Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 1/24/2019 12:00:00 AM

Guerra comercial y cierre fiscal, amenazas para la economía global

Los riesgos para el PIB global hoy están concentrados en Estados Unidos, debido al cierre fiscal más largo de su historia y por su disputa comercial con China.

Los días que completó el cierre del gobierno estadounidense, ya alcanzaron un costo superior al detonante de esta coyuntura. Y los más grave es que puede volver a ocurrir a partir de mediados de febrero.

Una estimación de la calificadora Standard & Poor‘s (S&P) indica que los costos superaban US$5.700 millones, la misma cantidad que el gobierno de Donald Trump había solicitado para construir el muro en la frontera con México. Ese pedido le fue negado por el Congreso y ahí se desató la crisis.

En S&P calculan que el costo promedio semanal del cierre, que empezó el pasado 22 de diciembre y se extendió hasta finales de enero, es de US$1.200 millones y es factible que aumente a medida que el daño a las industrias y los consumidores se amplía. Los analistas consultados por la prensa estadounidense esperan que el cierre del gobierno debilite el crecimiento económico trimestral entre 0,1 y 0,2 puntos porcentuales cada una o dos semanas que se prolongue.

Le podría interesar: 6 consecuencias del cierre parcial de gobierno más largo de la historia de Estados Unidos

Los efectos directos del cierre, que consiste básicamente en una situación en la que se suspende la prestación de todos los servicios públicos menos los considerados esenciales, incluyen la pérdida de productividad de los cientos de miles de trabajadores que no han recibido salario, bien sea porque son empleados públicos o porque trabajan para empresas privadas cuyo principal cliente es el gobierno.

El lío es que según un informe de CBS News, a los trabajadores federales les pagarán el retroactivo cuando el gobierno vuelva a abrir sus puertas, mientras los contratistas de empresas privadas, que se estiman en unos 4 millones, no recibirán pagos atrasados, lo que puede afectar el consumo de los hogares, que es un indicador clave de la economía del Tío Sam.

Datos compilados por Bloomberg indican que las miles de empresas que tienen contratos con el gobierno federal podrían perder una suma acumulada de US$200 millones por día.

Para estimar los daños, se han usado los casos de cierres de gobierno pasados, como el de 2013 que duró 16 días de octubre y produjo a una reducción de 0,3 puntos porcentuales del PIB del cuarto trimestre.

En contexto: Cierre de gobierno de EE.UU. llega a 20 días: Trump abandona negociaciones

Esta vez por ser el cierre más largo en la historia de Estados Unidos, ha sido más difícil hacer el cálculo, pero va desde un crecimiento de 0% si dura todo el primer trimestre (como lo advirtió Jamie Dimon, CEO de JPMorgan Chase), hasta una posible contracción si se demora varios meses, tal como lo ha anunciado Trump para presionar en su pedido de dinero para el muro.

Trump llevó al cierre de gobierno ante la negativa del Congreso de financiar el muro en la frontera con México.

Tres dificultades

El problema es que este escenario no es solo un aprieto doméstico de Estados Unidos, sino que puede tener consecuencias globales, más si se suman las amenazas de la administración Trump de mantener su disputa comercial con China.

De hecho, estas dos situaciones, junto con las dificultades para realizar la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, llevaron al Fondo Monetario Internacional (FMI) a emitir un pronóstico grave para el crecimiento económico mundial.

El organismo considera que en 2019 el PIB global avanzará 3,5% y 3,6% en 2020, lo que significa 0,2 y 0,1 puntos porcentuales menos de los que estimaba hace tres meses.

“Después de dos años de sólida expansión, la economía mundial está creciendo más lentamente de lo previsto y los riesgos están aumentando”, dijo Christine Lagarde, directora gerente del FMI durante el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. “¿Significa eso que una recesión global está a la vuelta de la esquina? No. Pero el riesgo de una disminución más pronunciada del crecimiento mundial ciertamente ha aumentado”, reiteró.

Enfriamiento económico

El FMI instó a los líderes mundiales, especialmente a Trump y al presidente chino, Xi Jinping, a reducir las tensiones comerciales para aliviar la gran incertidumbre que pesa sobre el crecimiento global y aunque la mayoría de analistas no ven una recesión, entendida como seis meses continuos de crecimiento negativo, sí ven un enfriamiento del PIB global y están inquietos acerca de si la desaceleración será moderada o grave.

Se suponía que Estados Unidos sería la base del crecimiento mundial este año, ya que el empleo y la confianza se mantuvieron firmes durante 2018, pero el cierre de Gobierno está empezando a borrar ese sentimiento.

Puede leer: Excedente comercial de China con EE.UU aumentó en 2018

Tanto en el FMI como en la Reserva Federal, banco central de Estados Unidos, han advertido que entre más se prolongue el cierre, más dificultades tendrá el PIB del país del Norte y lo que preocupa a analistas y empresarios; a pesar de que temporalmente se superó el cierre, hay un riesgo evidente de que se vuelva a presentar a mediados de febrero.

La incertidumbre no es buena para los negocios y mucho menos en un mundo globalizado. Sin embargo, la impotencia es aún mayor cuando el resto de países del mundo solo son testigos y deben esperar a ver qué pasa con el cierre de gobierno y la ‘pelea’ con China. Ojalá sus síntomas de resfriado no provoquen una neumonía global.

¿No más AAA?

Otro de los posibles efectos de la prolongación del cierre fiscal estadounidense es que podría llevar a que, por segunda vez en la historia de ese país, le bajaran su calificación de riesgo soberano, que se encuentra en AAA, el nivel más alto posible y además referencia para el resto de economías.

La calificadora Fitch advirtió que esa situación se puede presentar si el cierre llega a marzo y se evidencian problemas para aprobar la ampliación del techo de la deuda (límite hasta el cual el Gobierno se puede endeudar) y el presupuesto, que fue justamente lo que llevó a que en 2011 les bajaran por primera vez su nota de AAA. Esa vez la calificación fue bajada a AA+ por parte de Standard & Poor’s y se mantiene en ese nivel. A principios de 2018 Fitch también había amenazado con la baja, pero no lo hizo, ¿será que esta vez pasa de los anuncios a los hechos?

Recomendado: Trump y Kim se reunirán en nueva cumbre a finales de febrero

*Versión actualizada de la edición impresa

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.