Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/2/2019 12:01:00 AM

Cotecmar se mete en los negocios eólicos y de barcos civiles

El principal astillero de Colombia planea fabricar nuevas fragatas, turbinas eólicas y hasta barcos civiles.

Cotecmar, el astillero creado por la Armada Nacional junto con 3 universidades en el año 2000, tiene definida su hoja de ruta para los próximos años.

Entre sus planes tiene definir un joint venture con un operador europeo o asiático que permita en los próximos años elevar el nivel de sofisticación tecnológica de las embarcaciones que hoy diseña y fabrica en el astillero de Mamonal, Cartagena.

Cotecmar ha fabricado y exportado embarcaciones militares de pequeño y mediano tamaño a Brasil y Honduras. Y tiene opciones de más ventas a otros países.

Foto: Cotecmar opera un astillero en Mamonal, Cartagena.

Sin embargo, daría el gran salto con el Programa de Plataforma Estratégica de Superficie. Con esta iniciativa el gobierno renovará sus 4 fragatas ‘ochenteras’ por 8 embarcaciones de última generación. Esto le permitiría al país incrementar la seguridad de sus costas y el ejercicio de su soberanía. Pero también le dejaría el know how suficiente para emprender construcciones más desafiantes y negocios más lucrativos.

Le puede interesar: Europeos se pelean megacontrato para nuevas corbetas

El contralmirante Oscar D. Tascón, presidente de Cotecmar, le contó a Dinero parte de esos planes de la compañía para convertirse en un jugador regional importante en el competido pero lucrativo negocio de la fabricación de barcos.

“En la actualidad, Cotecmar es capaz de diseñar, construir y mantener buques anfibios y patrulleros fluviales y marítimos, entre otros. El desafío para diseñar y construir las nuevas fragatas es reducir la brecha de conocimiento que todavía existe a la hora de integrar los diferentes tipos de armas y sensores que incorpora cada una de estas embarcaciones”, explicó Tascón.

Ahí entraría el socio estratégico internacional que pueda aportar conocimiento en la integración de armas y equipos sofisticados a la estructura de los barcos.

Las 4 fragatas alemanas en operación tienen una vida útil que concluye en unos 5 años. Les sucede algo parecido a los aviones por un efecto de fatiga de metal.

En otras palabras, hay que cambiar los buques viejos para evitar riesgos por el desgaste natural de los materiales.

Sin embargo, las 8 nuevas fragatas tienen un costo aproximado de US$5.000 millones. Como se trata de una inversión casi tan grande como la primera línea del metro de Bogotá, el Gobierno busca sacarle el mayor provecho, creando una nueva industria naval en el país.

Según Camilo Fernández de Soto, gerente del Colombia Productiva (antes PTP), entre las metas del plan de negocios de todo el sector naval en Colombia está pasar de 10.000 a 20.000 empleos directos e indirectos en los próximos 10 años. “Y alcanzar una facturación de US$1.500 millones a 2027, con unas exportaciones de US$500 millones”, dice.

Le sugerimos: ¿Cómo va la navegabilidad del río Magdalena?

Cotecmar protagoniza este ambicioso plan. El astillero no solo tiene entre sus objetivos llegar a buen puerto con el cambio de las fragatas. También tiene el radar puesto en los negocios civiles y hasta en la energía eólica. “La idea es que Cotecmar esté en capacidad de fabricar toda la estructura de la turbina eólica, incluyendo la carcasa y las aspas”, dijo.

Foto: El Gobierno busca crear un clúster naval en el país.

Del mismo modo, ya están trabajando en ampliar la oferta de embarcaciones de uso civil a partir de barcos militares.

Cotecmar ya construyó un remolcador fluvial, así como barcazas para transportar carga por el río Magdalena. Busca aumentar esa apuesta con botes ambulancia, de bomberos y rescate y hasta buques hospital.

Por mejorar

Los planes de Cotecmar y otros astilleros del país requieren mejorar la cadena de suministros y proveedores de materiales. Las embarcaciones de este astillero tienen entre 40% y 70% de industria nacional, incluyendo la mano de obra. “Por ejemplo, en Colombia no producen planchas de acero, materia prima para el ensamblaje de los barcos, es necesario importarlos de España, Ucrania, Polonia, Japón o Estados Unidos”, dijo Tascón. La tecnología de corte con plasma y soldadura está a la altura de otros astilleros del mundo. Pero hay que importar los motores, equipos electrónicos, radares y demás sistemas.

Pero Colombia sí es muy fuerte en el diseño de los barcos. Mientras países como Perú y Chile compran licencias de diseños para construirlos en sus astilleros, Colombia ha apostado por realizarlos a la medida de sus necesidades, lo que le ha permitido generar una ventaja competitiva. Además, el país tiene el conocimiento derivado del conflicto armado. En otras palabras, los productos militares han sido probados en combate.

Foto: La oferta de materiales e insumos en Colombia es insuficiente.

Para Juan Manuel Lesmes, presidente de la Cámara Fedemetal de la Andi, que apoya esta industria, hay muchas oportunidades: "Se puede aprovechar el TLC con Estados Unidos, el cual permite reparar sus barcos en astilleros colombianos (Acta Jones)".

Lesmes cuenta que Colombia no cuenta con siderúrgicas de aceros planos que provean acero naval. Sin embargo, sí tiene compañías que fabrican laminado en frío y productos derivados. "Igualmente está la industria metalmecánica, que ya se está encadenando con la astillera para proveer componentes, partes y piezas. El reto es contar con certificaciones no solo de las empresas, sino de cada uno de los productos generados por casas internacionales reconocidas a nivel mundial", dijo.

Lea también: El "colombian dron": la fábrica de drones nacional

El millonario acuerdo de gobierno a gobierno para renovar las fragatas de la Armada parece algo anclado en los escritorios de la Casa de Nariño. Con este o sin él resulta necesario impulsar una industria que no solo genera jugosas utilidades sino que garantiza la soberanía del país y sus mares.

Ojalá encuentre buen viento y buena mar.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.