Opinión

  • | 2018/05/10 00:01

    El pacto socioeconómico por el empleo

    El big data del mercado laboral revela las falencias, tanto de la educación como de la capacitación, evidenciando la precaria productividad para mejorar salarios y el bienestar.

COMPARTIR

El panorama laboral sobre el cual deberían pronunciarse los candidatos presidenciales para explicar cuál es su propuesta de país y cómo estructurarían un pacto socioeconómico por el empleo y los ingresos laborales es preocupante.

Sin entrar a comparar cifras por departamento, los resultados del país reflejan los enormes daños de una educación obsoleta, en un mundo digital y emprendedor global, así como los problemas de la baja productividad por estrato, por sector y subsector al igual que por la inequidad de género.

En el último año la población inactiva crece en 435.315 personas. Sin los grupos de edad que deben estar estudiando, y en parte los que deberían estar retirados y pensionados; es decir, entre 20 a 64 años, la cifra apenas aumenta en 48.433 personas hasta sumar casi 5,7 millones de inactivos. Los jóvenes entre 20 y 24 años contribuyen con más de 20% de los inactivos, así como en el último año el deterioro laboral se siente más entre los colombianos con edades entre 35 y 39 años, seguido por las personas entre 55 y 59 años. Del aumento de inactivos, solo 17% son mujeres, si bien del total de inactivos las mujeres representan 83%.

Lea también: ¿Por qué menos pesimismo?

73% de las personas inactivas y productivas pertenece al estrato bajo, pero en el último año 69% del aumento de inactivos se da en el estrato medio. Los estratos altos en edad productiva solo aportan 0,6% de personas inactivas.

A su vez, casi 2,5 millones de colombianos en edad productiva siguen buscando empleo y están desocupados, creciendo 1,1% en el último año. La dinámica de desocupados es especialmente fuerte en edades entre 20 y 29 años, donde crece 5,3%. 58% de la población desocupada son mujeres y las mujeres buscando empleo aumentaron en 2017 casi en 7% mientras en los hombres descendió 6%.

73% de los desocupados en edad productiva son estrato bajo y fue el único estrato en que aumentaron los desocupados en el último año.

En el estrato bajo las personas desocupadas entre 20 y 29 años aumentaron 11%, así como las mujeres de esa edad y ese nivel socio-económico que están desocupadas crecieron 13%.

La situación de los jóvenes en estrato alto también tiene encendida la alarma. La población en edad productiva de estrato alto es 0,2% de los desocupados en Colombia. Aunque es un porcentaje muy pequeño del total de la población del país, los jóvenes de estrato alto entre 20 y 29 años desocupados aumentaron 34% en el último año. Esto se explica por un aumento de 57% de las mujeres jóvenes que siguen sin conseguir un empleo.

Le recomendamos: Las exportaciones colombianas en 2018

Como mencioné en mi columna anterior, el panorama obedece a una economía que escasamente creció 1,8% en 2017 y un sector privado aún más anémico.

Los ocupados apenas crecieron 0,1% en 2017 en parte porque disminuyeron 27,6% en los estratos altos.

Por lo anterior, y a pesar del aumento del salario mínimo de 5,9%, en enero los ingresos laborales de la población en edad productiva disminuyeron 0,4% o en casi $69.500 millones. El sueldo promedio pasó de $910.000 mensuales a $904.000 entre comienzos del año pasado y este año. Iniciando este año los hombres tienen un ingreso en promedio 15% más que las mujeres.

Esto se explica por una caída de los ingresos en los jóvenes entre 20 y 24 años de casi 9% y de los adultos entre 45 y 49 años de 8,4%.

Los ingresos laborales del estrato alto cayeron casi 20% por una fuerte caída del ingreso en la población entre 35 y 39 años. También porque el de las personas entre 60 y 64 años pasó de un promedio de $5 millones a $4 millones en 2017.

Por actividad económica hay una vasta granularidad y una extensa dispersión. Pero en general reflejan los problemas generales de toda la economía por su muy baja productividad. En el último año, el ingreso laboral promedio por ocupado en explotación de minas y canteras aumentó casi 28%, en hoteles y restaurantes 4,2%, en agricultura, ganadería, caza y silvicultura disminuyó 1%, en industria manufacturera cayó casi 8% así como en el suministro de electricidad, gas y agua casi 9%.

¿Qué proponen ante las cifras los presidenciables de corto, mediano y largo plazo?.

No se pierda: Antiapología capital

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 556

PORTADA

Los mejores CEO de los últimos 25 años de Colombia

Dinero seleccionó a 25 de los presidentes de compañías colombianos más relevantes en los últimos 25 años. Son ejemplo de liderazgo, visión y poder de transformación en las organizaciones.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.