| 3/28/2018 12:01:00 AM

Feria del Libro de Bogotá busca llegar a 600.000 visitantes en 2018

Con el objetivo de llegar a los 600.000 asistentes, la Feria del Libro se alista para abrir sus puertas. ¿Cómo llega la industria editorial al más importante evento del sector en el año? Argentina es el invitado de honor.

Los signos que vienen de la industria editorial colombiana son contradictorios: mientras el año pasado el sector evidenció una pequeña desaceleración por cuenta de una caída en las exportaciones de libros, el inusitado interés por eventos asociados a la lectura sigue creciendo. Ello queda en evidencia por el éxito de los autores colombianos que venden grandes cantidades no solo en Colombia sino en el exterior, donde son traducidos en muchos idiomas. Además, hay un evidente boom de escritores sintonizados con las audiencias jóvenes. Y las ferias del libro en toda Colombia han logrado consolidar una gran capacidad de convocatoria. Pese a que muchos han matado al libro por cuenta de las nuevas tecnologías, todo parece indicar que goza de buena salud.

El presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González, explicó que el año pasado la Feria Internacional del Libro de Bogotá registró un récord al convocar 550.000 visitantes. La Feria se ha vuelto, como lo dice el embajador de Argentina –país invitado de honor de este año–, Marcelo Stubrin, en “uno de los acontecimientos más importantes de la cultura hispánica”. Por eso, para la versión 31 de este evento hay muchas expectativas y optimismo, pues se espera que se llegue a un nuevo récord: 600.000 visitantes, gracias a las dos jornadas adicionales de actividades culturales, académicas y comerciales que habrá este año.

La caída en exportaciones y el aún bajo índice de lectura entre la población colombiana podría servir para dar un parte de urgencia sobre la situación de esta industria en Colombia.

Ni qué decir de lo que ha pasado en Argentina, donde por cuenta de la crisis el mercado editorial ha mostrado un retroceso importante; pero ello corresponde a los problemas en general que ha afrontado la economía argentina, que cayó 2,2% durante 2016 y apenas está enfrentando la senda de recuperación.

Aun así, estas dos industrias editoriales –que son las protagonistas en la edición de este año– son de mostrar en la región: Argentina, por su tradición y franco proceso de recuperación, y Colombia, por la tendencia que viene mostrando en materia de interés lector, especialmente entre sus audiencias juveniles.

Las cifras

Según González, de la Cámara del Libro, el año pasado el país comercializó alrededor de 37 millones de libros, de los cuales casi 90% fue vendido en el mercado local. La mayor participación del mercado se la llevan los textos didácticos y escolares, que siguen siendo 39% del mercado, a lo que se le suman los 32 puntos de participación de mercado que tienen los textos de interés general. El resto de la torta corresponde a los impresos universitarios, con 21% y los religiosos, especialmente biblias, con 8%.

La gran pregunta que queda en el aire es qué está pasando con los niveles de lecturabilidad en Colombia. González explica que, si bien las cifras son disímiles, dependiente del estudio que las haya recolectado, es claro que el nivel sigue siendo bajo, aunque la tendencia ha sido creciente. De acuerdo con la más reciente Encuesta de Consumo Cultural del Dane, los colombianos que leen lo hacen a un ritmo de 4,3 libros cada año. Eso muestra una tendencia creciente y lo más positivo es que está impulsada por las nuevas generaciones. Según el presidente Juan Manuel Santos, durante su discurso de instalación de la actual legislatura en julio del año pasado, el país ha logrado que sus niños lean más, pues en ese segmento de la población el nivel de lectura pasó de 1,9 a 3,2 libros al año.

Foto: Enrique González, presidente de la Cámara Colombiana del Libro y Marcelo Strudin, embajador de Argentina en Colombia.

Uno de los fenómenos que destaca González es que las editoriales han hecho un esfuerzo enorme por llevar a la canasta familiar los textos.

“Actualmente, por ejemplo, 12% de los textos de interés general se venden a través de las cajas de las grandes superficies”, comenta. Eso pone en evidencia un cambio radical en el consumo de los colombianos que, cuando van a hacer mercado, ya incluyen en sus compras un libro. Por eso uno de los objetivos en la Feria de este año es contribuir a multiplicar el número de actores de la industria: la Feria va a abrir un espacio para los emprendedores libreros y editores; es decir, empresarios comprometidos con autores emergentes.

“Con ‘Filbo Emprende’ estamos buscando nuevas fórmulas para contagiar a la gente. Actualmente hay una alta concentración en las editoriales grandes –que cada vez son más grandes y eso es muy bueno–. Pero queremos incentivar que aparezcan nuevos actores”, dice González.

Por su parte, el embajador de Argentina en Colombia, Marcelo Stubrin, señala que su país sigue siendo una potencia editorial en la región y esa será la oferta que traerá a esta Feria del Libro. En Argentina se venden al año 80 millones de ejemplares y los editores locales producen 30.000 títulos por año, lo que muestra el vigor de la producción local.

Que este año se espera romper todos los récords del evento queda en evidencia con el hecho de que además de los 23 pabellones que tradicionalmente están disponibles para la Feria, se ha adecuado un espacio adicional en el nuevo edificio de Ágora, donde se desarrollará un “borde activo”, explica Andrés González, jefe de proyectos de Corferias. Se trata de una zona donde se realizarán actividades de contacto entre agentes literarios, autores y editoriales.

Sin lugar a dudas, la Feria del Libro es uno de los eventos culturales no solo del país sino de la región. Colombia debe seguir fortaleciendo esta clase de industria, porque su crecimiento y desarrollo muestran con claridad que el país avanza por mejor camino; esa es una historia con final feliz.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación