| 7/19/2018 12:01:00 AM

Vender Ecopetrol: ¿qué tan viable es?

¿Qué tan viable es la propuesta de vender –total o parcialmente– a Ecopetrol, la ‘joya de la corona’?

La iniciativa del presidente de Fasecolda, Jorge Humberto Botero, al proponer al presidente electo, Iván Duque, la venta de Ecopetrol, agitó el debate y reabrió la polémica sobre el futuro de la petrolera.

La capitalización bursátil de Ecopetrol, al cierre de esta edición, superaba los $122 billones, y el valor estimado por Fasecolda estaría entre $130 billones y $160 billones. Algunos otros analistas ubican el precio en $243 billones, que representa 10,53 veces su Ebitda.

La más reciente operación fue hace un año y medio con la venta de Isagen para capitalizar la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) y que esta ayudara a financiar las vías de Cuarta Generación (4G).

Lea también: Ecopetrol anuncia pago anticipado de deudas por US$155 millones

En la propuesta de Botero, la diferencia es que los recursos no irían directo a la FDN sino que se mantendrían en un fondo en el exterior administrado por el Banco de la República, que tendría que componer su portafolio de acuerdo con las normas ya establecidas del Ministerio de Hacienda.

El Fondo, que tendría una vigencia de 10 años para desembolsar durante por lo menos dos gobiernos los recursos para infraestructura, guardará una proporción para compensar los ingresos que durante ese tiempo la Nación dejaría de recibir por concepto de dividendos de Ecopetrol. Así, el Banco de la República le entregaría cada año al Gobierno la proporción que le corresponda y que le permita cumplir con la Regla Fiscal. Después del décimo año, los nuevos dueños de Ecopetrol podrían pagar impuestos más altos como consecuencia de unas mejores utilidades que le dejarían a la empresa las mayores inversiones, pues cabe recordar que la petrolera tiene un límite máximo de inversiones anuales por tratarse de una estatal.

La idea es aumentar la productividad y competitividad, factores en los que el país debe mejorar, pues ocupa el puesto 66 entre 137 países en el índice de competitividad del Foro Económico Mundial para 2018 y el 87 en la categoría de infraestructura. Pero, además, como advierte Botero, “las expectativas de un nuevo auge en los productos básicos son remotas”.

Lea también: Así deja Santos la macroeconomía colombiana

La polémica

La propuesta abrió la polémica sobre la conveniencia o no de vender total o parcialmente a Ecopetrol. El exministro Luis Guillermo Parra Dussán apoya la propuesta y explica que tiene sentido pues con el tiempo, la economía de los países se modifican y ya varias de ellas están migrando de la dinámica petrolera y extractiva a otras industrias.

Sin embargo, para Parra Dussán no es conveniente que la participación del Estado en Ecopetrol se venda en una sola transacción. Sería mejor si el Gobierno vendiera fraccionada su mayoría en la petrolera y de este modo obtiene paulatinamente los recursos necesarios para proyectos de infraestructura, a la vez que le da tiempo a las empresas para expandir su actividad tras la disminución de su tasa impositiva.

Por el contrario, la Red de Justicia Tributaria ha demostrado su inconformidad y ha señalado que “utilizar los recursos para infraestructura es el mismo argumento de la venta de Isagen, y nos quedamos sin la energía y sin las carreteras”. Para esta red, “lo que debe hacer el Estado es invertir las ganancias de Ecopetrol en actividades de mayor valor agregado, como la modernización de la refinería de Barrancabermeja y la petroquímica”.

Para fuentes del sector de banca de inversión, la venta total de Ecopetrol “es un encarte”, porque el país no sabría qué hacer con tanta plata en tan poco tiempo. “El Estado no tiene la capacidad de inversión de esos montos de dinero. Una prueba clara de eso es el programa 4G que ha sido bien estructurado y ambicioso, pero quedó probado que es un bocado grande y al final va a un paso más lento, porque la capacidad de absorción y de desarrollo del país está limitada por su capacidad de ejecución”, explica un banquero.

La fuente agrega que la venta del porcentaje pendiente de Ecopetrol tiene más sentido y le daría al nuevo gobierno un respiro grande, pues si quiere bajar impuestos a las empresas para revitalizar la economía tendrá que buscar otras fuentes de generación de ingreso que serían sostenibles en el tiempo.

Los analistas coinciden en que este sería un buen momento para vender, por dos razones: una, la coyuntura de precios que favorecería la operación, y dos el proceso de transformación interno que hizo Ecopetrol que le permitió mantener niveles de Ebitda con muchos menos ingresos en la caída de los precios, aunque los esfuerzos por nuevas reservas aún no se consolidan. De hecho, Ecopetrol –dado el tiempo de sus reservas, que se ubica en alrededor de 7 años– es una de las compañías de mayor valor en el mundo.

También sería un momento adecuado para equilibrar las inversiones que tiene Colombia. Para algunos, si se miran las inversiones como un portafolio, el país está muy concentrado en petróleo, un sector que tiene el riesgo del precio y de los cambios en el consumo que se están moviendo hacia energías renovables y limpias.

Además, si bien infraestructura es clave, no sería el único sector donde se podrían evidenciar externalidades positivas que aumenten la productividad y la competitividad. Otros como industria, agro o turismo esperan oportunidades de recursos para potenciarse.

Lea también: Plan mundial de energía geotérmica movilizó US$235 millones en 5 años

Diversificar la economía fuera del petróleo es una prioridad. Y es necesario empezar a mirar, no solo en los recursos del próximo año, sino también en el mediano y largo plazo. El debate apenas empieza y queda esperar si el presidente electo Iván Duque y su gabinete aceptarán la propuesta que viene de uno de los exministros estrella del gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.