| 3/15/2018 12:01:00 AM

Las razones por las que Italia saldría de la Unión Europea

Los resultados de las elecciones legislativas en Italia muestran el ascenso de los extremistas antieuropeos y del populismo. ¿Existe el riesgo de una salida italiana de la Unión Europea?

El estancamiento de la economía desde 2008, la disminución del bienestar de la población, un importante flujo de refugiados ilegales de Libia y Siria (600.000 en los últimos cuatro años), la sensación de que la Unión Europea (UE) constituye un drenaje de fondos y una camisa de fuerza para el crecimiento del país, junto con el desencanto con las élites y los gobiernos de centro izquierda, causaron el resurgimiento del nacionalismo y la preferencia por los planteamientos políticos extremistas en Italia, como en otras naciones europeas.

Por estas razones, el resultado de las elecciones del 4 de marzo respecto de las de 2013 señala un declive de las fuerzas políticas tradicionales moderadas, frente a las más extremas.

De tal manera, el movimiento Fuerza Italia (FI) del ex primer ministro Silvio Berlusconi, de centro derecha, logró solo 14% de la votación y el Partido Demócrata (PD), del también ex premier Matteo Renzi, de centro izquierda, apenas 19%; mientras el Movimiento Cinco Estrellas (M5E), que está más a la izquierda, obtuvo 33% y la Liga del Norte (LN), ubicada más a la derecha, 17%.

En el parlamento, integrado con base en esas preferencias, ningún partido tiene la mayoría necesaria para establecer un gobierno sin hacer una alianza con otros. Por ese motivo hay varias posibilidades.

A primera vista no debería resultar complicado para el M5E y la LN, que son fuerzas políticas no tradicionales de corte populista y antieuropeo, conformar una alianza para establecer un gobierno mayoritario con 50% de la votación, bajo su dirección. Sin embargo, a pesar de la afinidad en su antipatía hacia Europa, a estos movimientos los separa la ideología de izquierda del M5E y la de derecha de la LN, ambas con una considerable distancia del centro.

Lea también: Disputa entre gobierno y alcaldesas de Italia

Quizá por estos motivos, en sus primeras declaraciones posteriores a las elecciones, Matteo Salvini, líder de LN, rechazó la posibilidad de la alianza con M5E. Además, reclamó el triunfo y el derecho de ser llamado por el presidente del país, Sergio Mattarella, para formar un nuevo gobierno, por ser la cabeza de la alianza preelectoral con la FI y los Hermanos de Italia (HI), que obtuvo la mayor proporción de la votación (37%). El ex primer ministro Silvio Berlusconi afirmó que lo apoya en ese propósito.

Por tanto, es casi un hecho que la LN, la FI y los HI, todos movimientos de derecha con predominio en el norte, decidan mantener su alianza preelectoral para liderar una coalición, aunque el segundo está más cerca del centro que los otros dos. No obstante, como su caudal electoral combinado (37%) no sería suficiente para superar el umbral que constituye la mayoría (40%), deberían incluir en la alianza a otros movimientos políticos.

La opción que lucía más fuerte por las preferencias electorales que recogían las encuestas, una alianza de centro entre el PD y FI, se debilitó por el resultado de las elecciones. En ellas se fortaleció la LN, que es reacia a participar en ella. Además, se debilitaron los otros dos movimientos, cuyo bajo apoyo electoral combinado (33%) no es suficiente para establecer una coalición mayoritaria.

El M5E también podría buscar llegar al poder liderando las fuerzas de izquierda, después de establecer una alianza con el PD, que está más al centro, o con algunas fracciones de otros movimientos de esa ideología. Luigi Di Maio, líder del M5E, reivindicó para sí el derecho de recibir el encargo del presidente de liderar la formación del nuevo gobierno, por ser el dirigente del movimiento individual que logró el apoyo electoral más alto. Sin embargo, Matteo Renzi rechazó la posibilidad de una coalición entre el PD y los partidos contrarios al establecimiento, declaró que el suyo será una fuerza de oposición al nuevo gobierno y anunció que renunciará a su liderazgo después de que se conforme una alianza mayoritaria.

Por este complejo entramado, con una alta probabilidad no habrá una coalición mayoritaria dentro del plazo fijado entre el 30 de marzo y el 6 de abril, con un líder al cual el presidente Mattarella pueda encomendar la tarea de conformar un nuevo gobierno, el cual deberá obtener luego el respaldo del Senado y de la Cámara.

En ese caso, el actual primer ministro, Paolo Gentiloni, podría continuar mientras cuaja alguna alianza o el presidente decide conformar un gobierno provisional y convocar unas nuevas elecciones. El gobierno provisional podría intentar, además, llevar a cabo una reforma al sistema electoral para intentar que en el futuro haya una mayor estabilidad política.

Los efectos de corto plazo del fortalecimiento de los populistas anti establecimiento y enemigos de Europa, parecen controlables por la intervención del BCE en los mercados, mediante la compra de activos.

La principal consecuencia será un mayor riesgo soberano de la deuda pública italiana, que no contagiará otras economías europeas. Quizá también el euro se debilite a escala global, pero sobre todo frente a otras monedas fuertes, como el dólar y el yen. Estos efectos pueden verse compensados también por otros favorables, debidos al establecimiento de una coalición fuerte para lograr un gobierno mayoritario en Alemania bajo el liderazgo de la Canciller Angela Merkel.

Si al final se logra hacer una alianza que excluya al M5E, el efecto de la mayor preferencia electoral por los extremistas se desvanecería por el momento sin mayores consecuencias.

Visite: De los creadores del Brexit ahora El Italia exit

Por tanto, el riesgo de que el fortalecimiento de las fuerzas políticas antieuropeas derive pronto en una salida de Italia de la UE es poco probable. Además, aunque el M5E y la LN están en contra de la integración europea, no tienen contemplado dentro de sus programas abandonar el Euro.

Sin embargo, en la eventualidad de que al final los extremistas antiestablecimiento –M5E y LN– establezcan una alianza para gobernar e intenten llevar a cabo sus propuestas de abandonar la UE, la turbulencia podría ser de grandes proporciones, e incluir una masiva fuga de capital, con efectos sobre la estabilidad financiera y la actividad económica en esa región y en el resto del mundo. Pero, aunque este resultado es posible, en la actualidad luce más bien remoto.

En estas condiciones, el establecimiento de un nuevo gobierno en Alemania, encabezado por la canciller Angela Merkel, la presidencia de Emmanuel Macron en Francia y el bajo riesgo de un gobierno separatista en Italia, brindan de otra vez la oportunidad a los líderes políticos europeos de llevar a cabo las reformas para cohesionar la UE, hacer más eficiente el funcionamiento del Euro y reconquistar las preferencias de los ciudadanos.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.