Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/27/2016 12:00:00 AM

¿Cómo quedan las empresas con la tributaria?

¿Cómo quedaron finalmente las empresas en la propuesta sobre el impuesto a la renta? Mientras la Andi dice que siguen pagando tasas altas, otros expertos señalan que la unificación de impuestos sí implica un alivio. Debate.

Nadie parece estar contento con la reforma tributaria planteada por el Gobierno. Unos señalan que la iniciativa grava fuertemente a la clase media y a los de menores ingresos con el aumento del IVA y de la base gravable en renta de personas naturales; critican que esto vaya acompañado de una reducción en la renta a las grandes compañías.

Sin embargo, no parece pensar lo mismo el presidente de la Asociación de Empresarios de Colombia (Andi), Bruce Mac Master, quien dirige el principal gremio empresarial del país. Según él, la reforma promete una reducción en la tasa tributaria de las compañías, pero en realidad termina gravando más las utilidades de las personas jurídicas; asegura que la reducción en la tasa se dará apenas en 2019.

Lea también: Tributaria: Empresas recibirían descuento en renta pero menores exenciones

“La versión actual de la reforma tributaria no significa todavía mejoras para las empresas y sus accionistas. El objetivo de aumentar la inversión solo se logra si tenemos impuestos de renta iguales o menores que los de nuestros competidores en materia de renta, lo que no sucede, ya que solo hasta 2019 tendríamos 32%, mientras la Ocde tiene 24% y los países de la Alianza del Pacífico tienen 27%. Si además le sumamos el impuesto a los dividendos, el agregado es incluso mayor que los impuestos de renta y CREE actuales”, explica el dirigente gremial.

¿Qué es lo que realmente ocurre con la propuesta para el impuesto de renta de las personas jurídicas?

Según Myriam Gutiérrez, socia de impuestos y servicios legales de la consultora Kpmg, la primera gran medida que propone la reforma es unificar los impuestos de renta y CREE. No se trata de una determinación menor, si se tiene en cuenta que tal decisión les ayuda a los empresarios a simplificar los trámites del pago de impuestos; hoy es necesario invertir tiempo y dinero en liquidar por separado dos tributos, que tienen fórmulas de depuración distintas.

Además, la propuesta mantiene la acertada decisión de quitar impuestos a la nómina y destinar unos puntos de la tarifa de renta a rubros específicos como el ICBF, el Sena, el sector salud y la estrategia de créditos del Icetex. Reducir los impuestos a la nómina ha tenido impactos importantes en formalización laboral.

¿y las tarifas?

Pero el verdadero asunto está en la tarifa nominal que realmente se les aplicará a las empresas; esto es lo que podría marcar real diferencia con el marco tributario actual. Se trata del asunto más sensible, porque define cuánto impuesto terminarán pagando las personas jurídicas.

Gutiérrez explicó que actualmente (sin reforma) las firmas con base gravable superior a $800 millones tienen una tarifa de renta de 25%, una tarifa de CREE de 9% y una sobretasa de CREE que va de 5% a 9% en los próximos años. Así, en 2017, la tasa nominal sería de 42% y en 2018 de 43%.

Con la reforma, la tasa nominal (incluida una sobretasa en renta de 5 puntos) se reduce a 39% en 2017 y a 36% en 2018 (incluida una sobretasa en renta de 3 puntos); a partir de 2019, la tarifa será de 32%.

Aquí es donde está el quid del asunto. Si bien hay una reducción en los puntos de tarifa que se deben pagar sobre las utilidades empresariales, la preocupación es la transitoriedad; es decir, las sobretasas de 5 y 3 puntos que se pagarán en 2017 y 2018, respectivamente.

La desconfianza en la propuesta se explica porque la transitoriedad de los impuestos en Colombia está en tela de juicio; por ejemplo, cabe recordar que el impuesto a las transacciones financieras (que nació como dos por mil y hoy está en cuatro por mil) fue creado como una medida temporal hace casi 20 años. Eso es lo que afana tanto a los empresarios como a los expertos en impuestos: que esa transitoriedad en el impuesto de renta haya llegado para quedarse, con lo que los beneficios en reducción del gravamen no se van a sentir.

Según Gutiérrez, “no llegamos de una vez a 32% pero se ve interesante, razonable, aunque el problema es la transitoriedad”. La experta señaló que ese nivel tarifario sigue siendo competitivo frente a otros países donde las tarifas oscilan entre 30% y 35%.

“Normalmente en países de la Ocde la tributación recae en personas naturales más que en las jurídicas. En Colombia ha sido al revés, pero esta decisión cambia la tendencia”, explicó.

Los dividendos

Otro de los argumentos de quienes consideran que el gravamen para las utilidades empresariales sigue siendo alto es la propuesta de un tributo a los dividendos. Se refieren a que el proyecto propone gravar con una tarifa marginal de 5% los montos de dividendos superiores a $20 millones e inferiores a $30 millones y de 10% para los dividendos por encima de $30 millones.

Para Mac Master de la Andi, es claro que si se suma tanto la tarifa que se aplica a la utilidad de la empresa y la del dividendo que se gira a la persona natural, en general se hace más gravosa la actividad de generar valor en Colombia.

Sin embargo, la experta de Kpmg señala que, aun así, en el peor de los casos, sumando lo tributado por renta más dividendos, se llegaría a una tarifa sobre utilidades por debajo de 39%.

Lo contrario piensa Juan Guillermo Ruiz, presidente del Instituto Colombiano de Derecho Tributario, quien explicó que desde el punto de vista nominal, “parecería que existe una reducción en las tarifas aplicables a las empresas. Sin embargo, si se analiza con detalle la tarifa combinada del impuesto de renta de las empresas y el impuesto al dividendo de sus accionistas, puede concluirse que no existe una reducción real en la carga tributaria aplicable a los negocios que se desarrollan a través de empresas formales en Colombia”.

De acuerdo con Ruiz, la tarifa combinada llegaría a 45,1% y a 42.4% en 2017 y 2018. A partir de 2019, la tarifa sería de 38,8%. “Estas tarifas en el régimen, comparado con otros países, siguen siendo demasiado altas”, comentó el tributarista.

Este seguirá siendo un tema polémico, pues se supone que uno de los pilares de la reforma es liberar caja a las empresas para que puedan seguir inviertiendo. Aunque las propuestas centrales del proyecto en materia de renta para las personas jurídicas apuntan a un reducción “teórica” de la tarifa de renta a partir de 2019, la decisión de gravar los dividendos podría hacer más gravosa esta carga.

El debate apenas comienza y, según Mac Master, “hay que trabajar mucho en estos dos meses para construir una estructura competitiva. Soy optimista de lograrlo”. Ojalá tal optimismo reciba una buena reforma.

Lea también: Todo lo que debe saber sobre la reforma tributaria 2016

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.