Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/2/2019 7:30:00 AM

Aunque tenemos carbón para 80 años, el país realizó su primera importación

¿Cómo es posible que el país esté lleno de carbón y termine por traer del exterior este mineral? Dinero le cuenta.

Colombia es el principal productor de carbón térmico de América Latina y el responsable de 9% de este mineral en el mundo. Por eso, resulta difícil explicar que haya importado hace apenas unas semanas este material por primera vez en su historia. Una compañía cementera decidió hacerlo debido al alto precio de este insumo en el mercado local. En efecto, el precio internacional de este commodity viene bajando en el último año. En 2018 alcanzó a cotizarse por encima de los US$100 la tonelada y ahora se acerca a los US$55.

¿Cómo se explica esta exótica importación con un precio internacional a la baja y carbón local de sobra? La presidente de la Agencia Nacional de Minería (ANM), Silvana Habib, explicó algunas de las particularidades de este mercado que pudieron llevar a una situación como esta. La primera es que todo el carbón producido en La Guajira y Cesar tiene tiquete internacional. Es decir, nada se queda en Colombia para la demanda interna. “En cambio, el carbón térmico extraido en los santanderes, Boyacá, Cundinamarca, entre otros departamentos, va para el consumo interno, debido a las dificultades logísticas para exportarlo”, comenta la ANM.

Según esta misma entidad, 52% del valor de producción de una tonelada de carbón en esos departamentos del interior del país se va en flete de transporte y otro 17% en carga y descarga. Solo 30% corresponde a los costos de extracción del mineral. Esa situación eleva el precio interno de la tonelada de carbón y pone en aprietos a las industrias locales que siguen siendo grandes consumidoras de carbón térmico. Es decir, térmicas, cementeras, ladrilleras, fábricas de alimentos y bebidas y papeleras. Estas empresas y sectores deben generar energía con el calor que genera la quema de carbón. Como este mineral de la Región Caribe se exporta (cerca de 88 millones de toneladas por año) solo quedan disponibles cerca de 3 millones de toneladas que se producen en el interior.

Así las cosas, producir una tonelada en el centro del país cuesta cerca de $120.000 en boca de mina, pero si es un industrial de Mamonal o Barranquilla, la tonelada llegó este año en planta a cerca de $370.000, es decir, a unos US$115, un precio muy superior al internacional. Esto puede derivar en sobrecostos para la industria –y a la larga para la inflación– teniendo en cuenta que estas actividades tocan variables sensibles para la economía como la construcción, alimentos y la propia generación de electricidad.

En el caso de la industria cementera, el gasto en insumos como el carbón puede representar entre 60% o 65% del costo total de producción. Es un tema más que sensible. Además, la producción de carbón no solo se enfrenta con circunstancias competitivas poco favorables sino también con un proceso de transformación energética hacia productos menos contaminantes.

Silvana Habib Presidente de la ANM. El Gobierno tiene planes para aumentar la producción de carbón. Falta más infraestructura.

¿Cuál es la salida?

Hay dos aparentes soluciones a la discusión de precios. Una es mejorar la infraestructura. En Norte de Santander, por ejemplo, proyectos clave del programa vial 4G fueron postergados o están atrasados. A eso se suma las demoras en la construcción de la doble calzada en la Ruta del Sol 2 y 3 y a problemas derivados de derrumbes por el invierno. No es competitivo sacar el carbón de estos departamentos.

Una posible salida es el tren que se está rehabilitando entre La Dorada (Caldas) y Chiriguaná (Cesar), pero todavía no se sabe si se podrá mover carbón por este medio. La otra alternativa es que esta industria encuentre nuevas fuentes de energía. Argos, por ejemplo, viene desarrollando un plan para usar otros productos para calentar sus hornos, como parte de llantas (el gas que se genera termina en buena proporción atrapado en el concreto y cemento).

Pero hoy, el uso de estos insumos resultan más costosos que el mineral negro. Cemex también viene haciendo la tarea. Hasta el momento, el principal combustible alternativo utilizado por la multinacional mexicana en su principal planta productora de cemento (Planta Caracolito) es la cascarilla de arroz. Esta biomasa es abundante en la zona en la que se encuentra ubicada la planta (Meseta de Ibagué) debido a la actividad arrocera que caracteriza la región y representa actualmente alrededor de 5% de los combustibles utilizados por la mexicana.

Sin embargo vamos un paso atrás. En Cemex Costa Rica 25% de los combustibles utilizados en el proceso productivo de cemento corresponde a combustibles alternativos tales como llantas, residuos sólidos urbanos y biomasa. En Panamá, el índice de sustitución es de 12%, correspondiente principalmente al uso de aceites residuales.

Lo que viene

Los industriales parece que tendrán que seguir buscando opciones al carbón térmico, teniendo en cuenta que este mineral seguirá siendo demandado en el mundo. Según la Agencia Internacional de Energía, 38% de la electricidad que se consume en el mundo se genera a partir del carbón, mientras que para 2040 será 26%, aún implementando todas las políticas de cambio climático. Así mismo, países como China, India, Turquía y Japón vienen incrementando sus pedidos del mineral. China lo hizo en 7% entre enero y junio de 2018, comparado con igual periodo de 2017. En India, uno de los destinos predilectos del carbón colombiano sucede algo similar.

Para Juan Camilo Nariño, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), la actual coyuntura de precios y la falta de infraestructura para sacar el carbón del centro del país amerita una nueva política pública. “Es necesario abrirle mercado a un carbón que tiene un componente importante de costos internos, logísticos y de puertos”, dijo. El dirigente apuntó que la tonelada a US$40, como estuvo hace unas semanas, hace inviable la producción en varios tajos, una línea roja peligrosa. Así las cosas, la salida para evitar más importaciones de carbón es mejorar la infraestructura de transporte y logística para que ese carbón del centro del país llegue a la Costa de manera competitiva. La otra salida es innovar los procesos industriales para no depender tanto de este mineral que prefiere emigrar a otros destinos.

EDICIÓN 590

PORTADA

La pandemia volvió a Carrasquilla el hombre más importante del Gobierno

La covid-19 convirtió al ministro de Hacienda en el hombre más importante del Gobierno. Su legado, bueno o malo, pasará a la historia. ¿Cuál es el balance?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.