Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/10/25 00:01

    La ley de la improvisación

    La falta de reformas se subsana con una que parece ley mayor colombiana, que sería la ‘ley de la improvisación’.

COMPARTIR

Sabemos la cantidad de reformas pendientes, varias de ellas intentadas pero prácticamente todas abortadas: reforma política, reforma territorial, reforma pensional, reforma a la educación, reforma a la salud, etc.

Pareciera que la excepción fuera las reformas tributarias, que, por el contrario, pasan una tras otra con una frecuencia y una facilidad pasmosa.

Lo interesante de esto y lo que con las últimas noticias se puede destacar es que esa falta de reformas se subsana con una que parece ley mayor colombiana, que sería la ‘ley de la improvisación’.

Lo que no se sabe es cuál de las manifestaciones de esa ley es más grave. Ejemplos son la falta de una política criminal; esa necesariamente se acompaña de una falta de los complementos como sería una política carcelaria. Entonces se improvisan leyes para intentar corregir la espantosa violación a los derechos humanos que es el hacinamiento en las prisiones; al mismo tiempo se crean nuevas figuras delictivas (con la convicción de que todo se soluciona con nuevas normas) y se inventan excepciones, como que cuando la pena es menor de cierto tiempo no obliga la reclusión; o que bajo ciertas condiciones se puede tener casa por cárcel, o se habilitan nuevos sitios como recintos de seguridad para pagar las penas, etc...

Le recomendamos: El petróleo y la guerra

De la misma manera, la falta de una política agraria lleva a situaciones como la que padecen por igual casi todos los sectores. Por ejemplo los arroceros: no definir si lo que se espera es una autosuficiencia, una producción para exportación, o aprovechar para importar por los bajos precios internacionales deriva en que las decisiones de gobierno giran alrededor de cómo afecta la coyuntura al consumidor.

La diferencia con el mercado mundial (con costos bastante más bajos que los nuestros) hacen que sea el commodity con más protección arancelaria; esto permite que, cuando los precios comienzan a subir por baja en la producción se autorizan importaciones, con lo cual a la mala cosecha se adicionan los malos precios; y cuando la producción es buena el Gobierno se frota las manos porque los molineros compran barato y se presentan como quienes contribuyen a bajar la canasta familiar. Una inestabilidad permanente a costa del cultivador.

Estamos viviendo hoy que la falta de una política educativa se pretende reemplazar con medidas necesariamente insuficientes, puesto que son por definición transitorias para salir del problema del momento. Son los paros los que hacen tomar decisiones que por supuesto pueden aliviar la tensión del momento pero están muy lejos de solucionar el verdadero problema. Salir con que se adicionan $500.000 millones al presupuesto o aumentarlo a $1 billón solo confirma que lo que falta no es dinero sino una visión integral y una propuesta de solución que reemplace a esta ‘ley de la improvisación’.

No se pierda: No es Carrasquilla; ¡es el modelo!

Pero además se aplica algo como la ‘cultura de la malicia indígena’, no solo se improvisa sino se disimula o acude a vías engañosas para lograr por caminos no muy claros cubrir los obstáculos que por esas ausencias se producen.

Es hasta paradójico que incluso en el campo tributario, donde como antes se señaló se improvisa con más frecuencia a través de reformas cada par de años, se maneja el tema fiscal, ahora improvisando dentro de la misma improvisación al reemplazar –o mejor, aplazar– la inminente e inevitable reforma tributaria por una ‘ley de financiación’ con la que se logrará adelantar un año lo que de todas maneras estaba previsto que pagarán los contribuyentes.

Le recomendamos: ¿En qué manos está el manejo de la economía del país?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.