| 4/21/2019 6:10:00 AM

El compañero flojo: ¿qué hacer?

Aunque la tentación de denunciarlos ante el jefe es alta, los expertos aconsejan la calma. Estas son cinco maneras de lidiar con ellos.

En casi todas las oficinas hay uno. Es el empleado perezoso, que llega tarde y se va temprano y casi siempre evade las obligaciones que otros asumen en propiedad.

En el día se le ve de puesto en puesto conversando con todos, pero trabajo pocón pocón. También suelen pedir muchas incapacidades y con frecuencia logra mimetizarse en la organización sin levantar sospecha, gracias a sus grandes habilidades para convencer a otros de que hagan su trabajo o de inventar pretextos para evadirlos.

Estas personas no contribuyen al desarrollo de la empresa y pueden acabar con la moral de los demás trabajadores que sí hacen su oficio a carta cabal. Así mismo generan rivalidades y una sensación de injusticia, por no mencionar pérdidas económicas. Muchos de ellos se preguntan qué hacer con estos individuos. ¿Es bueno delatarlos ante los jefes? ¿Deben asumir el trabajo que ellos no terminan?¿Es apropiado hablarles y decirles que trabajen? Estas son cinco recomendaciones de expertos en recursos humanos.

Le puede interesar: Transhumanismo: las máquinas aumentan las habilidades humanas

1. No los delate: Advertir sobre el colega perezoso es un arma de doble filo, pues así como los jefes pueden tomarlo como una gran ayuda también pueden pensar que usted es un chismosos. Según Pablo Londoño, socio de Spencer Stuart, lo mejor es dejar ese tema a los superiores. “Es responsabilidad del jefe y él es quien debe tomar cartas en el asunto”.

2. No sea chismoso, pero sí honesto: A pesar de lo anterior, Londoño señala que cuando el perezoso hace parte de un equipo que trabaja para un mismo objetivo y su holgazanería está afectando el proyecto, es importante hablar con el personaje para descartar que tenga algún problema coyuntural, “pero si se recuesta en los demás y hace que el equipo incumpla con los entregables hay que ponerlo de presente”.

3. No deje que lo distraiga ni lo desmotive: Es importante enfocarse en los objetivos personales y no permitir que el flojo de la oficina le quite tiempo para lograrlos. Tampoco debe generarle envidia, malestar, ni la sensación de injusticia. Los perezosos e improductivos, según Londoño “caen por su propio peso”.

Le sugerimos: El salario emocional es indispensable para atraer a los millenials y centennials

4. No le haga el trabajo: Si están en un mismo equipo, en el que todos trabajan para un fin, no es recomendable asumir las responsabilidades que el otro deja de hacer. Es mejor recordarle sobre sus tareas y las fechas de entrega, pero no consentirle su comportamiento al hacerle las tareas.

5. Use esta oportunidad para convertirse en líder: Estas personas dan oportunidades para lidiar con situaciones difíciles y convertirse en líder. Los expertos recomiendan comentarle a su jefe que quiere ayudar a motivar al empleado rezagado a cumplir con las metas. El perezoso puede ser una oportunidad para crecer.

Lea también: No nos llame, ¡nosotros los llamamos!

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.