Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/13/2018 12:01:00 AM

Guerra comercial: en calma en el corto plazo

Estados Unidos y China pactaron una tregua que congela el riesgo de la guerra comercial en el corto plazo. Sin embargo, en el mediano plazo persiste esa amenaza. ¿Por qué?

Quizá el resultado más importante de la reunión del G-20 en Buenos Aires, a finales de noviembre y comienzos de diciembre, fue la tregua pactada entre Estados Unidos y China, por las escaramuzas comerciales que los tienen enfrentados hace varios meses y que se extenderá hasta marzo del año entrante, al tiempo que continuarán las negociaciones sobre los términos de sus relaciones económicas bilaterales.

Los dos gobiernos acordaron que durante este periodo no habrá incremento alguno de los aranceles a las importaciones provenientes del otro, pero mantendrán los que se han impuesto hasta ahora.

Según los términos de la tregua, el gobierno de Estados Unidos decidió mantener en 10% el arancel sobre un conjunto de bienes importados de China, valorados en US$200.000 millones, en lugar de incrementarlo a 25% a partir del primero de enero, como había planeado. En reciprocidad, el gobierno de China accedió a comprar una mayor cantidad, no especificada todavía, de bienes agrícolas, industriales, energéticos y otros de Estados Unidos, para reducir el desbalance comercial entre los dos países. Ambos se comprometieron a comenzar las negociaciones sobre los cambios estructurales en las transferencias forzosas de tecnología, protección de la propiedad intelectual, barreras no arancelarias al comercio, intrusión y robos cibernéticos, comercio de los servicios y de los productos agrícolas.

Podría interesarle: Aún el mundo no sabe lo que es una guerra comercial

Los términos de la tregua son favorables para ambas partes. Al gobierno de Estados Unidos le permite ganar puntos con sus empresarios, que enfrentarán más competencia en los mercados asiáticos, cuando entre en vigencia el acuerdo transpacífico, del cual la administración Trump retiró a su país.

Al gobierno chino le da un mayor espacio para concentrarse en los problemas domésticos de su economía. Un eventual fortalecimiento del yuan y de la confianza de los inversionistas, por la tregua comercial, podría permitirle al Banco Popular de China no incrementar sus tasas de interés al mismo paso que la Reserva Federal, para prevenir una fuga de capital, sino mantenerlas bajas para estimular su demanda interna, con el fin de moderar la desaceleración económica.

Por tratarse de las dos economías más grandes del planeta, cuya actividad económica es determinante para el resto del mundo, el gesto fue recibido con alivio por la comunidad internacional y los inversionistas, con la esperanza de que mientras tanto se logre algún progreso en las negociaciones sobre los temas mencionados.

Artículo relacionado: El FMI dice que la guerra comercial está lastrando el crecimiento mundial

Sin embargo, dada su complejidad y la radicalidad de las posiciones, el paso de las negociaciones tendría que ser vertiginoso para lograr algún acuerdo antes del final de la tregua.

En consecuencia, si bien el riesgo de una intensificación de la guerra comercial entre ambas potencias disminuyó en el corto plazo, persiste la amenaza de que se desencadene en el largo plazo.

Otro obstáculo para la relación entre los dos países surgió cuando los mercados apenas celebraban la tregua. A petición del gobierno de Estados Unidos, las autoridades canadienses arrestaron a la vicepresidente financiera de Huawei, bajo la acusación de violar las restricciones de vender tecnología a Irán.

Consulte también: Liberan a hija del fundador de Huawei bajo fianza en plena crisis diplomática

El incidente podría derivar en la imposición de sanciones a esa compañía, que por su tamaño podrían perjudicar también a la economía china.

De modo que el peligro de reanudación de las hostilidades no se ha desvanecido.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.