Opinión

  • | 2019/01/24 00:00

    El factor género en la historia económica

    Es paradójico que la función del género como factor de producción no fuera tenida en cuenta en los análisis de economía política.

COMPARTIR

Valga aclarar que por ‘historia económica’ me refiero a la historia de los procesos históricos analizados desde la perspectiva de la Economía Política.

La evolución de los factores, sistemas y relaciones de producción –que es lo que se estudia en esta escuela o ciencia– ha mostrado recientemente cambios más rápidos y más profundos que nunca a lo largo de la historia.

De la época en que los únicos factores eran la tierra y el trabajo, pasando por la construcción del capitalismo con la inclusión del capital, y llegando a nuestros días en que más peso que la tierra tiene la tecnología y más que el capital vale el conocimiento, se ha omitido como factor de producción: la función del género en el aparato productivo.

Le puede interesar: La verdad sobre el IVA

En la división del trabajo de las sociedades más primitivas le competía al macho proveer para las necesidades de supervivencia de la unidad familiar y a la hembra el responder por el funcionamiento interno de esta. Esto en razón de las condiciones que la naturaleza había dado a cada género.

Hoy prácticamente ya no existe esa diferenciación ni la necesidad de ella. La mujer puede ocupar prácticamente cualquier cargo de los que antes requerían la fortaleza o la resistencia del macho porque los avances tecnológicos permiten reemplazarlos (por ejemplo para conducir una mula de 40 toneladas las ayudas electrónicas permiten sustituir la fuerza que antes se requería). Consecuente y simultáneo con ello es que en otros campos –en especial el de las habilidades profesionales que permitían competir en el mundo externo– la mujer participa o tiende a participar en iguales o mayores proporciones –y posiblemente con mayores capacidades– que el varón.

A su turno las funciones del hogar han pasado a ser compartidas por partes iguales entre ambos sexos. Los padres cambiando pañales, haciendo el mercado y metidos en la cocina son hoy lo rutinario; incluso la función de amamantar puede ser compartida con el sistema de extraer la leche materna y guardarla en los teteros para dársela al bebé en la hora que lo exige.

Le sugerimos: La ley de la improvisación

Por otro lado la otra función de la reproducción para la preservación de la especie –que ambos sexos compartían– también en la práctica ha desaparecido. En parte porque ya la ciencia ha controlado las grandes epidemias y la mortalidad infantil; en parte por los avances o en las alternativas de fertilización; y en parte porque la capacidad del planeta –y en cierta forma la capacidad económica de los nuevos núcleos familiares– hace que se dé cada vez menos trascendencia a tener descendencia, al punto que hoy casi que se manifiesta un rechazo a ello.

Como según las reglas de la evolución de las especies el ser humano adapta su fisiología al momento en el cual vive (por ejemplo, desarrolló el dedo pulgar para poder agarrar y manipular los objetos, o se ha minimizado el tamaño de las muelas cordales hasta prácticamente desaparecerlas), hoy ya no existen solo dos géneros o dos sexos sino una multiplicidad de alternativas que antes eran consideradas como rarezas (incluso como aberraciones).

Y no es por razones morales o de tolerancia que hoy se debe admitir y se está admitiendo la condición o las categorías de homosexual, o bisexual, o transexual, etc., sino porque físicamente existen y aparecen características que determinan esa naturaleza en diferentes personas.

Es paradójico que la función del género como factor de producción no fue tenida en cuenta en los análisis de economía política pero sea su desaparición lo que se está convirtiendo en uno de los efectos de mayor peso y en consecuencia de mayor motivo de estudio, tanto en el campo de las ciencias sociales como en las económicas.

Vea también: Desplazará el capitalismo chino al capitalismo americano

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.