| 12/14/2017 12:01:00 AM

Colombia lleva 4 años en desaceleración: el ajuste más largo de la historia

Colombia completó cuatro años de desaceleración. Si bien la política económica mostró solidez, cabe preguntarse si no había otra forma de enfrentar el problema. Análisis.

Los últimos cuatro años serán recordados en los libros de historia como los del más largo ajuste económico de los últimos tiempos. Ni siquiera la profunda caída económica de finales del siglo pasado o el duro choque recibido por cuenta de la crisis financiera mundial de 2008, necesitaron de un periodo tan largo para que las cargas económicas se equilibraran nuevamente. En esos momentos el freno económico sólo duró un año y luego la recuperación se extendió por prácticamente un lustro. Si como se espera, el país sólo va a crecer en 2017 entre 1,6% y 1,8%, la economía habría alcanzado un período de desaceleración de 4 años consecutivos.

La crisis con los precios de los commodities significó un duro golpe para todas las economías de los países emergentes. Producto de este choque, Brasil completó dos años seguidos con recesión: en 2015 de -3,8% y en 2016 de -3,5%. Y para esa economía se espera que en 2018 el crecimiento por fin sea positivo en 0,7%. El año pasado también enfrentaron recesión Ecuador (-1,5%) y Argentina (-2,2%).

Ya a nadie le cabe duda que el mercado de las materias primas, sobre todo las energéticas como el petróleo, sufrió un cambio estructural que redujo los niveles de precios del crudo y terminó afectando el balance macro de los países petróleo-dependientes. 

Recomendado: Fitch: América Latina tiene pocas probabilidades de mejorar calificaciones en 2018

Es desde esta perspectiva que hay que mirar el ciclo de política económica que está a punto de cerrarse.

Tanto el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, como el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguran tajantemente que este ha sido un ajuste exitoso, por lo ordenado. Los desbalances que tuvo que enfrentar el país fueron enormes. Primero, el déficit de cuenta corriente llegó a niveles exorbitantes de 6,4%, lo que no se vio ni siquiera en los años de la dura recesión de 1999, cuando el ajuste recayó estrictamente sobre el consumo y las empresas. El ingreso petrolero se redujo prácticamente a cero, desde los más de $20 billones que llegó a representar cuando el precio del crudo superó los US$100.

Dinero le preguntó hace un par de semanas al gerente del Emisor, si este era un nuevo episodio de victoria en la política macro colombiana. “Sí. El ajuste ha sido ordenado, la inflación va para nuestra meta de 3% y la dinámica de crecimiento será mayor en el futuro. Es la razón por la cual sigue llegando inversión extranjera directa al país, y por la cual los extranjeros continúan comprando bonos del Gobierno. Los montos de inversión extranjera directa al país han caído apenas 3% cuando se excluye la venta de Isagen de los cálculos. Una dinámica inflacionaria como la que se vivió en 2016 hubiera producido desastres en otros tiempos”, dijo.

Foto: Los ajustes han sido drásticos. Por ejemplo, la inflación llegó casi a 10% y en menos de un año bajó a cerca de 4%.

El ministro Cárdenas también se ha mostrado optimista sobre el plan de ajuste y está convencido de que lo peor ya pasó. Al darles una mirada a todos los factores que preocupan se podría sacar una conclusión de qué tan complicado está el panorama tanto para los colombianos como para las autoridades. Es necesario precisar si el entorno macro ya es el adecuado para que el país vuelva a niveles de crecimiento que garanticen espantar los fantasmas que siguen acosando a Colombia.

Riesgo evidente

En el coctel de riesgos que el país cultivó durante los últimos años había una mezcla de amenazas internas y externas. Lo que más preocupaba a las autoridades eran los déficits gemelos tanto en cuenta corriente –que llegó a niveles insostenibles– como en materia fiscal.

Lea también: Las razones por las que los analistas esperan un repunte en 2018

Por el lado de la cuenta corriente, el tema fue tan sensible, que la propia Junta Directiva del Banco de la República sorprendió a muchos analistas incorporando en sus pronunciamientos metas implícitas en este balance. A comienzos del año pasado, varios codirectores de la Junta empezaron a plantear con claridad que era necesario que el país redujera su déficit en cuenta corriente, con el objetivo de lograr estabilizar la economía.

Aunque la reducción ha sido evidente, en esa misma entrevista con Dinero de hace un par de semanas, el gerente del Emisor sugirió que tal vez ese (el de cuenta corriente) es el déficit que aún falta llevar a sus justas proporciones. Echavarría señaló que “algunos miembros de la Junta consideran que ese proceso no ha terminado y que es necesario continuar el ajuste hasta que nos encontremos en niveles (al menos) cercanos a 3%”. Sobre el tema cerró su declaración señalando que “es importante completar ese ajuste y movernos hacia un déficit externo más cercano a 3% del PIB. El efecto de los choques que sufrió la economía (alimentos, tasa de cambio, IVA) ya se diluyó, y solo falta que termine el proceso de ajuste en nuestra cuenta corriente”.

El tema está asociado no sólo a los flujos de capital, sino a la capacidad del sector exportador de generar más divisas. Las nuevas condiciones de tasa de cambio les abren más competitividad a los productos colombianos en otros mercados. Las buenas noticias son que las exportaciones crecieron en los últimos 12 meses cerca de 20% según las cifras del Dane. Aun así, todavía es necesario consolidar este proceso, pues persisten muchas dudas sobre la capacidad del país de recuperar su potencial exportador.

Otros ajustes

El país también logró enfrentar de buena forma otros dos grandes ajustes: el fiscal y el de precios. Aunque las amenazas persisten.

Puede interesarle: Banrep: Colombia está en buen camino a la recuperación

Por el lado de las finanzas públicas, la aprobación de la reforma tributaria fue el menor de los males. Haber dejado que la situación de las arcas estatales se deteriorara sin tomar medidas urgentes de choque habría cerrado los canales de financiamiento y el ajuste hubiera recaído, como en 1999, totalmente en la producción. En ese escenario una recesión –como la que enfrentaron Brasil, Argentina y Ecuador– era la única salida.

Pero esa no fue la historia. Por el contrario, se logró aprobar una reforma tributaria que garantizó mayores recaudos para el fisco nacional. La impresión al interior de las autoridades es que gracias a esa reforma, las calificadoras de riesgo le habían dado margen de espera al país. Sin embargo, Standard & Poor’s tomó la decisión de reducir la calificación.

Aunque mantiene el grado de inversión, esta decisión complica el panorama financiero de las próximas vigencias, pues encarece los créditos. De otra parte, la rebaja de la calificación pone en el centro del debate las propuestas que en materia fiscal presentarán los candidatos a la Presidencia de la República. Cualquier propuesta populista en materia fiscal podría implicar demasiados costos económicos para el país. Al parecer, con esta decisión Standard & Poor’s le puso una espada de Damocles a la nueva administración en materia de ingreso y gasto públicos.

Por eso, tanto el ministro Cárdenas como el Gerente del Emisor, como máximos voceros de la política económica en Colombia han reaccionado desfavorablemente a las propuestas de candidatos a la Presidencia, como Germán Vargas o los del uribismo, de eliminar o flexibilizar la regla fiscal y reducir los impuestos. Una fórmula de estas, que es efectista en plena campaña electoral, podría resultar en un verdadero tiro en el pie.

El país ha hecho un plan de ajuste que ha resultado relativamente exitoso. Sin embargo, aún no es tiempo de cantar victoria. Lo que está en juego es la recuperación definitiva de la economía nacional.

Recomendado: ¿La economía colombiana alcanzó el punto de quiebre?

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.