| 12/13/2018 12:01:00 AM

Colombia estrenará base de datos para focalizar gasto del Sisbén

En 2020 se implementará el Sisbén IV para refocalizar el gasto público social. ¿Ayudará a salvar el sistema de salud?

Colombia lleva cinco años con una clase media que supera a los hogares de menores ingresos. Atrás quedó el país que en 2002 tenía a 48,7% de su población en situación de pobreza.

La información del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) revela que para 2017 41% de la población colombiana era clase media o estaba intentando consolidarse dentro de la misma.

Sin embargo, hoy los programas sociales se asignan con una base de datos de hace siete años, la del Sisbén III que, si bien ha tenido algunas revisiones que permitieron eliminar “colados” del sistema, todavía no reconoce en su totalidad la transformación que tuvo el país.

El Departamento Nacional de Planeación (DNP), responsable del Sisbén, admite que hoy 74% de las encuestas registradas no se han actualizado.

Para corregir dicho atraso y que el país pueda cumplir la meta impuesta por el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 de reducir la pobreza hasta 21% al final del actual gobierno, será clave la implementación del Sisbén IV en 2020.

Recomendado: La nueva Colombia exige menos asistencialismo y otros retos

El DNP trabaja en la recolección de datos para el nuevo sistema desde este año y ha señalado que la nueva edición del Sisbén “permitirá identificar las actuales condiciones de vida de la población y brindará información fundamental para que los programas sociales evalúen sus diseños y determinen su población beneficiaria”.

La reducción de la pobreza en las últimas décadas ha llevado a que la focalización del gasto público sea cada vez más difícil, pues la población que todavía es sujeto de las ayudas estatales es precisamente aquella con difícil acceso a zonas pobladas o urbanas.

Y en épocas de limitaciones fiscales para el país, el DNP tendrá el reto de cumplir la meta del Plan Nacional de Desarrollo de darle al Sisbén las herramientas para que la base de datos sea dinámica, de modo que las familias que superan la línea de pobreza puedan “graduarse” del programa antes de tener que hacer una nueva actualización completa del sistema.

El documento previo del Plan Nacional de Desarrollo establece que el DNP tendrá que validar y actualizar la información de quienes están registrados en el sistema, mediante cruces de información, y los programas sociales que utilizan la base de datos tendrán que “diseñar las condiciones de entrada, permanencia y salida, con apoyo técnico del DNP”.

Uno de esos programas sociales es el Régimen Subsidiado de Salud, que existe desde 1993 para garantizar el cumplimiento de la Constitución Política de 1991.

Nuevas cuentas

Para el país no es un secreto el déficit del sistema de salud, que el nuevo gobierno estima en $3 billones para 2019, pese a que tendrá una asignación superior a los $32 billones para el mismo año.

Puede interesarle: ¿Los colombianos tienen delirio de pobreza?

El sistema de salud colombiano tiene una cobertura que supera 95% de la población nacional, lo que le ha convertido en un ejemplo para otros países de la región. Pero sus dificultades financieras también son conocidas y compartidas por otros países.

Costos de medicamentos, tratamientos y herramientas para diagnósticos, la contratación de hospitales, las unidades de capitación que debe pagar el Estado por cada usuario atendido en cada EPS hacen parte de los gastos de cada mes.

Si bien el ministro de Salud del anterior gobierno, Alejandro Gaviria, trabajó para disminuir el “hueco” del sistema de salud con medidas como el control al precio de ciertos medicamentos, 2019 llega con el reto de encontrarle una solución financiera al sistema para que, como dice el nuevo ministro del ramo, Juan Pablo Uribe, la discusión pueda centrarse sobre la calidad del servicio.

Entre las soluciones que necesitará el sistema de salud está la de identificar a aquellos colombianos que ya superaron la línea de pobreza y podrían hacer parte del Régimen Contributivo de Salud pero siguen haciendo parte de la población subsidiada por el sistema.

Antes que inicie 2020 y se aplique el nuevo Sisbén, el Ministerio de Salud tendrá que diseñar, junto con el DNP, el mecanismo con el que trasladará a aquellos colombianos con mejores ingresos al régimen contributivo y permitir el ingreso de nuevos beneficiarios en el sistema.

Rafael Puyana, subdirector sectorial del DNP, señaló durante el Foro Económico del BBVA y Dinero que la nueva realidad socioeconómica del país exige “pasar a una política pública moderna, que se complemente con las asistencias que entrega el Gobierno a quienes están en la pobreza para mejorar su calidad de vida”.

Lea también: Minhacienda pide cambio de mentalidad fiscal en Colombia

El resultado debería ser una menor población en el régimen subsidiado, acorde con la disminución de la población en situación de pobreza en el país, de modo que disminuyan los costos de este segmento del sistema de salud y así, además, que la focalización del gasto permita una mejor atención de aquellos pacientes que siguen necesitando el subsidio estatal.

Al mismo tiempo, una refocalización del gasto social y un mayor recaudo deberían permitir la mejora de los servicios públicos y beneficios a los que tiene acceso una clase media creciente y exigente.

Como la que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha insistido en resaltar durante sus intervenciones públicas para demostrar cómo el crecimiento de la clase media en el país ha llevado a otro tipo de exigencias –justas como él mismo las reconoce–, pero que también implican que el país debe aprender a hablar sobre un mayor aporte a las cuentas de la Nación.

Y de la mano del Ministro de Hacienda, el discurso del Gobierno se ha encaminado sobre la necesidad de un "cambio de mentalidad" en el país que implica un mayor aporte por parte de la clase media que les permita no solo el cumplimiento de sus expectativas y exigencias, sino ayudas adicionales para que los colombianos todavía rezagados por debajo de la línea de pobreza logren dar el salto.

Recomendado: Gobierno asegura que mantendrá subsidios de energía

EDICIÓN 560

PORTADA

¿Llegó la hora del fracking en Colombia?

El país debe decidir pronto. La ausencia de nuevos descubrimientos pone en problemas las prospectivas de autosuficiencia petrolera. Si le dice no al fracking, hay que buscar el reemplazo de unos US$24.000 millones en exportaciones y por lo menos $10 billones en ingresos fiscales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.