Opinión

COMPARTIR

Colombia se aterra con los escándalos de corrupción de funcionarios de la Dian. La entidad a la que le pagamos impuestos tiene su imagen manchada. Funcionarios corruptos son capturados, su exuberante riqueza es expuesta y nada parece cambiar. ¿Por qué no somos capaces de reformar a la Dian? Sintiendo cierta responsabilidad personal por no haber logrado ese cambio, creo útil compartir con ustedes mi post-mortem.

En primer lugar, el país debería conocer que estas investigaciones que desnudan la corrupción de la Dian tienen origen en esta misma entidad. Son sus servidores públicos honestos los que arriesgan sus vidas tratando de depurarla y sanearla. Mi respeto y cariño entrañable a todos ellos que dan esa lucha. En particular porque la Dian está inmersa en una corrupción que va más allá de ella: estas redes tienen y han tenido injerencia en Aerocivil, Superintendencia de Puertos, Policía Fiscal y Aduanera, ICA, Invima, etc. Pensar que esto no es sistémico sería un gran error.

Le puede interesar: Persuasión contra la evasión

El primer eslabón que hay reformar y fortalecer es el Servicio Civil. Esta entidad, que debería ser vital, el pulmón de lo público, ya que es la que nutre de talento al Estado colombiano, nunca ha sido la prioridad de ningún mandatario. Nadie hasta el momento se ha obsesionado por atraer al mejor talento nacional al servicio público. Esta entidad la mantienen con poco presupuesto y mínimo poder. Para comenzar, los procesos de selección y promoción que deberían generarle oportunidades de ascenso a la gente, se demoran entre 6 y 10 años. Esto es una grosería. Todos los años se debería descremar lo mejor del país para que trabajen en una entidad de la importancia de la Dian.

Que los concursos los preparen universidades de media tabla y que exfuncionarios de la DIAN, de dudosa reputación, colaboren con esas universidades en la preparación de los exámenes, hacen todo esto aún más doloroso. Además, que las listas de elegibles las agoten es ridículo: ¿Si hay mil cargos y tengo mil aplicantes elegibles deben ser todos vinculados? En mi opinión, claramente ¡no! Determinar el nivel de la gente que se quiere atraer en ciertas áreas tiene que ser muy exigente, en particular el carácter, temperamento, vocación de servicio y ética son dimensiones trascendentales.

El segundo eslabón es el seguimiento de las nóminas, incluidas plantas temporales y contratistas. El control riguroso a unas buenas declaraciones juramentadas de activos, pasivos y patrimonio debería ser algo ya sistematizado y sujeto a control. Todo el país debería poder conocer lo que declaran, poseen y usufructúan los funcionarios y familia que manejan nuestros impuestos y sus conflictos de interés. Perú, El Salvador, Estados Unidos, la Unión Europea, todos tienen excelentes sistemas de control. Para mí es increíble que Colombia siga arrastrando los pies en este asunto.

Le sugerimos: Comercializar o engañar

En tercer lugar están los procesos de la Dian y su sistematización. Los sistemas de registro y control de procesos gerenciales de las entidades públicas están en papel, pero no necesariamente en la práctica: mucha forma, poco fondo. Me explico, el Muisca, el sistema y procesos que gobiernan la Dian, se hicieron sin bitácora que registrara todas las actuaciones de los usuarios. Buena parte del código no fue documentado. Cuando fui director no era claro cuánta gente tenía atribuciones para modificar el código. Las actualizaciones, o nuevas funcionalidades, no contaban con auditorías externas expertas que garantizaran que el código hacía lo que ofrecían y no representaba vulnerabilidad alguna a la seguridad del sistema como un todo.

Los procesos y sistemas son una caja negra, que ya sabemos esconde innumerables vicios sobre los que nadie aún responde. Por ejemplo, algo tan básico como que los cableados de los sistemas no están siempre entubados exponen la reserva de todos los datos de la Dian. Existen elementales aparatos que pegados a un cable pueden extraer toda la información que por ellos transcurre.

Le recomendamos: Tres verdades sobre el IVA

Finalmente, los elementos corruptos al interior de la Dian tienen cómplices en las tres ‘ías’. Cuando estuvimos cerca de avanzar con la contratación internacional de un nuevo sistema para la Aduana, los entes de Control abren investigaciones e intimidan a todo el mundo. En Colombia, el Control también se abusa para intimidar y frenar el cambio. Si el Control no se transforma, olvídense, nadie cambia la Dian.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.