| 8/2/2018 12:01:00 AM

Financiación: la real traba de la marihuana medicinal

Mientras en Canadá la marihuana medicinal tiene varias alternativas para conseguir recursos, en Colombia aún es tabú apalancarla. ¿Por qué?

El cannabis medicinal ha tomado fuerte relevancia en Colombia y prueba de ello son las nuevas empresas que están surgiendo para sacarle jugo a este naciente mercado.

La marihuana medicinal quiere dejar atrás los estigmas y las etiquetas sobre su uso, pero para crecer como industria requiere financiación, lo que se convierte en traba en un país donde los emprendimientos o las empresas que están en nuevos sectores tienen dificultades para conseguir respaldo de la banca comercial, en especial, si se trata de firmas agroindustriales.

Rodrigo Arcila Gómez, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Industrias del Cannabis (Asocolcanna), explica que están trabajando con el sector privado para que los acompañe en su desarrollo y además entiendan que tiene una completa legislación y sistemas de control para su transparente funcionamiento.

"Esta es una industria completamente segura", insiste Arcila Gómez.

Le puede interesar: La revolución de la marihuana

Bibiana Rojas, gerente general de Spectrum Cannabis Colombia, opina que lograr el aval del sistema financiero es un reto no solo en Colombia, sino en el mundo, porque es una manufactura muy nueva que está llena de desconocimiento y estigmas, lo que termina llenando de miedo al sector financiero, que por lo general es muy conservador.

Las compañías que trabajan en este agronegocio consideran que para obtener el visto bueno de otros sectores económicos es clave el respaldo del Gobierno. Piden una regulación más exigente, que garantice la calidad de los productos, lo que a su vez les generará confianza a los consumidores finales.

¿Y los bancos?

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria) responde que en términos generales, las entidades cuentan con líneas de crédito diferenciales de acuerdo con el perfil de sus clientes potenciales y vinculados. Sin embargo, el gremio de los banqueros desconoce si existe una línea especial para las empresas dedicadas a este negocio.

"Las entidades financieras otorgan productos o servicios a clientes relacionados con cualquier sector de la economía, siempre y cuando cumplan con las políticas o requisitos de crédito de cada entidad financiera, las cuales responden al apetito de riesgo y al nicho de mercado, así como como al Sistema de Administración de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo (Sarlaft)", apunta Asobancaria.

Respecto a las inconformidades de la industria por temas de financiación, el gremio asegura que debido a que los cultivos, producción y comercialización del cannabis con fines medicinales y científicos son recientes en el país, es natural que a los bancos se les generen algunas inquietudes como: ¿cuántas empresas tienen licencia para la producción, comercialización y exportación de marihuana para uso médico y/o científico?, ¿estas licencias son excluyentes o complementarias?, ¿estas empresas y el gremio cuentan con un protocolo de gestión del riesgo de Sarlaft? ¿En qué jurisdicciones están los cultivos de marihuana aptos para este negocio?

Al no ser clara aún la respuesta a esas preguntas, la Asobancaria reitera sus preocupaciones al respecto. Por ejemplo, le afana que se materialicen bloqueos de transferencia internacionales, dado que muchos bancos locales son corresponsales de entidades financieras internacionales, en cuyas jurisdicciones la actividad de producción, distribución y comercialización de marihuana con uso medicinal no es legal, como sí ocurre en Colombia. Eso podría afectar los cupos de la banca local en dichas entidades corresponsales.

Recomendamos: El furor por el mercado del cannabis medicinal en el país

Otro temor está en la posible materialización del riesgo del lavado de activos y financiación del terrorismo. También, la eventual suplantación de licencias para fabricación de cannabis para uso medicinal. Además de la existencia de cultivos ilícitos de marihuana, entre otras.

La propuesta del gremio es que, para que las entidades financieras puedan prestarles dinero, es necesario que se cumpla con la regulación vigente y con las políticas de cada banco.

Para Asocolcanna y Asobancaria resulta importante que las inquietudes antes mencionadas sean solventadas, para lo cual las dos asociaciones han generado espacios de intercambio de información.

Lograr el apalancamiento de esta industria naciente no es imposible y la prueba está en Canadá (ver recuadro). Las firmas canadienses de cannabis, varias de ellas con operación en Colombia, han encontrado en el mercado de capitales, la mejor forma de financiarse. La mayoría inicia en la Toronto Stock Exchange, pero ya hay varias firmas listadas en Wall Street e, incluso, por el gran potencial de este negocio, algunas empresas registran hoy una capitalización bursátil muy superior a sus ingresos.

Entre ellas se destacan Canopy Growth, que en bolsa vale US$6.500 millones, al igual que Canadian LP, que vale US$1.300 millones, pese a que cada una no factura más de US$100 millones.

En Colombia, el mercado de capitales no es tan dinámico, así que la opción por ahora son los bancos. El tema es que solo en un año se podrá conocer la salud financiera y productiva de las empresas colombianas de marihuana medicinal para determinar qué tan exitoso es su negocio y si la banca local les dará su respaldo.

Canadá, una apuesta al futuro

Aras Azadian, presidente de Avicanna (multinacional dedicada a la producción de cannabis medicinal con sede en Toronto), señaló que han tenido éxito en la financiación, pues todo lo han hecho a través de Canadá. Según él, la mayoría de los avales crediticios para estas empresas se otorgan en el país norteamericano. "Creo que más de 80% de la financiación para estos proyectos, que se llevan a cabo en todo el mundo, pasa por Toronto". Azadian recomendó a las empresas que buscan financiación solicitarla inicialmente en Canadá y, luego, en el largo plazo, en su país de origen. "Cuando vean que estas empresas sí generan ganancias, será el momento en el que recibiremos más apoyo", dijo. Para Azadian, aún en Colombia no han reconocido la practicidad de la industria y sus beneficios, porque todavía no ven un crecimiento monetario del negocio, como ha sucedido en Canadá. No obstante, agregó que es un episodio transitorio mientras el sector toma fuerza y posterior estabilidad.

Le puede interesar: Las apuestas detrás del cannabimedicinal

EDICIÓN 560

PORTADA

¿Llegó la hora del fracking en Colombia?

El país debe decidir pronto. La ausencia de nuevos descubrimientos pone en problemas las prospectivas de autosuficiencia petrolera. Si le dice no al fracking, hay que buscar el reemplazo de unos US$24.000 millones en exportaciones y por lo menos $10 billones en ingresos fiscales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.