| 3/15/2018 12:01:00 AM

La mala racha de la industria cementera en Colombia

La industria cementera pasa por un momento difícil. Hay exceso de capacidad instalada y los negocios grandes como 4G y vivienda no despegan. En contraste, afloran las cementeras regionales.

No son buenos días para la industria cementera del país. Este importante sector no solo se ha visto perjudicado por las demoras en la ejecución del programa vial 4G y por el bajonazo en la actividad de vivienda; otros factores, como una excesiva capacidad instalada, el incremento del IVA en 2017 de 16 a 19% y la temporada electoral de este año han puesto en aprietos a más de una compañía.

La cifras interanuales son contundentes. Según el presidente de Asocreto, Manuel Lascarro, el año pasado se vendieron 12,3 millones de toneladas de cemento, lo que representó una caída de 1,5% frente a los datos de 2016. El problema es que tanto Gobierno como empresarios creyeron que el año pasado iba a ser el del gran repunte.

En cuanto a concreto, la cifra también fue negativa en 2017, pues se presentó un descenso en las ventas de 10,6%, con un total de 6,9 millones de metros cúbicos. Nada que ver con 2015, cuando se había roto un récord de producción de 8,5 millones de metros cúbicos.

De hecho, 2018 tampoco tiene un buen arranque, pues según cifras del Dane la producción de cemento gris aumentó en enero 0,9%, mientras que los despachos cayeron 0,5%.

“2017 fue un año de grandes adversidades para la empresa y la industria; completamos dos años con bajadas y dificultades. Para este año somos cautelosos con nuestras previsiones y anticipamos que en los dos primeros trimestres habrá caídas en las bases comparativas por el impacto que tendrá el proceso electoral en las decisiones de compra e inversión. Para el segundo semestre habrá un mejor comportamiento, pero difícilmente se podrá crecer”, dijo a Dinero el presidente de Cemex Colombia, Ricardo Naya.

Una parte de la culpa de esta situación se le puede echar a la demora en los cierres financieros de algunos proyectos viales 4G. Es claro que no todos los proyectos marchan bien y que eso ha frenado los pedidos de cemento y concreto a las compañías productoras. Pero no solo son los cierres financieros, pues persisten problemas para conseguir los permisos ambientales.

Lea también: Cementos Argos rechaza posibles sanciones de la SIC por cartel del cemento

En construcción de vivienda, otro de los sectores que mueve el negocio cementero, tampoco hubo números favorables. El área aprobada en el país cayó 6,3% entre 2016 y 2017.

Pero estos no son los únicos líos del sector. Empresas e inversionistas iniciaron en 2015 y 2016 millonarias inversiones para ampliación y construcción de nuevas plantas de producción. Basta con recordar dos grandes proyectos: nueva planta de Cemex en Maceo Antioquia, por US$420 millones, y una nueva planta de Corona y la española Molins en el municipio de Sonsón (Antioquia), por US$238 millones, la cual estaría lista en 2019.

“Aunque la demanda de cemento está sobre los 12,5 millones millones de toneladas por año, la capacidad instalada del sector terminará este año, con 20 millones de toneladas”, dijo Naya.

El directivo afirmó que a mediano plazo se puede presentar una absorción de esa sobreoferta de capacidad instalada una vez la economía mejore sus indicadores en los próximos años.

“Hay necesidades grandes de infraestructura y vivienda, así que prevemos crecimientos en nuestra industria entre 3,5% y 5%”, anticipó Naya.

Por su parte, el presidente de Cementos Argos, Juan Esteban Calle, también fue optimista frente a lo que puede venir para el sector, aunque también reconoció que el año pasado no fue el mejor: “Fue retador”, apuntó.

Con respecto a lo que pueda pasar este año, Argos prevé un crecimiento leve al final del ejercicio, “debido a los despachos que se pueden dar en el programa 4G y las tasas de interés bajas para el sector vivienda”. dijo Calle.

Y, aunque el programa vial 4G enfrenta problemas, Argos prevé que sus despachos para estos contratos pasen de 85.000 toneladas en 2017 a 200.000 o 300.000 toneladas de cemento este año.

Cementeras regionales

A pesar de las dificultades registradas en los dos últimos años para la venta de cemento, factores como la puesta en marcha de nuevos empresas (competencia), la disminución de las importaciones y la recuperación del precio interno hacen pensar que la industria tiene un futuro promisorio. En el caso de los nuevos jugadores es necesario hablar de empresarios como Juan Manuel Ruiseco (Ultracem); Gustavo Rodríguez (Cementos de Oriente) y Juan Carlos Quintero (Cemento Vallenato), entre otros, fundadores de cementeras que han venido creciendo en varias regiones del país.

Juan Carlos Quintero es un empresario vallenato que, tras el choque que representó el cierre de la industria algodonera en el Cesar, decidió, junto con un grupo de socios de la región, fundar una fábrica de cemento. Hoy Cemento Vallenato es un referente en la región, a pesar de que apenas inició operaciones en 2016.

“Hace unos años el único competidor de los tres grandes operadores era Andino. Hoy tenemos un mapa en donde están unos 12 jugadores regionales, creo que estamos evolucionando hacia mercado con competencia perfecta”, dijo el empresario a Dinero.

Puede interesarle: Estos son los impedidos en el caso del cartel del cemento

Pero ese florecimiento de nuevos jugadores se podría afectar si no se mejoran asuntos como el cupo de importación de clinker, el commodity o insumo más importante en esta industria.

De ahí la preocupación de los pequeños operadores. “El año pasado vendimos todo pero tuvimos pérdidas. Esto debido a los bajos precios y al pobre crecimiento económico del país”, dijo Quintero, quien sostuvo que en su planta de La Paz se invirtieron unos US$40 millones.

Otro factor que está afectando a los pequeños productores es la demora en la expedición de un beneficio para importar clinker sin arancel de 5%. “La firma de esta norma está pendiente desde hace 6 o 7 meses”, dijo Quintero.

Al respecto, otro de los empresarios que está ganando un espacio, Gustavo Rodríguez, dijo que “queda la sensación de la falta de consistencia entre el Gobierno y la SIC, pues mientras la Superintendencia multa a algunas empresas del sector, el Gobierno sube aranceles a la importación de materias primas para los nuevos competidores nacionales”, dijo Rodríguez, quien lidera dos plantas que suman una capacidad instalada de 700.000 toneladas por año: Sabanalarga (Atlántico) y Sogamoso (Boyacá).

Con respecto a las expectativas para este año, el empresario cementero dijo que en la Region Andina espera una recuperación firme, mientras que en la Region Caribe la apuesta es atender nichos de exportación y oportunidades en la zona.

Destrabar 4G, impulsar la construcción de vivienda y mejorar la competitividad de los jugadores locales le daría un nuevo aire a este sector clave de la economía.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación