinta parte del crecimiento de ese año. En plata blanca, el descache se acerca a 3,5 billones de pesos”, dijo Marc Hofstetter, economista de la Universidad de los Andes, en un trino.

En medio de estas críticas, se reabrió otro debate: el de la independencia del Dane y cómo lograr que se convierta en una entidad como el Banco de la República.

La institución estadística revela fallas de gestión que tienen que ver con su carencia de independencia frente al poder ejecutivo y su inadecuado financiamiento, algo que debe remediar por presión de la Ocde. El Dane debiera tener la misma autonomía de la que goza el Banco de la República”, escribió en una columna de El Espectador el economista Salomón Kalmanovitz.

El Dane responde

Juan Daniel Oviedo, director del Dane, le ha puesto la cara a esta coyuntura y ha salido en distintos eventos, foros y programas a explicar no solo las decisiones que llevaron a la revisión de la cifra de crecimiento de la economía de 2017, sino también las críticas a los procesos.

“Las cifras asociadas con el sistema de cuentas nacionales están llamadas a ser revisadas en una ventana de dos años en la medida en que se consolida información de soporte”, dice Oviedo. Si bien, hacer ajustes en las cifras de crecimiento es normal, mas no habitual, la reducción de 1,8% a 1,4% para muchos es de un tamaño muy alto. Sin embargo, no ha sido ni la primera revisión, ni la más alta. En 2011 el crecimiento había sido de 5,9% y a la vuelta de un año se ajustó a 6,4% y además, incluso hasta Anif ya había calculado que el crecimiento de 2017 habría estado alrededor de 1,5%.

Le sugerimos: Los movimientos del Banrep en el mercado durante febrero

Según Oviedo, la explicación para revisar a la baja la cifra de crecimiento de 2017 es que luego de calcular el valor agregado (costo de producción menos costo de bienes intermedios) se hace necesario sumar el valor de los impuestos menos las subvenciones a la producción. Para calcular el crecimiento económico de 2017, no se tenía la información completa y desagregada de impuestos, por lo que se utilizan cálculos en función del comportamiento del recaudo en años anteriores. Por ello, no se tuvo en cuenta el impacto en el incremento de la tarifa del IVA de 16% a 19%, medida que se hizo efectiva en 2017, lo que llevaba a inflar el resultado, pues el incremento del recaudo se explica por una mayor tarifa y no por una mayor producción de bienes y servicios. Eso mismo ocurrió con la reforma de 2013 que tuvo impacto sobre 2014.

En el último trimestre del año pasado, la construcción mostró una interesante reactivación, mientras el agro estuvo por debajo del promedio. El comercio, en 2018, jalonó la economía y minas y canteras fueron el único sector con crecimiento negativo.

Otro de los grandes debates fue en torno al pronunciamiento del presidente Duque, no solo por el anuncio sino por el momento, pues estaba en vísperas de conocerse el dato oficial. Para Oviedo, el crecimiento promedio de los analistas era de 2,68% y el 3,4% estaba dentro de las expectativas más altas. “No podemos desechar la opinión del presidente sobre el comportamiento de la economía del país”, advierte.

A su vez, ante el cambio de la fecha, Oviedo explica que se dio por el retraso en los cierres financieros de una parte de las entidades y empresas, como consecuencia del proceso de transición a la norma contable internacional (Niif), pues en algunos casos la información reportada no contaba con el nivel de detalle requerido. En especial, la síntesis económica de las entidades públicas que pesan casi 16% de la economía.

Vea también: Inflación anual llegó a 3,01% en febrero

Y, en torno a los comités externos, que se realizaban antes de la publicación de resultados y en el que participaban representantes de entidades públicas y privadas, considera que en la revisión de buenas prácticas asociadas al principio de imparcialidad, “no es sano que agentes del sector privado conozcan el dato antes, situación que le pareció sorprendente hasta a la Ocde”, dice. Y agrega que en países como Reino Unido, Corea y Perú se suspendió el acceso previo y privilegiado. “Ahora se fortalecieron los comités internos y el externo lo hacemos ex post”, puntualiza.

La desafortunada trilogía de hechos de las últimas semanas puso en el escrutinio público al Dane y a su director, quien ha salido a dar las explicaciones para cuidar uno de los activos más valiosos para construir estrategias del sector privado y desarrollar política pública: las cifras económicas.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.