Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/19/2018 12:01:00 AM

Cambiando balas por semillas: el campo renace en el Cauca

Con una gran sinergia entre el sector privado, el Gobierno, los campesinos y los excombatientes, se viene germinando el renacer del campo.

Convertir el posconflicto en una oportunidad real para reactivar el campo, sin cultivos ilícitos y con los excombatientes labrando la tierra al lado de los campesinos, sin duda es uno de los retos más grandes de Colombia. En eso parece estar empeñada la Asociación Colombiana de Pequeños Caficultores del Cauca. Entre sus trabajadores reúne todos los matices del conflicto.

En Toribio y Tacueyó, en el Norte del Cauca, trabajan 37 desmovilizados de las Farc que decidieron dejar las armas mucho antes del proceso de paz, en 2012. Entre tanto, en Ortega y Cajibío hay 126 desmovilizados de las autodefensas que hacen lo propio, y en El Tambo está un grupo de 33 víctimas del conflicto que llevan en su cuerpo las secuelas de las minas y que, al igual que sus ‘nuevos compañeros de causa’, trabajan la tierra para sacar el mejor café del Cauca.

El grupo más reciente en hacer parte de este gran entramado de reconciliación es el de los exguerrilleros de las Farc desmovilizados en el proceso de paz, que están en las zonas de concentración de Albira y Monterredondo. Recientemente ellos se sumaron a la meta que tiene la asociación para este año de producir 900.000 kilos de café pergamino seco.

El del Cauca es uno de los modelos más exitosos en materia de reincorporación, reconciliación e innovación. Desde 2016, abrieron, de la mano con Procolombia, una oficina en el norte de Europa para atender a este mercado directamente, con eficiencia y con un producto de calidad. Con excepción de las tiendas illy Caffè, sus compradores son emprendedores jóvenes, que luego de tostar el producto lo venden a pequeños cafés independientes.

Le puede interesar: Parte 3: Así construyen empresa las víctimas del conflicto armado en Córdoba

Para este año abrirán una nueva oficina en Moscú que atenderá la demanda creciente en Rusia. Pero, ¿por qué apostarle a trabajar de la mano de quienes fueron actores del conflicto? Para Carlos López, quien está al frente de esta iniciativa, la razón es muy sencilla: Cauca fue epicentro del conflicto y de nada sirve que los combatientes dejen las armas sin oportunidades laborales.

En esa misma línea la Agencia Colombiana para la Reintegración viene capacitando a los desmovilizados del proceso de paz con las Farc. En Panaca se capacitaron 350 excombatientes como técnicos agropecuarios.

Quizás le interese: Las cooperativas se convierten en la fuerza de 80.000 caficultores

Durante tres meses vieron clases de ganadería, porcicultura, granja integral, piscicultura y talabartería. Regresaron a las zonas de concentración y la idea es que puedan aplicar estos conocimientos en proyectos productivos.

La reactivación del campo se está dando con cultivos tradicionales y nuevas actividades como la piscicultura

Todo esto hace parte de una estrategia integral de la Alta Consejería para el posconflicto, entidad que busca que el sector privado se suba a ese tren y lo hace desde tres grandes frentes. El primero tiene que ver con la sustitución de cultivos ilícitos, el segundo con la reincorporación laboral de desmovilizados, preferiblemente en el campo, y el tercero a través de proyectos de infraestructura en las zonas más golpeadas por la guerra.

En materia de sustitución se adelantan alianzas con gremios como los cacaoteros, pues históricamente donde se siembra coca, los campesinos también lo habían intentado con el cacao. Y ellos mismos reconocen que esta segunda opción les genera mayor bienestar porque lo pueden hacer legalmente.

Además es rentable, pues “estas plantas se comportan como una vaquita lechera”, dice Eduard Baquero, presidente de Fedecacao. Esto si se tiene en cuenta que se pueden cultivar frutos cada 15 días, y de manera más voluminosa cada seis meses. La demora es que pasen dos años una vez sembrada la plántula.

Le sugerimos: Parte 2: Cómo la paz devuelve la vida a las víctimas del conflicto armado en Córdoba

En total son 1.400 hectáreas las que se han sustituido con cacao en Guaviare, Meta, Antioquia, Arauca, Nariño, Norte de Santander, Caquetá y Putumayo. Se han sembrado 14 viveros, cada uno tiene entre 50.000 y 200.000 plántulas. Lo que el Gobierno busca es que se logre emplear al menos una familia por hectárea, lo que quiere decir que al menos 1.400 familias que antes vivían de la coca tienen una nueva oportunidad desde la legalidad. Pero esto solo en cacao, las alianzas también se están trabajando con productos como la leche y el café.

Pero de nada serviría volver productivo el campo si la infraestructura sigue siendo el cuello de botella para comercializar los productos.

El Gobierno viene trabajando en el proyecto Vías Terciarias para la Paz, y lo más reciente es la iniciativa Obras por Impuestos, con la que se busca que las empresas destinen hasta 50% de su carga de impuesto de renta en obras específicas como carreteras o colegios, que además ejecutan ellos mismos.

De esta manera se viene dando el renacimiento del campo, a paso lento pero seguro, con la esperanza de que esta vez y para siempre germine la semilla de la esperanza, se espante el monstruo de la guerra y no vuelva nunca más.

Recomendamos: Parte 1: Así reconstruyen su vida las víctimas del conflicto armado en Córdoba

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.