| 8/30/2018 12:01:00 AM

Mckinsey le tiene fe a Colombia

El líder global de una de las más grandes empresas de consultoría cree que el país va a ser “una luz brillante” en la región. ¿En qué radica el optimismo de este alto ejecutivo sobre Colombia? Entrevista.

Kevin Sneader es hoy el hombre fuerte de McKinsey, la más importante compañía de consultoría empresarial del mundo, que, según la revista Forbes, dejó ingresos por US$8.800 millones el año pasado y cuenta con 14.000 empleados en todo el planeta.

Sneader estuvo en Colombia como uno de los invitados especiales a la Asamblea de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi). En entrevista exclusiva con Dinero, el alto ejecutivo habló de por qué considera que Colombia se puede convertir en una verdadera “luz brillante” de Latinoamérica. Estas son sus opiniones:

Lea también: Empresarios piden hacer un pacto por el crecimiento económico

¿Cuáles son los desafíos que enfrentan hoy los empresarios?

El contexto general está cada vez más complicado, por varios factores. Uno, la geopolítica está cambiando dramáticamente. Al mismo tiempo, la revolución digital ha creado enormes disrupciones para los negocios. Todo esto significa que la gente necesita ayuda para abrirse camino frente a las oportunidades y desafíos que se le presentan.

¿Cuáles requerimientos presentan las empresas?

Han sido requerimientos en los aspectos tradicionales como estrategia de la organización. Pero también en áreas como digital e implementación, en las que históricamente no hemos sido particularmente activos.

Lea también:¿Cómo generar estrategias de innovación empresarial?

¿Y los desafíos más grandes hoy para la consultoría?

Todo ha cambiado en muchos sentidos. Por ejemplo, la gente que trabaja con McKinsey. Hubo una época en la que teníamos muchos MBA, por ejemplo. Hoy ellos son menos de la mitad de la gente que contratamos. Ahora vienen a nosotros personas con experiencias en ingeniería e industrias creativas y artísticas. Tenemos un par de firmas de diseño que usamos para ayudar a resolver problemas aplicando principios de diseño, cuando nuestros clientes enfrentan grandes dificultades. Eso ha cambiado.

¿Qué más ha cambiado?

Nuestros clientes, quienes están enfrentando grandes disrupciones en sus negocios. Eso ha llevado a que cambien sus preguntas. Antes solo se interesaban por la estrategia pensando en el futuro. Ninguno de ellos decía “estamos enfrentando un desafío o una oportunidad, ayúdenos a implementarla rápidamente”. Cada vez estamos más involucrados no solo en plantear una idea, sino en llevarla a la realidad.

¿Y la forma en que lo hacen?

Ese es el tercer asunto que está cambiando: la manera en que resolvemos los problemas. En el pasado nosotros empleábamos un gran potencial intelectual: la idea de un grupo de gente inteligente resolviendo problemas desde su escritorio, con la ayuda de una amplia gama de técnicas. Sí, seguimos haciendo eso. Pero mucho de lo que hoy hacemos es juntar gente con diferentes experiencias y perspectivas, ponerlos al lado de nuestros clientes y pensar ideas creativas para ser probadas con el fin de saber si funcionan. Lograr eso requiere un proceso de “probar para aprender”. Otra cosa que hacemos mucho es recopilar grandes cantidades de datos. Los usamos y aplicamos técnicas muy sofisticadas de analítica para encontrarle sentido a la información. Cada vez más estamos encontrando respuestas a los problemas de esa manera.

¿Hoy es más fácil o más difícil tomar decisiones para los negocios?

Muchos hombres de negocios están hoy desbordados por la cantidad de información que existe. Se podría pensar que eso hace más difícil tomar decisiones. Pero yo pienso que toda esa información ofrece un set maravilloso de ideas sobre lo que se podría hacer y cómo moverse rápido. Aquí es donde nosotros llegamos para ayudar a las personas a organizarse y a moverse. Creo que ahora los negocios se refieren menos a tomar una idea y esperar que funcione; se refieren más a manejar un portafolio de ideas y seleccionar la que tiene mayor potencial, mientras adquieres más información.

Lea también: Los secretos para atraer clientes leales, según el gurú Shep Hyken

Pero eso también tiene muchas desventajas...

Sí, el ritmo de avance es muy rápido y si no te actualizas quedas atrás. En todas las industrias estamos enfrentando desafíos reales que son destructivos.

Los nacionalismos se están reviviendo en muchas partes. ¿Qué opina de estos temas?

Nosotros desarrollamos un estudio en 2016 que se llamó: ¿Más pobres que sus padres? La principal conclusión es que 67% de los encuestados, que pertenecían a 20 países desarrollados, señalaron que sus ingresos permanecieron o bajaron frente a lo que tenían en el período entre 1995 y 2005. ¿Qué significa esto? Que la gente ya no cree más que el futuro será mejor que hoy. Y si eso es así, tu actitud frente a la gente empieza a cambiar y empiezas a sentirte mal y a buscar personas a las que culpar. ¿Cuál es la solución? Cuando hablo de las oportunidades que el mundo digital ofrece, tenemos que garantizar que tales oportunidades lleguen a todos.

Lea también: Gobierno crea una ‘fábrica’ de software y aplicaciones para entidades

Usted está radicado en Asia. ¿Cuáles son las lecciones que debe aprender Latinoamérica de ellos?

Miremos el caso de China. Ellos han aprendido que construir lo que podríamos llamar “vieja infraestructura” no es más el camino hacia el éxito. Por eso ellos están concentrados en construir lo que he llamado la “nueva infraestructura”. Parte de esto, sí, es infraestructura física: puentes, carreteras. Pero mucho es educación: asegurar que las personas estén formadas en las habilidades que son relevantes hoy.

Pero es necesario llevar infraestructura también...

Sí, eso es lo segundo. Ellos los están haciendo bien. China perdió la batalla por la tecnología 4G, pero ahora mismo está haciendo todo lo necesario para la batalla de la 5G. Lo tercero que ellos están haciendo bien es aprovechar estas disrupciones: allá no hay mucha gente atormentada sobre si una industria debe volverse online o no. Tomaron la decisión de volverse una nación online; con 1.300 millones de habitantes, el mayor desafío para lograr esa meta es la última milla, porque sale muy costosa. Así que dijeron, “vamos a construir infraestructura digital para ponerla a disposición de la gente y que ellos la extiendan para la última milla”. Lo otro que los chinos han hecho bien es advertir que buena parte de la revolución digital se da “detrás de escena”, en el ‘business to business’: la tecnología te permite hacer seguimiento a los productos en la cadena de abastecimiento y entregárselo al consumidor más rápido y de una manera más exacta, y muchas inversiones han sido en este frente.

Lea también: Claves para que no lo ‘deje el tren‘ de la transformación digital


¿Cuál perspectiva ve para Colombia? ¿Por qué está usted aquí en el país?

Porque estoy realmente interesado en su país y en el contexto general de Latinoamérica. El mundo está mirando a esta región. Analizan a México y ven el resultado de las elecciones y se preguntan qué van a hacer allí. La gente mira Brasil y se pregunta qué camino va a tomar ahora en las elecciones y eso qué va a representar para las empresas. De Venezuela se ha dicho mucho y no necesito agregar nada. Luego está Colombia, la percepción es que ustedes decidieron elegir un gobierno que parece apoyar la iniciativa empresarial y el desarrollo económico. Este es un país destacado en términos económicos, que ha tenido tiempos de incertidumbre pero que ha escogido crecer.

Pero podríamos crecer más...

Sí. Es claro que se pueden lograr mejores tasas de crecimiento. Pero yo quiero saber cuál va a ser el camino de desarrollo que va a tomar este país, que tiene la perspectiva de convertirse en una luz brillante en Latinoamérica que avance por un camino de creación de puestos y empleos, que es el principal asunto para muchos países de la región. Tal vez todas las otras naciones puedan tomar el ejemplo de lo que se hace aquí en materia de emprendimiento y hacer algo con eso, con ello se podría cambiar algo en materia de inequidad, que es el gran asunto de Latinoamérica.

¿Cuáles pueden ser los motores de desarrollo de Colombia?

Primero, infraestructura digital que les permita ser competitivos. Segundo, las empresas necesitan revisar la manera como hacen las cosas, la forma como trabajan para lograr ser competitivos no solo en el mercado de Colombia, sino en el mercado de exportación. El tercer tema es educación, para crear una fuerza laboral que reaccione en los sectores que están siendo amenazados.

Lea también: Alianza del Pacífico firmó acuerdo de reconocimiento mutuo

¿Qué está pensando sobre las diversas disrupciones que hoy son una amenaza para muchos empleos?

Creemos que la economía digital va a crear más trabajos que los que se pierden por ella; eso al menos es posible. Lo que se requiere es crear una fuerza laboral apta para los nuevos empleos que se van a crear.

¿Por qué?

Las revoluciones industriales causan una mayor disrupción en el corto plazo. Cuando la Gran Bretaña, donde nací, se convirtió en la pionera de la revolución industrial se perdieron muchos empleos, porque se empezaron a usar máquinas en muchas tareas. Pero, a su vez, en términos netos todos esos factores crearon enormes cantidades de trabajos y eso puede pasar ahora con la economía digital.

¿Cómo ocurrirá?

Vamos a necesitar mucha más gente en las industrias de servicios; vamos a necesitar más personas que sean capaces de adoptar la tecnología y aplicarla. La educación evolucionará cuando la gente pueda enseñar sobre la economía digital y las habilidades y herramientas que se necesitan. Hay un ‘pero’ a todo esto: eso no será así en todos los países, algunos decidirán permanecer en la vieja industria. Ellos perderán competitividad y en la medida en que las industrias de servicios avancen, van a perder más empleos.

¿Cuál será entonces el balance final de estas disrupciones?

Debemos ser optimistas acerca de los resultados de la revolución digital que ahora mismo está ocurriendo y verla como una opción para crear oportunidades. Pero los ejes sobre los cuales debe ocurrir ello son: primero, la educación; segundo, líderes empresariales que abracen la tecnología y, tercero, gobiernos que creen un ambiente de desarrollo con infraestructura adecuada.

Lea también: "La tasa de mortalidad de emprendimientos en el país es muy alta": presidente de Fedesoft

En materia de género: ¿Qué está pasando con las mujeres en el mundo de los negocios?

En medio de una fase de estrechez económica, probablemente la más grande oportunidad de crecimiento que Colombia y otros países de Latinoamérica tienen es incorporar mujeres a la fuerza laboral. Podemos mirar el tema desde muchos ángulos: social o político. Pero si solo lo miras desde una perspectiva económica es muy importante encontrar la forma en que más mujeres estén en la fuerza económica en las mismas condiciones de los hombres; eso no está pasando con la rapidez necesaria. Hay muchos aspectos que solucionar: por ejemplo, por qué las mujeres no vuelven a sus empleos luego de haber tenido un parto. Se necesita apoyo para que mantengan sus cargos o crear empleos de medio tiempo. El otro tema es el liderazgo de las mujeres en el mundo de los negocios y abrirles oportunidades allí. En McKinsey nos hemos asegurado de llevar mujeres a roles de liderazgo principales. Hoy contamos con cinco de ellas en nuestro consejo de socios principales. Y son ahora modelos para otras mujeres. Este no es un asunto simplemente meritocrático, porque todas ellas son profesionales excepcionales. El asunto es lograr que las oportunidades sean efectivas para todos por igual, porque hay demasiados estereotipos sobre lo que las mujeres pueden hacer. Por ejemplo, eso ha cambiado hoy, hay muchas mujeres en actividades de ingeniería. Mi esposa es ingeniera automotriz y cuando se graduó de la universidad era una de las pocas en esa carrera. Eso ha cambiado.

Lea también: "Métanse en proyectos más grandes que ustedes": Catalina Escobar

Otro tema importante es el de la sostenibilidad. ¿Cómo lograr ciudades más sostenibles?

La urbanización es una gran oportunidad, así como un gran desafío para el mundo. La realidad es que una persona es 50% más productiva en una ciudad que en el campo. Eso significa oportunidades realmente de trabajo y de mejorar sus condiciones de empleo y de perspectiva económicas para millones de personas. El efecto secundario de esto queda en evidencia en ciudades como Bogotá, Nueva York, Tokio o Shanghái: se están creando enormes presiones sobre la infraestructura y el planeta. Por eso muchas ciudades están intentando crear una atmósfera, literalmente una ‘atmósfera’, donde se pueda vivir y respirar. Es necesario abordar dos grandes temas: el transporte público, por ejemplo, ustedes aquí en Bogotá no tienen un metro. Y, segundo, la disposición de los empaques plásticos.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.