| 10/12/2017 12:01:00 AM

Los nuevos retos de Angela Merkel tras las elecciones alemanas

El resultado de las elecciones alemanas implica grandes retos para el nuevo gobierno. Estos son los más importantes.

El resultado de las elecciones del mes pasado en Alemania es preocupante. Las tres agrupaciones políticas que integraron la coalición mayoritaria que gobernó durante los últimos cuatro años, bajo el mando de Angela Merkel, perdieron apoyo entre los electores.

Lea también: 5 problemas que muestran la otra cara del éxito económico de Alemania

La Unión Democrática Cristiana y la Unión Social Cristiana obtuvieron en conjunto 33% de la votación, mientras que el Partido Social Demócrata (PSD) logró 20,5%. Una parte no despreciable de los votantes les retiró su apoyo, por la falta de propuestas para responder a sus preocupaciones sobre las implicaciones de la inmigración y la integración europea.

Le recomendamos: La Ocde mantiene en 3,6% sus previsiones de crecimiento mundial

Algunos de ellos, sobre todo en la parte oriental del país, optaron por respaldar a la Alternativa para Alemania (AA) por sus respuestas directas a esas inquietudes. La AA es un movimiento de extrema derecha que incluye entre otros radicales a los neonazis y a los simpatizantes de Rusia. Por eso sus propuestas tienen un talante racista y nacionalista.

A pesar de ello, en lo que constituyó una sorpresa, la AA se convirtió en la tercera fuerza política, con 12,6% de la votación.

Foto: Angela Merkel, canciller de Alemania y Jörg Meuthen, presidente de Alternativa para Alemania.

Le recomendamos: Top de los 9 mejores países para iniciar un negocio siendo emprendedor

En vista de que el PSD prefirió abandonar la coalición para irse a la oposición, la canciller Merkel tendrá que formar una nueva. Con una alta probabilidad ésta reunirá a las otras dos fuerzas que permanecieron, junto con el Partido Verde (PV) y el de los Libres Demócratas (PLD), cuyo respaldo fue de 8,9% y 10,7% de los sufragantes.

Con el fin de evitar un progreso mayor de la ideología de extrema derecha, que en el pasado tuvo consecuencias nefastas en Alemania y en otros países, el nuevo gobierno deberá responder de una manera directa las inquietudes de sus ciudadanos.

Los retos en europa

En primer lugar, está darle mayor viabilidad a la integración europea. Para ello es vital que las autoridades alemanas logren una alianza con el gobierno de Macron en Francia, para liderar los esfuerzos dirigidos a profundizar el mercado común, implementar una política conjunta de defensa y seguridad y acometer una profunda reforma institucional.

Aunque hay grandes diferencias entre las propuestas del gobierno francés y las de las fuerzas políticas proeuropeas alemanas, sobre todo respecto de las ideas del presidente Macron de llevar a cabo una unión fiscal, quizá se pueda comenzar por buscar aproximaciones en otros puntos menos polémicos. Por ejemplo, en completar la unión bancaria, limitar la inversión de las instituciones financieras en la deuda pública, permitir que los mercados perciban sin distorsiones el riesgo soberano de cada Estado y erradicar las transferencias asimétricas de recursos de los países responsables a los que no lo sean, para que no se genere riesgo moral.

Lea también: La Ocde advierte que la débil recuperación económica está en riesgo

Sin embargo, la llegada de nuevas fuerzas políticas y la fragmentación que implica dentro del parlamento alemán dificultarán los consensos para avanzar en la agenda. La AA es antieuropea, al tiempo que el PLD y el PV no son partidarios de establecer una unión fiscal, ni de que las instituciones europeas tengan mecanismos de transferencias asimétricas de ingreso.

Los desafíos económicos

El nuevo gobierno alemán tiene que enfrentar además otros retos económicos.

