Opinión

  • | 2018/06/21 00:01

    Por un debate pensional responsable

    Necesitamos un debate serio, sereno y respetuoso sobre la reforma pensional que necesita el país.

COMPARTIR

Los temas pensionales son técnicamente muy complejos, razón por la cual se recomienda a quienes opinen sobre ellos conocer muy bien la información relevante, estudiar los cambios normativos y regulatorios y estar al tanto de la literatura que se publica en el país y en el exterior. Infortunadamente, no todos los opinadores siguen estos consejos y cometen errores pronunciados. Este ha sido el caso del consultor de Colpensiones, Eduardo Lora, quien en su columna de Dinero y en la Revista de la Contraloría ha publicado dos escritos en los cuales comete grandes equivocaciones, afirma medias verdades y guarda silencio en temas sobre los que debía pronunciarse.

En las dos publicaciones Lora afirma que la rentabilidad histórica de los fondos de pensiones del régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, RAIS, ha sido de 3,8%, en promedio anual, cuando en realidad ha sido de 8,6%, si la mide por el llamado valor de unidad (NAV), y de 6,8%, si se la computa por la tasa interna de retorno (TIR). En realidad, estas rentabilidades han sido excelentes en Colombia y en cualquier parte del mundo. Es cierto también que han tendido a caer después de la crisis de Lehman Brothers, cuando los bancos centrales redujeron sus tasas de intervención a cero. Por ejemplo, la rentabilidad de los fondos en los últimos tres años ha sido de 3,7%, aunque en 2017 fue de 10,4%. Hacia el futuro, es razonable esperar tasas que, en promedio, se sitúen en 5%.

Recomendado: FMI: Colombia necesita una reforma pensional

En la Revista de la Contraloría, Lora acusa al RAIS de ser responsable de deteriorar la distribución del ingreso en contra de las generaciones actuales y en contra de las futuras. Contra las generaciones actuales, afirma que el RAIS es responsable de un aumento del IVA de 0,6%, pero no presenta ninguna prueba de ello. Y contra la supuesta carga de impuestos contra las generaciones futuras, el efecto es, en realidad, exactamente contrario al que argumenta el consultor de Colpensiones, y está explicado por la dramática caída en la deuda pensional pública, que se situaba en 260% del PIB, antes de la Ley 100 de 1993, y comenzó a caer hasta situarse en 110% del PIB, hoy en día. Gracias al RAIS, que es un régimen que por definición está en equilibrio, las generaciones futuras no tendrán que cargar con un peso tan grande de obligaciones del Estado. Lo más sorprendente de este análisis es que, además de equivocado, el consultor guarda silencio sobre los nefastos efectos redistributivos de las pensiones públicas, dentro de las cuales están las de Colpensiones, que, según cifras del Gobierno, otorga subsidios por unos $20 billones, los cuales se concentran en los estratos más altos de ingreso y deterioran el coeficiente de Gini del país. Ese es, quizá, uno de los gastos más vergonzosos del Estado colombiano, cuando existen 2,8 millones de ancianos que no reciben ni un solo peso, y hay 1,5 millones de afiliados a Colombia Mayor, quienes reciben solo $70.000 mensuales.

Pero, el afán de Lora por desprestigiar al RAIS no para allí. En su opúsculo, construye una “tasa de jubilación” consistente en estimar el número de personas que comienzan a recibir su jubilación en determinado año (el numerador), que divide por los afiliados que llegan a la edad de jubilación (el denominador). Para los últimos años, encuentra que dicho porcentaje es mayor en el régimen público que en el RAIS y, de allí, concluye que Colpensiones es mucho más eficiente que el régimen privado. Lo que Lora no cuenta es que, años atrás, la Corte Constitucional había declarado al régimen público de pensiones en “estado de cosas inconstitucional”, por su incompetencia para liquidar y desembolsar las pensiones de los colombianos. De hecho, se había acumulado un enorme acervo de personas a quienes no se les había otorgado su pensión. Cumpliendo, entonces, la orden de la Corte comenzó a disminuir el represamiento de los jubilados, razón por la cual la “tasa de jubilación” de Colpensiones fue superior a la del RAIS. En realidad, es una comparación entre peras y manzanas, porque el RAIS no ha tenido un represamiento semejante.

Desde Asofondos hemos planteado que la discusión sobre la reforma pensional debe ser entre un sistema viable y uno no viable. No puede ser entre quien administra el sistema, y menos en un enfrentamiento del sector público contra el sector privado. A Eduardo Lora, a Colpensiones y a todos los interesados en la protección de la vejez, los invitamos a plantear un debate serio, argumentado, respetuoso y con cifras firmes sobre la reforma pensional que necesita Colombia.

Puede interesarle: Asofondos pide sistema que no les haga “competir” con Colpensiones

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.