| 11/1/2002 12:00:00 AM

Agro en la mira

Colombia tendrá que replantear su estrategia ante el incidente de los aranceles de arranque del ALCA.

"Nos vendieron", afirmó el director de un gremio cuando supo que el gobierno echó para atrás la posición del Ministro de Agricultura de notificar como punto de partida en las negociaciones del ALCA unos aranceles agrícolas más altos que los aplicados hoy. El incidente dejó al gobierno con una imagen maltrecha. Lo más grave es que, en últimas, no valía la pena.



La gráfica muestra que la protección del sector agrícola es hoy bastante elevada, producto del esquema de aranceles variables, denominado sistema andino de franjas de precios (SAFP). El SAFP cubre 13 productos agrícolas (carnes, aceites, lácteos, trigo, maíz, arroz, soya y azúcar, entre otros) y cerca de 150 posiciones arancelarias de productos asociados a los mismos. Este esquema, que pretende estabilizar los precios de estos bienes, cubre un 3,3% del comercio total del país y 2,3% del universo arancelario colombiano. Este esquema introduce enormes distorsiones. Por ejemplo, el elevado arancel nominal del azúcar de marzo de 2000 generó un enorme problema de competitividad para esta industria. Por tanto, el esquema ha perjudicado a industrias que utilizan como insumos los productos en el SAFP.



Los días del sistema de franjas están contados. Este año, un sistema similar de Chile fue prohibido por la OMC, explicando quizá por qué Minagricultura busca otras alternativas de protección. Pero se cometió una ingenuidad al creer que, con el Atpa de por medio, Estados Unidos no iba a reaccionar.



Venezuela anunció que notificará aranceles agrícolas más elevados que los actuales, alejándose de la decisión colombiana y resquebrajando la posición andina como bloque. Ahora, el gobierno colombiano tendrá que replegarse y replantear su estrategia: negociar por sí sola en el ALCA o gastar tiempo en buscar de nuevo una posición andina única, en momentos en que las negociaciones ya arrancaron.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación