| 5/24/2018 12:01:00 AM

Cine: La nueva y próspera industria colombiana

El negocio del cine en Colombia está de película. No solo llegan los grandes estudios a filmar, también se está creando todo un entramado de empresas y talento alrededor de este nuevo boom. Reportaje.

Este puede ser el mejor momento de la industria del cine en Colombia. No solo llegan a Cartagena, Bogotá y Medellín estrellas de Hollywood como Will Smith, Nicolas Cage, Tom Cruise, Mark Wahlberg y Antonio Banderas, entre otros. Alrededor de esas grandes y millonarias producciones está germinando una próspera actividad económica con tanto potencial como el turismo o la agroindustria.

¿A qué se debe esto? Colombia se convirtió en protagonista estelar gracias a un par de leyes que impulsaron la inversión y los emprendimientos en el sector.

Por ejemplo, fue aprobada la Ley 814 de 2003 (Ley de Cine) que creó un fondo especial para la financiación de películas locales y descuentos en el impuesto de renta para las personas o empresas que inviertan en la producción de películas.

Ahora, el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico prevé que por cada boleta de cine que se vende en Colombia, 8,5% del recaudo va para una cuenta que ayuda a financiar esta clase de proyectos cinematográficos.

“Eso sin contar que las boletas de cine no tienen IVA, una situación que ha ayudado mucho para que el número de espectadores crezca cada año en el país”, cuenta Daniel García, un reconocido productor de cine y fundador de la empresa Dia-fragma. Según cifras del Consejo Nacional de las Artes y la Cultura en Cinematografía, en 2008 se registraron 21,6 millones de espectadores dejando una taquilla de $159.000 millones, mientras que el año pasado se vendieron 62,6 millones de boletas con una taquilla acumulada de $544.000 millones.

En ese mismo periodo también aumentó el número de salas de cine en el país, al pasar de 517 en 2008 a 1.061 el año pasado. Y el tema sigue creciendo en capitales como Villavicencio, Pasto, Quibdó, Popayán, donde se están abriendo nuevas salas este año.

Para financiar películas locales se recaudan unos $20.000 millones anuales. Eso ha permitido aumentar el número de producciones nacionales y ha estimulado las empresas vinculadas al sector.

La otra parte de la película se inició en 2012 con la Ley 1556, que incluyó una serie de incentivos económicos a producciones extranjeras que tomaran a Colombia como sede para filmar.

Según García, eso sirvió para que las grandes productoras mundiales llegaran al país, pues la norma prevé devoluciones de dinero entre 20% y 40% de lo invertido en la fase de producción. “Por cada peso invertido en estas devoluciones se generaron 3 pesos más”, dijo García. Grandes productoras como Paramount, Sony, Warner, Fox, Amazon y Netflix, entre otras, están llegando al país atraídas por esos incentivos.

Le puede interesar: Rápidos y furiosos una máquina de hacer dinero en el cine

“Esta norma (Ley 556) establece un esquema de reintegro para quienes inviertan como mínimo unos 1.800 salarios mínimos (unos US$470.000) durante su rodaje en Colombia. Es decir, se les devolverá 40% de la inversión en servicios cinematográficos y 20% de lo invertido en servicios logísticos como hoteles y transportes”, contó a Dinero la ministra de Cultura, Mariana Garcés. Algunos enemigos de la medida dirán que se está subsidiando a grandes compañías extranjeras que cuentan con multimillonarios presupuestos. Pero no hay que olvidar que a Colombia nadie venía a filmar espantado por la situación de orden público y por la carga tributaria muy alta frente a otros países como Canadá, República Dominicana y Puerto Rico.

“Se han aprobado 39 proyectos de los cuales 30 han finalizado su rodaje y dejarán una inversión de $168.061 millones, De ese recurso, el gobierno nacional ha aportado $55.962 millones como contraprestación”, explicó la Ministra.