En primer lugar, el envejecimiento de la población, que implica un mayor gasto del Estado en el sistema de seguridad social. En consecuencia, debería aumentar también los ingresos, para no generar transferencias de fondos de otros sectores o de incurrir en un déficit que se deba financiar con deuda. Por tanto, puede ser necesario aumentar la edad de retiro de la población.

En segundo lugar, la globalización, que aumenta la movilidad de los bienes, los servicios y los factores de la producción alrededor del mundo, implica también cierta pérdida de discrecionalidad en la política económica.

La necesidad de atraer unos dinámicos flujos de inversión y de trabajo calificado, que Alemania requiere para mantener un incremento acelerado de la innovación y la productividad, implica que sus tasas de tributación no podrán diferir mucho de las de otros países avanzados.

Algunos de ellos –Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Suecia, por ejemplo– están próximos a acometer reformas tributarias para recortar las suyas, lo cual generará en Alemania una presión para imitarlos. Eso plantea un dilema para la política fiscal alemanas: mantener la competitividad de su estructura tributaria o conservar su progresividad.

Lea también: Trump cancela política de Obama para familias de inmigrantes ilegales

Si opta por la competitividad, con el tiempo no podrá preservar su Estado de bienestar, cuya esencia es la redistribución del ingreso, por medio del establecimiento de gravámenes con unas mayores tasas a los receptores de rentas elevadas, para financiar el gasto focalizado en los menos afortunados.

En tercer lugar, el gobierno alemán deberá esforzarse por mitigar el impacto del cambio climático dentro del país. Al mismo tiempo, tendrá que mantener una estrecha cooperación con los otros miembros de la UE, con el fin de fortalecer los acuerdos internacionales.

Por último, en la digitalización, las autoridades fluctuaron en el pasado entre el entusiasmo por la expansión de las redes de fibra óptica y el temor al impacto de los modelos de negocio no regulados, como Uber y Airbnb. En ambos frentes se requiere un poco de prudencia.

En lugar de acometer el despliegue de una red nacional de fibra óptica, que puede resultar costosa e ineficiente, conviene evaluar la posibilidad de apoyar más bien la expansión de las redes locales. Al mismo tiempo, deben procurar no entorpecer con una regulación estrecha el desarrollo los modelos digitales de negocios, ni el crecimiento de la inversión privada en el sector.

Como la digitalización facilita la automatización y la robotización, hay temores de que en el mediano plazo conducirán a un incremento del desempleo.

Para contrarrestar sus efectos negativos sobre la remuneración de los trabajadores, en Alemania surgieron propuestas para crear un ingreso universal básico, financiado con un impuesto sobre la utilización de los robots.

Pero en lugar de garantizar ese ingreso para los desempleados con base en una transferencia, quizá sea más eficiente brindar a los trabajadores la posibilidad de capacitarse para buscar oportunidades laborales, de acuerdo con el nuevo perfil de la demanda de trabajo.

El envejecimiento de la población implica una disminución relativa de la fuerza de trabajo, por lo cual tenderá a generarse un exceso de demanda en el mercado laboral en el futuro.

En consecuencia, los esfuerzos de las autoridades deben dirigirse a mejorar la eficiencia de este mercado y la calificación de los trabajadores.

A pesar de las mayores difcultades y los grandes retos que afronta, el nuevo gobierno alemán, liderado por Angela Merkel, continuará como un baluarte de estabilidad, apertura y moderación, en una coyuntura internacional en la cual hay poderosas fuerzas políticas que pregonan el autoritarismo, el populismo, el nacionalismo y el proteccionismo.

EDICIÓN 544

PORTADA

5.000 empresas: Dos décadas de evolución empresarial

Hace 25 años nació Dinero y para esta edición hemos querido traer no solo 25 historias empresariales que ejemplifiquen las transformaciones que han tenido las compañías en Colombia –a través de 5 grupos–, sino también la evolución del ranking en estos últimos años.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 544

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.