| 12/14/2017 12:01:00 AM

¿La cuentas del sector salud no están claras?

Las IPS del país aseguran que el sistema les adeuda $8,2 billones y le dicen al Gobierno que no están dejando utilidades; por el contrario, ratifican que tienen enormes problemas de caja. Debate por las cifras.

Desde hace varios meses quedó en evidencia un pulso entre distintos actores del sector salud: hospitales, clínicas, aseguradoras y autoridades. Por un lado, la Superintendencia de Salud reveló en agosto pasado que las clínicas y hospitales del país dejaron en 2016 cerca de $2 billones en utilidades. Este dato sirvió para ratificar al interior del Gobierno una tesis: que en los últimos años se ha dado una transformación radical en la estructura del sistema de salud nacional.

Por el otro, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) acaba de dar a conocer un balance menos optimista que el del Gobierno: el sistema les adeuda $8,2 billones y por eso, la mayor parte de sus activos son cuentas por cobrar. Para la ACHC, las utilidades en su sector son una ilusión; es decir, son básicamente deudas no saldadas.

El debate no es nuevo; empezó hace casi seis meses, cuando un grupo de clínicas, hospitales y otras IPS se hizo al negocio del año en el sector: el paquete de activos de Cafesalud, por un monto total de $1,45 billones. En ese momento, el Gobierno argumentó que esa movida dejó en evidencia que algo había pasado con la estructura del sistema de salud colombiano, pues las IPS se estaban empezando a adueñar de las EPS. El propio ministro de Salud, Alejandro Gaviria, se mostró en ese momento sorprendido por la que llamó la “revolución silenciosa” del sistema en la que la integración vertical se hace de abajo para arriba. Eso, sumado a varios pronunciamientos del entonces superintendente de Salud, Norman Julio Muñoz, empezaron a generar descontento entre las IPS.

La gota que rebosó la copa fue el citado informe de la Supersalud, donde se daba cuenta de billonarias utilidades. Eso fue lo que propició la reacción de la ACHC.

Según Juan Carlos Giraldo, director general de este gremio, realizaron su propio ejercicio contable sobre los resultados de 153 entidades que ofrecen servicios hospitalarios. Los resultados terminan probando, en su consideración, que las millonarias ganancias son un ‘espejismo’ y que la situación es crítica para la mayoría de las instituciones hospitalarias.

Lea también: Gremio de hospitales y clínicas asegura que informes de Supersalud son inexactos

Foto: Juan Carlos Giraldo Presidente de la ACHC / Norman Julio Muñoz Ex superintendente de Salud / Luis Fernando Cruz Superintendente de Salud (e).

Durante la rueda de prensa en que presentó el informe, Giraldo señaló que el ente de control no quería entregarle la información solicitada y por esta razón tuvieron que entutelar a la Supersalud para que entregara las cifras de la anterior vigencia. Recordó que inclusive las cifras de 2015 se las habían entregado con errores, ratificando sus críticas a la entidad.

El panorama que presentó Giraldo fue casi catastrófico: de los $8,2 billones que las EPS le deben a los diferentes hospitales y clínicas, 39,8% hacen parte de la cartera corriente y sin vencimiento; otro 50,9% corresponde a la cartera que está en mora y que es mayor a 60 días y, por último, 9,3% es también cartera morosa pero provisionada por deterioro; es decir, la cartera de más difícil cobro, que suma $758.000 millones.

En la deuda total, las entidades que más participan son las EPS que pertenecen al Régimen Contributivo, con unos $3,1 billones (37,9%); seguidas por las EPS del Régimen Subsidiado, con una participación de 30,2%, unos $2,5 billones; en tercer lugar está el Estado con 10,2% que incluye los Entes Territoriales con $480.238 millones, el Fosyga con $166.327 millones y otros con $189.225 millones. Finalmente, 21,7% restante pertenece a las deudas que tienen entidades de medicina prepagada y planes complementarios, aseguradoras, Soat, ARL, IPS, magisterio y empresas, entre otras.

Lo que más le preocupa al gremio es que cada vez va a resultar más difícil recuperar esos dineros. De hecho, según la ACHC, entre enero y junio de este año la deuda se incrementó 12,3%; la tendencia parece no tener freno: hace un año dicha acreencia llegaba a $7,2 billones y en los primeros seis meses de 2017 aumentó en $924.817 millones hasta $8,2 billones.

Según la versión de Giraldo, las IPS privadas tienen mayores índices de endeudamiento que las públicas: 51% para las que obtuvieron ganancia y entre 58% y 73% para las que obtuvieron pérdida.

La situación resulta preocupante desde todo punto de vista. En primera instancia, que haya debate sobre las cifras oficiales puede mostrar un vacío en la inspección y vigilancia de uno de los sectores que más recursos públicos administra actualmente.

La Superintendencia ha ratificado que sus cifras son las oficiales y que las entidades vigiladas deben incluir correctamente todos los rubros como, por ejemplo, el de las cuentas por cobrar, pues así lo exigen las nuevas normas de contabilidad. Es decir, en ningún momento un balance puede arrojar utilidades si tiene enormes montos de cartera morosa, pues esta debe ser castigada rápidamente y eso se debe reflejar en las cifras financieras.

Puede interesarle: ¿Por qué la clínicas tienen billonarias utilidades y las EPS solo pérdidas?

De otra parte, es claro que las clínicas y hospitales vienen denunciando una mala situación de caja, por cuenta de las demoras en los pagos por parte de los actores del sistema. No sólo se trata de los afiliados a la ACHC, sino de muchas otras entidades como las reunidas en la Alianza Somos 14 +1 que han venido insistiendo en que un grupo importante de IPS de Antioquia está enfrentando estos problemas.

Así que las denuncias sobre los problemas financieros deben abordarse con seriedad para impedir que la estantería se venga abajo; que las voces de alarma sean masivas muestra de que algo anda bastante mal en el sistema.

Aun así, vale la pena preguntarse por qué, si las clínicas y hospitales están enfrentando tantos problemas financieros, siguen llegando billonarias inversiones a nuevos centros hospitalarios y especializados por todo el país, tal como lo demuestran las cifras oficiales acerca de la construcción en el sector. Eso solo demuestra que invertir en estos centros de servicios de salud sigue siendo un buen negocio.

Son muchas las preguntas que aún quedan en el aire. Es necesario que las autoridades se esfuercen por aclarar las cuentas del sistema. Más aún si todavía no se ha consolidado el proceso de Medimás, la EPS que nació luego de la compra por parte de un grupo de clínicas; entidad que sigue estando en la mira de las autoridades. Al final del día, lo que sigue en juego es la salud de los colombianos.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.