| 9/27/2018 12:01:00 AM

¿Podrá Carrasquilla sacar adelante un ajuste fiscal impopular?

El Gobierno sigue buscando una fórmula para lograr un ajuste fiscal que no solo le ayude a balancear el presupuesto de 2019, sino que le permita cumplir las promesas de campaña.

Tal vez una de las tareas más difíciles para cualquier Ministro de Hacienda es liderar la discusión presupuestal en un gobierno que apenas comienza. Eso es lo que parece estar evidenciando Alberto Carrasquilla, que ha tenido semanas duras, no solo por cuenta de los debates de control político, sino porque es el encargado de encontrar la cuadratura del círculo: cómo ayudarle a la administración Duque a cumplir con sus promesas de campaña, con un presupuesto altamente restrictivo y con un candente ambiente político.

“Es un presupuesto en el que el gobierno entrante recibe los planteamientos de un gobierno saliente. Tiene que estudiarlo a fondo, porque no lo conoce”, dijo el ministro Carrasquilla al plantear la dificultad natural en la discusión del Presupuesto a estas alturas del partido.

El alto funcionario reconoció que faltan muchos recursos. Pero ese faltante no corresponde a un hueco fiscal insalvable sino a un hueco fiscal originado por las necesidades de gobernabilidad de una administración que en sus primeras de cambio quiere quemar todos los cartuchos para no perder apoyo popular. Y en eso el Presupuesto es vital.

“Nos falta muchísimo dinero –dijo Carrasquilla– para poder continuar con los programas que tenemos que continuar y empezar a introducir gradualmente los programas que nos interesa ir metiendo”.

Lo que necesita el gobierno Duque para poder impulsar sus programas es una cifra de $14 billones. Eso les permitirá no solo mantener programas clave como Familias en Acción, los subsidios o los Programas de Alimentación Escolar (PAE), sino empezar a implementar medidas claves para la nueva administración. Por ejemplo, reimpulsar la inversión en vías terciarias que lleva congelada desde 2015. Así que luego de la aprobación en primer debate del Presupuesto, el tema queda planteado en plata blanca: ¿de dónde van a salir los $14 billones que le sumó este gobierno al Presupuesto General? Esa es la pregunta que aún no tiene respuesta.

Las semanas anteriores se conoció una presentación que hicieron los técnicos del Ministerio de Hacienda a los congresistas de las comisiones económicas.

En dicha presentación se plantearon tres escenarios o “combos” de ajuste. La sorpresa es que en la mayoría de casos la proporción más alta de nuevos recaudos para cubrir las necesidades de financiamiento provienen del IVA, un impuesto que ya está en la mira de la opinión pública, pues se considera altamente inequitativo, aunque muy eficaz en la meta de aumentar el recaudo.

El galimatías que debe resolver Carrasquilla es el siguiente: 1) garantizar que el gobierno Duque tenga con qué gastar, para lograr gobernabilidad, 2) hacerlo en medio de una enorme estrechez fiscal 3) cumplir la regla fiscal, lo que implica reducir el déficit de 3,1% del PIB en 2018 a 2,4% en 2019 y 4) convencer al partido de gobierno y a otros de meterle mano al IVA. La tarea no va a ser fácil si se tiene en cuenta que el propio senador Álvaro Uribe Vélez aseguró que no respaldarían ampliar la base gravable del IVA a más productos de la canasta básica familiar.

Por los escenarios que ve el propio Ministerio de Hacienda, todo indica que justamente esa es la salida que le van a plantear al Congreso. Así es la economía política para Carrasquilla.

Haciendo cuentas

Todo indica que al interior del equipo técnico del ministro Carrasquilla, la apuesta definitivamente es por la aprobación de modificaciones al IVA. Así lo dejó en claro el propio viceministro general de Hacienda, Luis Alberto Rodríguez, que durante una exposición en la Universidad Externado de Colombia insistió en lo cierto: la estructura actual de exenciones y exclusiones en IVA benefician a los más ricos.

Lea también: Estos son los escenarios de la reforma de Carrasquilla

Soltó dos datos concluyentes al respecto: por cada $100 de bienes excluidos, $29 se los ahorran los más ricos y solo $4 los más pobres. En el caso de los exentos, la cifra es casi igual de dramática: el ahorro para los más ricos es de $17 por cada $100 de productos exentos facturados y para los más pobres apenas $5. El arsenal de argumentos a favor de generalizar el IVA e idear un mecanismo de compensación para los deciles de menor ingreso en la población es poderoso. Sin embargo, esa idea no cala ni siquiera en las propias toldas del Centro Democrático, partido de gobierno.

El ministro Carrasquilla está llegando a una encrucijada: o insiste en su fórmula, que lleva implícita una propuesta completamente impopular o desiste y lleva a su gobierno a un draconiado ajuste fiscal; el tercer escenario es el más improbable: incumplir la regla fiscal, permitiendo un mayor déficit el próximo año.

El Gobierno ha contado con buena suerte en materia de ingresos, pues los precios del crudo han llevado a Ecopetrol a un nivel de utilidades superior a los $6 billones, prácticamente el triple de las utilidades registradas en el primer semestre de 2017. Pero eso no es suficiente y por eso el Gobierno tiene que buscarle cauce a las promesas de campaña, con nuevos recursos.

Es claro que hoy las prioridades de gasto son completamente distintas a las que tenía el gobierno Santos cuando presentó el proyecto de presupuesto. Esto explica que se hayan reacomodado las partidas para garantizar inversiones en las regiones. Todo indica que los nuevos $10 billones destinados a este rubro dejaron tranquilos a los congresistas, luego de la aprobación en primer debate.

Esa es la primera piedra para el edificio de gobernabilidad, que debe quedar terminado con la aprobación de la ley de financiamiento.

Habrá que ver cómo logra Carrasquilla semejante obra de ingeniería política.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.