| 2/15/2018 12:01:00 AM

Colpatria se expande y le apunta a financiar las 4G

Colpatria se convirtió en el quinto grupo financiero del país. Su cartera crece por encima de la industria y le apunta a financiar los primeros 7 años de las obras de 4G.

Estrenando presidente y 500.000 clientes adicionales, el banco Colpatria, propiedad del canadiense Scotiabank, está lista para un 2018 de crecimiento.

Al igual que el resto de establecimientos de crédito, esta entidad estuvo resentida los últimos dos años por el incremento en la inflación, mayores tasas de interés y una economía desacelerada.

Esta situación provocó una reducción de los márgenes de intermediación de la banca e impactó sus utilidades. Las cifras de la Superintendencia Financiera muestran que entre enero y noviembre de 2017 los bancos ganaron $5,9 billones, 39% menos que en igual período de 2016. Así mismo en los primeros once meses del año pasado, la cartera de la banca alcanzó $417 billones, 5,7% más que un año atrás y en el caso de Colpatria los créditos sumaron $21,2 billones, con un avance de 7,6% anual.

Santiago Perdomo, quien ejerció la presidencia del banco por 24 años, junto con Jaime Alberto Upegui, quien lo remplazó desde el pasado 12 de febrero, explican que las condiciones que afectaron los márgenes y las utilidades no deberían presentarse este año, dado que la inflación volvió al rango establecido por el Banco de la República, bajaron las tasas de interés y no se sentirá el impacto del mayor IVA sobre el bolsillo de los consumidores, pues ya se acostumbraron a la nueva tarifa.

Santiago Perdomo, expresidente de Colpatria

A esto se sumó la compra de la división de banca personas y Pymes del Citibank en Colombia, con lo que Colpatria no solo se ratifica como el mayor emisor de tarjetas de crédito en el país –con casi 3 millones de plásticos–, sino que ascendió en el escalafón de los grupos financieros del país.

“El haber logrado crecer nuestra cartera por encima del sistema, así como nuestra política de eliminación de comisiones por cuentas de ahorro, nos sirvió para ganar participación de mercado. Hoy ya somos el quinto grupo financiero en Colombia por encima de Itaú, que nos llevaba varios puntos básicos de diferencia”, señala Perdomo. En efecto, el brasileño Itaú tuvo un rápido crecimiento en el país gracias a que adquirió a Corpbanca, el cual a su vez se había quedado con las antiguas operaciones de los bancos Santander y Helm.

Visite: Colpatria en el top uno de quejas por créditos de vivienda

Upegui agrega que esperan seguir creciendo gracias a la compra que le hicieron al Citi –aún pendiente de la aprobación de los reguladores– y que es una prueba de la apuesta que tiene el Scotiabank por Colombia y por la Alianza Pacífico, donde también recientemente adquirió el BBVA en Chile. “La idea es tener bancos universales de tamaño grande en los países de la Alianza, así como ser más relevantes en cada mercado”, reitera.

Proceso de dos años

Sin revelar el monto de la operación con el Citi –que según versiones de prensa alcanzó los US$500 millones–, los directivos de Colpatria explican que el proceso se dará en tres etapas: la primera fue la del anuncio, el pasado 31 de enero. La segunda arranca una vez el negocio sea aprobado por la Superfinanciera y vendrá el cierre de la operación, lo que tomará unos seis meses y la tercera etapa será la integración, que estiman puede durar unos dos años, mientras unifican sus plataformas tecnológicas y operativas.

Esto implica que los clientes del Citi no verán cambios en los próximos dos años. Eso sí, la idea será unificar en una sola marca las 47 oficinas, los 425 puntos de autoservicio y los 2.700 empleados, que vienen del Citibank.

Mientras eso se da, Colpatria automáticamente aumenta su participación de mercado en tarjetas de crédito, al pasar de 17% a 20%. Adicionalmente, el banco está obteniendo los dividendos de haber eliminado las comisiones en cuentas de ahorro. “Esa no es una campaña, sino una decisión estratégica, que nos ha permitido adquirir más clientes. Prueba de ello es que en tarjetas débito, donde teníamos una participación muy baja, ya estamos en 3% y queremos llegar a 6%. Así mismo, en el pasivo de personas hemos incrementado los saldos en 30% anual”, precisa Perdomo.

Este ejecutivo, quien pasará a ser Consejero Delegado en Mercantil Colpatria, ha sido un fuerte promotor de la necesidad de reducir el efectivo en la economía, pues las actividades ilegales se pagan justamente con billetes en rama, que no pueden ser fiscalizados ni controlados. Propone que el país adopte medidas similares a las de Perú, en donde se prohibió la compra de autos y de finca raíz en efectivo.

Upegui agrega que están haciendo esfuerzos para crear ecosistemas de pagos en lugares donde habitualmente compran los no bancarizados, como las tiendas, para que vean las ventajas de los pagos electrónicos. En este propósito están trabajando de la mano de fintech (tecnología financiera).

Justamente, Scotiabank montó cinco fábricas digitales para nuevos desarrollos tecnológicos y una de ellas está en Colombia. Esta multinacional tiene claro que más que un banco, a futuro será un proveedor de tecnología que hace negocios financieros.

“El plan es convertirnos en un banco digital. Los clientes que tendremos en 10 años son personas que nunca van a ir a una sucursal física y casi que ni a los cajeros automáticos. Todo lo va a tener en un dispositivo y van a ser muy exigentes en pedir un servicio adecuado, así como el costo”, comenta Perdomo y añade que la banca está sufriendo un periodo de disrupción, al que hay que ajustarse rápidamente.

Recomendado: ¡Pilas! Ni Colpatria ni Scotiabank tienen nada que ver con Coti-Bank

Lo que viene

Para 2018, los directivos de Colpatria tienen una visión positiva por una recuperación importante de la cartera y les interesa crecer en los segmentos empresariales y de consumo. No ven entidades en el corto plazo para seguir comprando, pero dicen estar atentos a cualquier negocio que se les presente.

En lo que respecta a la nueva regulación sobre los conglomerados financieros, que entra en vigencia este año, para este grupo no implica cambios, pues desde que fueron adquiridos por Scotiabank en 2012 hacen sus reportes bajo estándares internacionales.

En el frente de la financiación para las obras de infraestructura de cuarta generación (4G), donde actualmente no tienen mayor participación, su plan es no entrar en créditos a 18 años, pues los requerimientos de capital bajo estándares internacionales, que son los que ellos deben cumplir, son muy altos, pero sí les interesa prestar a siete años para la etapa de construcción y para el principio de funcionamiento de la concesión.

Su idea es que después de los siete años los remplacen como financiadores los inversionistas de largo plazo, como los fondos pensiones nacionales y extranjeros y las compañías de seguros.

Con banca digital, nuevos clientes y sectores para financiar, Colpatria se prepara para una nueva etapa en la que ratificará que no hay quinto malo.

EDICIÓN 543

PORTADA

Hidroituango: ¡Cuánto nos va a costar!

Este proyecto no solo puede convertirse en la peor tragedia del país. En materia económica están en riesgo más de los $9 billones invertidos hasta ahora. Estas son las cuentas.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 543

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.