Opinión

  • | 2018/07/05 00:01

    Retos de la economía

    Para recuperar tasas superiores de crecimiento se requieren estrategias geográficas y sectoriales diferenciadas.

COMPARTIR

Cuando se habla de la economía colombiana, hay una sobre simplificación de una realidad que trata de múltiples caracterizaciones geográficas. Prueba de ello es que hasta abril de este año el comercio al por menor en las grandes ciudades crece de forma diferente: 2,7% en Bogotá, 4,2% en Barranquilla y 5,1% en Bucaramanga.

Lo importante es ver elementos tendenciales.

Por ejemplo, desde 2014 cuando la economía perdió impulso y redujo sus tasas de crecimiento producto de la caída del ingreso externo, el comercio interno colombiano ha estado débil, pero en especial se ha desempeñado en forma dispar de manera que en Bogotá se ha contraído en términos reales 2% y en Bucaramanga 9,2%, mientras en Medellín ha crecido 10,2%, en Cali 7,9% y en Barranquilla 4,2%.

En particular, la debilidad del comercio interno en estos últimos 4 años se da principalmente por la contracción en vehículos y motocicletas, situación que, si bien se identifica como una realidad nacional, no se observa en Cali ni en Medellín.

Lea también: Duque y Petro: Lisonja económica

En el caso de la producción industrial pasa algo similar. Desde comienzos de 2014 su crecimiento es mínimo y la cifra nacional esconde las divergentes realidades geográficas. En Bogotá, a finales del primer trimestre, el valor real de la producción es 6,6% menor al valor para el mismo periodo de 2014, el valor no ha variado en los Santanderes, así como ha crecido 8% en el Eje cafetero y 16% en la Costa Atlántica.

En Bogotá solo las industrias de alimentos y bebidas, incluidos lácteos, marcan alguna cifra positiva en los últimos años.

En empleo, la generación de trabajo se ha desacelerado tanto que en el cuatrienio la población ocupada apenas crece 5,7% o, si acaso, supera el millón de nuevos ocupados. Mientras, la población en edad de trabajar ha aumentado el doble. La ciudad que más ha aumentado en ocupados es Barranquilla, con 132.000 o 17% de crecimiento, seguida por Cali, con 128.000 u 11%. Porcentualmente, la que más aumenta es Pereira con 18%.

El estancamiento del empleo nacional lo marcan Bogotá y Medellín, donde crece la población ocupada mínimamente con 1,4% y 2,3% respectivamente. Es más, la población desocupada crece 22% desde 2014 en ambas ciudades capitales y ellas explican conjuntamente 60% del crecimiento de desocupados de los últimos cuatro años en el país.

Le recomendamos: El pacto socioeconómico por el empleo

Estas cifras riñen con los indicadores de competitividad que geográficamente aduce el Consejo Privado de Competitividad, en donde Bogotá es campeón en este aspecto.

También riñen con las estimaciones de productividad.

En el caso industrial, estudiando las cifras de centros de producción con relación al personal asociado a la actividad manufacturera, se puede decir lo siguiente (sin cifras al cierre de 2017). Por un lado, que Medellín y Bogotá pagan menores salarios manufactureros al promedio del país, en tanto el Valle del Cauca, Santander y Atlántico pagan más y mejores sueldos. En parte obedece al crecimiento de la productividad por trabajador en el Valle y Atlántico en estos 4 años, por lo que a finales de 2016 un trabajador en el primero producía casi $178 millones al año de valor agregado y el segundo cerca de $232 millones. Esto es un contraste fuerte con los casi $125 millones de valor agregado por trabajador de Antioquia y la bajísima cifra de $98 millones en Bogotá.

Así es, asombroso pero cierto. La productividad de un trabajador manufacturero en Bogotá es igual a la de Nariño y entre 23 departamentos, la capital ocupa el puesto 20.

No se pierda: ¿Por qué menos pesimismo?

Por último, si la apuesta-país en crecimiento para sostener la relevancia económica de Bogotá es potenciar las actividades económicas de servicios y de comercio, entonces vale la pena indicar que la productividad nacional por trabajador en industria es de $160 millones, en servicios es de $61,2 millones y en comercio es de $61,3 millones. Adicionalmente, mientras la productividad manufacturera por trabajador ha crecido apenas 4,4% desde 2014, la de servicios ha crecido menos, con 2,9%.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.