La funcionaria agregó que esta Ley ha permitido la contratación de 19.476 personas entre personal técnico y artístico, actores, extras y figurantes. A esto se suman unas 50.000 noches de hotel que han generado estas películas desde 2013 en el país.

El problema es que –según algunos productores locales– el dinero para financiar el rodaje de más películas extranjeras en Colombia se agotó y todo quedó en manos del Ministerio de Hacienda para nuevos desembolsos.

Entre las próximas estrellas en aterrizar a Colombia estarían: Mel Gibson con la película Sound of Freedom, que se filmará en Bogotá, Cartagena, Villa de Leyva y Villavicencio. También está en planes traer la producción en Colombia de Near Extinct Birds, un film que sería rodado en Cali y que tendría como protagonista a Daniel Radcliffe (Harry Potter). El actor ya había estado en el país en 2016 grabando Jungle, en inmediaciones de la región de Villeta en Cundinamarca.

Así mismo, se está definiendo la participación de 3 estrellas más de Hollywood para la película Hacia la Batalla, cuya productora será Imaginaria Cine SAS.

Lea también: Amazon se meterá de lleno en el cine

También hay que hablar de dos fenómenos de entretenimiento que navegan entre el cine tradicional y la televisión que se hace con la misma calidad que los filmes rodados en cinta de 35 mm. Hablamos de Netflix y Amazon. La primera ha grabado varias producciones de la mano de la colombiana Dynamo, un referente en la industria. Amazon tiene menos trayectoria en este campo pero más dinero. La compañía de Jeff Bezos se asoció con Paramount para hacer una serie en Colombia que iniciará el 28 de junio y tendrá 26 capítulos.

Desde todo punto de vista, lo de Colombia es un negocio de película.

En busca de la felicidad

Este crecimiento del cine en Colombia está forjando una generación fuerte de empresas del sector. Es el caso de Congo Films, una compañía creada hace 35 años para proveer y rentar equipo a las producciones de cine y televisión. Este mercado viene creciendo: antes se hacían dos películas al año en Colombia, mientras que el año pasado fueron 42.

Su creador y mentor, Carlos Congote, habló con Dinero sobre el crecimiento de este negocio. "Congo Films es el proveedor de cámaras, luces, grúas, camiones, generadores de energía y otros equipos para 5 series que están haciendo Caracol, Rayuela, Dynamo y AG en Colombia", dijo.

Cada una de esas producciones requiere de unos 150 técnicos de áreas como asistente de dirección, director de arte, ambientador, utilero, vestuarista y maquillador, entre otros.

El empresario cuenta con orgullo que Congo Films es la compañía que rentó todo el equipo para la filmación de Gemini Man, la película que rodó Will Smith en Cartagena.

Congote tiene cámaras, grúas y brazos robóticos, únicos en América Latina. “Podemos realizar casi cualquier toma por compleja que sea”, dice.

Peter Berg, el director de la película estadounidense Mile 22 –rodada en Bogotá– reconoció la calidad de esta tecnología. “No imaginamos lo buenos que son los equipos de filmación en Bogotá, son tan profesionales aquí como los que encuentras en Estados Unidos”, concluyó.

Como si fuera poco, la empresa tiene un gran almacén enfocado en la venta de este material sofisticado. “La tienda de Congo Films es una de las 20 más grandes del mundo”, afirma el empresario caleño.

Pero la siguiente es la unidad de negocio que más llama la atención. Se trata de una nueva escuela de técnicos que abrió hace 3 meses para cubrir la creciente demanda de personal técnico. Allí se capacitan directores, asistentes de dirección, continuistas, productores ejecutivos, coordinadores de producción, guionistas, directores de fotografía, asistentes de cámara y camarógrafos, entre otros. “Por todo lo que estamos viviendo, el potencial en esta industria es descomunal. Hay un crecimiento que no tiene freno”, dijo.

Y no parece ser un tema de ciencia ficción. Este florecimiento de negocios de la industria del cine en Colombia tiene una proyección importante.

Le puede interesar: Desde periodistas hasta actores de cine los robots han llegado para quedarse

El mismo Congote afirma con optimismo que en unos 8 o 10 años el país podrá convertirse en competencia fuerte de México, un gigante de esta industria. “Ya le quitamos algunas producciones a ese país”, comentó.

Otra empresa que está creciendo a pasos de gigante es ADC Rental (antes Amigos del Cine), una compañía que también renta sofisticado equipo para la producción de cine. Juan Diego Villegas, uno de los fundadores de la firma comenta que una de sus filosofías consiste en generar el talento para la escritura de guiones. Este empresario participa en 5 compañías que proveen servicios a la industria del cine, un clúster único en América Latina.

Villegas se asoció también con el director de arte y diseñador de producción Carlos Osorio, que trabajó en la octava temporada de la serie de televisión 24 de la cadena Fox. Osorio trabajará en una serie de Netflix (producida por Caracol) que se centra en la época de la Inquisición y en donde una bruja es la protagonista. Osorio participará con el montaje y vestuario, entre otras cosas.

“Colombia tiene 4 grandes ventajas para la producción: buenas locaciones y clima, desarrollos logísticos de primer nivel, precios bajos y buena infraestructura para rodar”, dijo Villegas.

Este empresario y su familia tienen planes para construir una nueva sede de 7 pisos en Bogotá con lo último en tecnología para producción y posproducción. Queda claro que hay espacio para crecer.

Sin embargo, el gran referente de la industria en Colombia es la productora Dynamo.

No solo es una de las empresas preferidas de Amazon, Netflix y productoras de cine tradicional, también es un ejemplo de lo que el país puede hacer en este negocio. En términos de cine es ‘El rey león’.

Lea también: Smart Films el festival de cortometrajes hecho con celulares

Andrés Calderón es el protagonista de esta historia. En diálogo con Dinero, el empresario contó que actualmente trabaja en unas 5 o 6 series de manera simultánea. “Colombia puede llegar a estar entre los 3 primeros países del mundo en esta industria, solo es necesario hacer unos ajustes para que la actividad suba más escalones y se consolide”, afirma este empresario que se identifica como un ‘cuentero moderno’.

Calderón menciona varias estrategias. La primera de ellas es optimizar los incentivos tributarios aprobados para que sean más atractivos y eficientes. Por ejemplo, uno de estos beneficios tiene una vigencia que se vence el año 2022. También es necesario afinar algunos aspectos logísticos: “Por ejemplo, que las alcaldías, que nos han colaborado mucho hasta ahora, establezcan reglas claras en asuntos como el sobrevuelo de drones –que se utilizan mucho en producción– el parqueo de carros para la producción, el cierre de calles, etc. Eso crearía un ambiente ideal que trascendería de las buenas voluntades del mandatario de turno”, dijo Calderón.

Esto permitiría al cine colombiano aumentar el número de producciones y mejorar el tamaño del sector. “La producción de las temporadas de Narcos (Netflix) requirió entre 2.000 y 3.000 actores, qué tal si hacemos 5 o 6 producciones tipo Narcos, se requerirán 20.000 o 30.000 actores”, explicó.

La ubicación del país también es clave en este tipo de negocios: Los Ángeles está a 7 horas de vuelo, Nueva York a 5 y Europa a 9 horas.

El fundador de Dynamo también habló de las nuevas tendencias, en las que las audiencias jóvenes son las que mandarán la parada. “Los contenidos de Netflix se pueden ver en 197 países y de manera simultánea, eso no lo puede hacer hoy ningún estudio. Ahora los jóvenes entran a YouTube y ven un contenido de 5 minutos, en todo eso hay que trabajar”, contó.

En ese frente de nuevas tendencias algunos talentos locales ya vienen trabajando. Es el caso de Juan Beltrán y su festival Smart film. Esta convocatoria premia los mejores cortos de 5 minutos que se hacen con solo un celular inteligente. “Este año haremos la cuarta versión y entre el jurado estará el director Oliver Stone, que vendrá a Bogotá en septiembre. Empresas como Cafam, EPM y Bancolombia se han vinculado patrocinando las diferentes categorías del festival”, explicó este cineasta que además es socio de Valencia Producciones, compañía pionera en efectos especiales en América Latina y que está detrás de la organización de este evento.

El eslogan del festival: ‘La revolución audiovisual’ aplica a la perfección con lo que está pasando en esta industria. “El éxito es tan alto que este año iniciamos una versión del festival en México y nos buscan de Argentina, Perú y Estados Unidos para replicar el caso”, dijo Beltrán. A la lista de invitados de Smart Film se agregó Alex Pina, creador de la Casa de Papel, Fito Páez y Sam Nicholson, un referente de efectos visuales en Estados Unidos.

Una aplicación que se descarga en el celular puede convertir la grabación tradicional en cine y, como si fuera poco, permite la edición del material. Esta es toda una revolución.

Corazón valiente

Después de rodada la película viene la parte de edición, ajustes de color, musicalización, efectos especiales y otra serie de tareas especializadas. En ese aspecto el país también viene creciendo.

Cinecolor es una compañía de origen chileno dotada de equipos de alta tecnología para prestar servicios de postproducción y distribución digital de contenidos. Su gerente, Carlos Acero, anunció planes de esta empresa para obtener una certificación internacional que permita prestar servicios en Colombia para producciones de compañías como Amazon y Netflix.

Puede interesarle: El método de las tres "T" para detectar una idea millonaria

“Tenemos los equipos para hacer corrección de color, diseño de sonido, efectos visuales y masterización. Esos servicios los suministramos a producciones locales, pero ahora estamos trabajando en una certificación que permita ofrecer servicios de posproducción y distribución digital para empresas internacionales como Netflix, Amazon y Disney. Es probable que este año contemos con esos documentos que funcionan parecidos a los ISO”, dijo Acero.

Es un tema de seguridad al interior del edificio de Cinecolor, pues este tipo de compañías evitan a toda costa filtraciones de sus filmaciones.

En esta sede, ubicada en el municipio de Cota, se hace la posproducción de películas de Ecuador, Perú, República Dominicana y Panamá.

Pero es en Colombia donde más negocios salen, pues se posproducen unas 15 películas al año en Cinecolor.

Esta empresa también es la representante de Kodak en Colombia, un negocio venido a menos porque buena parte de las producciones ya no usan la tradicional cinta de 35 milímetros, ahora casi todo es formato digital.

Por ello, uno de los nuevos negocios de Cinecolor es el copiado y distribución satelital de películas para compañías como Disney, Universal, Paramount, Fox y Sony y productores independientes de la región.

“En Colombia hay 197 sitios donde se exhibe cine y nosotros llegamos con las copias a 160", dijo. Sin embargo, el proceso es más sencillo escribirlo que hacerlo.

Las películas vienen desde Los Ángeles, son procesadas en Bogotá y luego distribuidas a las diferentes salas de cine vía satélite.

La compañía tuvo que montar en el último año antenas receptoras en cada sitio para recibir esa señal. Así que cuando vaya a cine olvídese de los rollos de 35 milímetros, eso ya no existe. En este segmento, Cinecolor atiende los mercados de Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador. Se trata de un negocio que ha venido creciendo a la par con la producción de películas.

“Y de ahí se generaron otras actividades. Por ejemplo, las salas de cine ofrecen ahora opera en vivo y otros contenidos, como el fútbol.

“Transmitimos el Mundial de Brasil en las salas y fue un éxito, así como las copas América de Chile y Estados Unidos y el torneo de fútbol de la Champions League”, dijo Acero.

Recomendado: ¿Cómo terminaron el año las empresas en Colombia y cómo avanza este 2018?

Las salas de cine del país logran así un ingreso adicional, teniendo en cuenta que hay ‘horas muertas’ para la proyección de películas, como las mañanas.

Otra actividad económica que podría crecer de la mano de la postproducción de cine es la música original de películas y series. Daniel Velasco es una persona que sabe tanto de cine como de música. Eso le ha permitido estar en grandes producciones extranjeras y locales. Velasco ve el futuro con visión y por eso acaba de crear –junto con otros 25 compositores– la Asociación de Música para el Cine. Una entidad que busca mejorar el escaso conocimiento de la música en la industria del cine en Colombia.

La musicalización de una película en Estados Unidos puede representar entre 5% y 10% del costo total de un proyecto, en Colombia esa cifra es muy inferior. Velasco ha trabajado con la orquesta Hollywood Studio Symphony, la misma que estuvo en Star Wars.

La Universidad de los Andes también ve con optimismo este campo y acaba de lanzar el primer programa académico con énfasis en música para cine, mientras que la Javeriana tiene un diplomado en este aspecto.

También es necesario mejorar en la contratación de talento local en este segmento y en bajar los precios de algunas locaciones, para citar solo un par de ejemplos, el alquiler de un día en el auditorio de la universidad Jorge Tadeo Lozano puede costar $8 millones por día, sin incluir la ingeniería de sonido que puede llegar a costar otros $5 millones. Un estudio en Los Ángeles, con ‘todos los juguetes’ cobra la mitad.

Un tranvía llamado deseo

Todo lo anterior suena muy bien. Sin embargo, para que este sector siga tomando impulso y su evolución no se quede a mitad de camino es necesario mejorar algunas cosas en el país. La actriz y presidente de la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas, Consuelo Luzardo, explicó que este buen momento por el que pasa el cine es necesario combinarlo con un mejor trabajo de distribución y exhibición de las producciones nacionales. Algo en lo que coincide la ministra de Cultura, Mariana Garcés, quien dijo que se trata de un tema importante que debe ser incluido en la agenda el próximo gobierno y que requiere de políticas creativas. El asunto es que las películas nacionales no tienen el suficiente tiempo de exhibición en los cinemas debido a múltiples factores, entre ellos la falta de presupuesto para promoción, la llegada masiva de títulos internacionales al mercado local y la falta de regulación para distribuir esas películas en todas las ciudades del país.

Le puede interesar: "Lo más importante es que hagas lo que te apasiona": Jorge Machuca de Licores de Cundinamarca

Talento no falta. Un ejemplo de ello fue el documental de Rubén Mendoza, Señorita María Luisa, el cual fue exhibido pocos días, pero con una taquilla que superó los 50.000 espectadores.

Otro aspecto por mejorar es la participación de más actores en las producciones internacionales que están llegando. Según Luzardo, solo 3 o 4 nombres han logrado trascender en este tipo de producciones. “Podemos hablar de Andrés Parra, Marlon Moreno y Marcela Mar, no hay muchos más”, afirma la reconocida actriz. Andrés Calderón, de Dynamo, explica que es necesario trabajar en generaciones de actores que sean bilingües y que cuenten con más conocimiento de otras culturas, más mundo.

“Se hacen necesarias más escuelas, universidades y carreras técnicas. Habrá trabajo para todos si logramos que la industria siga creciendo y sea más profesional”, comentó.

El empresario explicó que algunas producciones internacionales que se ruedan en Colombia simulan estar en otro país, por lo que las caras locales no funcionan y mucho menos el acento. “La mayoría de las industrias del cine, llámese Estados Unidos, Francia o Italia, basan su éxito en las figuras conocidas, no podemos ser la excepción”, respondió Luzardo. El debate queda planteado.

Lo que está claro con todo lo que está pasando en esta industria en Colombia es que esta película apenas inicia.

Lea también: Nestlé paga más de US$7.000 millones para vender productos Starbucks

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Empresas: así se logra la inclusión laboral

    close
  • La franquicia colombiana que hace helados en 60 segundos

    close
  • "La creatividad es importante, pero si no se aplica no pasa nada": gerente de CasaLuker

    close
  • Gerente de Oracle incita a redefinir modelos de negocio

    close
  • Las bicicletas eléctricas compartidas se toman Bogotá con Muvo

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.