Opinión

  • | 2018/04/12 00:01

    ¿Por qué menos pesimismo?

    La economía y las empresas están viviendo el coletazo de la desaceleración, las cifras de 2018 empiezan a dar luces sobre por qué no caer en el pesimismo.

COMPARTIR

El panorama económico empezó el año mejor, con algunas luces tenues, no tan brillantes como para despejar las dudas de muchos empresarios. Hay incógnitas, pero se puede decir que con los meses los adeptos al positivismo se irán manifestando de forma creciente. Aquí la lectura de las primeras cifras de 2018 y el por qué es un buen comienzo.

En cierta forma la desconfianza aún subsiste porque la economía colombiana en 2017 no solo creció apenas 1,8%, sino porque el sector privado escasamente creció 0,6%. Desde una perspectiva sectorial, 75% de la economía creció 0,5% y el restante 25% creció 5,8%.

De allí que muchas sorpresas de inflación tan a la baja, incluyendo al equipo técnico del Banco de la República, no deberían serlo. De entrada, con excepción de Bucaramanga, las 23 principales ciudades han tenido un proceso de desinflación fuerte en el primer trimestre del año. Diecisiete de ellas tienen la inflación de los últimos 12 meses en marzo por debajo de 3% y para las familias de bajos ingresos la inflación apenas llega a 2,7%.

Le recomendamos: Las exportaciones colombianas en 2018

El aumento del salario mínimo de 5,9% ya aporta más de 280 puntos de aumento de salario real en el primer trimestre. De allí que una parte influyente para un renovado optimismo es el favorable desempeño en enero de las ventas al por menor. Además de ser el segundo mejor enero desde 2013. Alimentos, cuya inflación pasó de 6% en enero 2017 a 1,5% en enero de 2018, creció 7% y aportó 25% del resultado final en que el comercio interno creció 6,2%. Equipos de informática y de telecomunicaciones, que lleva dos años de deflación, aportó otro 27%, así como productos para el aseo del hogar que creció 7%. Vehículos cuya inflación pasó de 4,6% a -0,8% aportó 40% del resultado final tan favorable.

Entre lo más positivo está que las importaciones de enero en bienes de consumo apenas crecieron 1,8%, mientras las importaciones de bienes de capital crecieron 10,5%. El primer enero positivo en inversión productiva en tres años. En parte gracias a que se notan las menores tasas de interés. Esto se explica por casos como los bienes de capital para la fabricación de vehículos automotores, que crece 62%, para la fabricación de autopartes, que crece 27%, para producir transformadores y generadores eléctricos, 86%, y para fabricar equipos de comunicaciones, 15%, entre muchos otros.

Una de las sombras sigue siendo la industria. En enero la industria sin refinación de petróleo no creció y particularmente ello se debió al pobre desempeño en la confección de prendas de vestir, a la fabricación de maquinaria y equipo y de productos minerales no metálicos. Aún no hay un cambio de tendencia.

No se pierda: Antiapología capital

Mejoraron curiosamente las exportaciones, que en los dos primeros meses aumentaron en US$634 millones.

En el crecimiento de las exportaciones, 40% o casi US$260 millones, obedecen a carbón, pero igualmente el restante es por diversos bienes como fabricación de plásticos, elaboración de aceites, hierro y acero, flores, plátano y banano, frutas tropicales, plaguicidas, procesamiento de cárnicos, panela, abonos, metales no ferrosos, vehículos, joyas, azúcar, malta y cervezas, procesamiento de legumbres y hortalizas y químicos básicos, entre otros. Tanto en unidades como en kilos las exportaciones crecen más rápido que en valor, lo cual indica producción y no precio como el principal factor. En cuanto a exportaciones industriales lo pertinente es decir que en el comienzo de 2018 las exportaciones, sin refinación de petróleo, crecieron dos dígitos, tienen su mejor desempeño desde 2011, en especial después que desde julio de 2017 estuvieran estancadas.

Aunque empieza a verse una mayor inversión productiva, falta un camino importante en empleo. La trasmisión de menores tasas e inflación, como se indicó, empiezan a ayudar a la inversión y al consumo, pero la verdadera y sostenible recuperación dependen del ingreso. En ese sentido febrero de este año es el primer febrero desde 2008 en que hay una variación negativa de ocupados. Aunque -0,1% suena a poco, dista del promedio de crecimiento de ocupados desde 2008 de 2,4%. En similar sentido, los desocupados crecen por tercer año consecutivo en febrero, aunque el 3,1% de 2018 es menor al 4% de 2016 y al 5,1% de 2017. El desempleo simplemente no es más alto porque desde febrero de 2016 la población inactiva, que por dejar de buscar empleo o retirarse del mercado laboral deja de ser económicamente activa, ha aumentado en 765.000 personas. Sin esto, el desempleo nacional estaría cerca al 13,1%.

Lea también: Ínfulas de rico, pobres realidades

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.