Opinión

  • | 2018/12/13 00:01

    Lo que no se debate sobre la Ley de Financiamiento

    Las respuestas a las principales preguntas de la Ley de Financiamiento.

COMPARTIR

¿Por qué Ley de Financiamiento? La Ley de Financiamiento sustituye una Reforma Tributaria, evitando el trámite que esta implica pues se presenta como un complemento a la Ley de Presupuesto. La reforma tributaria no aportaría recursos sino desde 2020, ya que los nuevos tributos que dependen de la declaración de renta no se pueden aplicar retroactivamente, rigiendo solo a partir de la declaración de 2019 que se presenta en 2020.

En ese sentido la ampliación del IVA hubiera comenzado su aplicación a partir del momento de aprobación de la Ley ya que el recaudo comienza inmediatamente; por eso ‘no existió Plan B’, como lo repetía el Gobierno.

¿De dónde o cómo se bajó de $25 a $14 billones? Mayormente ajustando partidas como las del petróleo y la deuda externa que representan rubros mayores del presupuesto. El alza del crudo se reflejó en el cálculo de los impuestos, las regalías, y la participación en los dividendos de Ecopetrol; según ‘expertos’ un cambio de un dólar en su precio representa cerca de un billón de pesos en los ingresos estatales. Hoy volvió a caer el precio al mismo de antes del ajuste. Y, con el dólar por encima de $3.250, el costo del servicio de la deuda aumentará.

Le recomendamos: La verdad sobre el IVA

¿Por qué se dice que el faltante va contra los programas sociales? Igual y con mayor razón podría ir contra el gasto militar, o los beneficios a las empresas, o no repitiendo estrategias ya fracasadas en la lucha contra el narcotráfico. Es un truco sucio para motivar el continuar con un ‘modelo neoliberal’ que cumplió las predicciones negativas (mantener o incrementar la desigualdad; acabar la industria y la agricultura) y fracasó en todas las expectativas que lo justificaban (mayor crecimiento, desarrollo tecnológico, etc.).

¿Quién impulsa esa Ley? En Colombia hemos resuelto calificar de ‘grandes economistas’ a quienes aplican la ortodoxia del momento. Al respecto me parece que fue Piketty quien planteó que un individuo se puede calificar de ‘gran economista’ por los aportes que haga a esa ciencia y no por montarse en lo que está de moda. Carrasquilla representa la teoría económica del momento en su punto más simple y más extremo, cuando supone que el crecimiento económico de un país es la única función del Estado, que ello depende del aumento de la riqueza nacional sin importar en manos de quién, y por eso las propuestas de reducir la tributación al sector empresarial y cargárselo a los trabajadores y las clases más pobres (reducir el salario mínimo o gravar con el IVA la canasta familiar).

El tema de la Regla Fiscal es que por ley se limita el endeudamiento a unos topes que se prohíbe exceder. Dentro de las llamadas ‘políticas de ajuste’ del ‘Consenso de Washington’ esta sería ‘la cereza del pastel’ que impediría los desbordes inflacionarios por devaluación de la moneda. Al impedir acudir a emisiones que implican financiación con déficits presupuestales se excluye la alternativa Keynesiana de reactivar una economía mediante grandes inyecciones de recursos por parte del Estado.

No se pierda: Entre la creatividad y la mitomanía

Las alternativas de solución que se rumoran posibles serían: violar la Regla Fiscal, lo que implicaría responsabilidades para quienes tomen la decisión y pasa por reconocer el abandono en algo de la doctrina neoliberal; imponer impuestos inmediatos a los sectores más poderosos de nuestro mundo empresarial, como serían los de las cervezas, las gaseosas y las operaciones bancarias, lo que levantaría callos donde el Gobierno menos quiere; o, por último, se habla de la eventualidad de declarar el ‘Estado de Emergencia Económica’ para expedir por decreto lo que el Congreso no aprueba.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 560

PORTADA

¿Llegó la hora del fracking en Colombia?

El país debe decidir pronto. La ausencia de nuevos descubrimientos pone en problemas las prospectivas de autosuficiencia petrolera. Si le dice no al fracking, hay que buscar el reemplazo de unos US$24.000 millones en exportaciones y por lo menos $10 billones en ingresos fiscales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.