Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/30/2018 12:01:00 AM

La crisis que transformó el sistema financiero en Colombia

Por esta época hace 20 años, Colombia vivía una situación financiera dramática que la llevó a decretar una emergencia económica. El costo de la crisis fue estimado en $12,3 billones. El PIB cayó más de 4%.

Parece que fuera ayer, pero han pasado 20 años. El equipo liderado por Juan Camilo Restrepo, ministro de Hacienda de la época, todavía siente vértigo al recordar el cúmulo de incendios simultáneos apagados para evitar una catástrofe financiera y la parálisis de la economía.

Acababa la era Samper y tomaba posesión Andrés Pastrana. Desde el empalme en julio de 1998, ya el Ministro Restrepo estaba enterado que en materia de finanzas le habían entregado la “olla raspada”.

La primera medida fue una devaluación del 9% en agosto, seguida de la presentación de la primera reforma tributaria en septiembre. Para noviembre fue inevitable declarar el “estado de emergencia económica y social”, adoptando medidas excepcionales para evitar la quiebra sistémica del sistema financiero.

Le sugerimos: La caída del sistema financiero ya llegó a su fin Asobancaria

Además del déficit fiscal, la tasa de cambio tenía una alta volatilidad, las tasas de interés por encima del 40%, el desempleo crecía al 18% y los créditos de vivienda estaban por las nubes. Sin cómo pagar, los deudores devolvieron sus casas. Cooperativas, bancos y corporaciones de ahorro y vivienda, fueron liquidados, nacionalizados o capitalizados.

Ante esta situación, el Gobierno decretó por 24 horas la emergencia económica y social. Allí nació de manera temporal por un año, el 2x1.000, que gravó toda transacción en el sistema financiero con una tasa del 0,2% para capitalizar el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafin) y con ello generar recursos por $2,5 billones.

Estos recursos eran para salvar cooperativas, bancos y refinanciar las deudas hipotecarias. Al final, la Corte declaró exequible la emergencia, pero no permitió usar el 2x1.000 para ayudar a la banca privada. La vigencia del 2x1.000 se amplió por el terremoto del Eje Cafetero. La economía se encontraba en la antesala de «una verdadera parálisis», explicó en una alocución Andrés Pastrana.

La crisis duró tres años. Para enfrentarla se eliminó la banda cambiaria, se obligó a los bancos a bajar tasas de interés, se solicitó un crédito stand by al Fondo Monetario (FMI), como colchón ante una eventual falta de liquidez externa, se recortó el Presupuesto de la Nación y fueron congelados los salarios estatales en 1999.

La crisis financiera de 1998 fue la más profunda y costosa de todas las que han tenido lugar en la historia reciente del país. El producto nacional cayó más de 4% en 1999 y los precios de la finca raíz se contrajeron cerca de 27% en términos reales”, sostiene Asobancaria.

A pesar de todo, el rescate financiero no resultó tan costoso ni tan demorado, comparado con las crisis hipotecaria de los Estados Unidos y financiera de Europa.

Lea más: Bancos europeos pagarán a Estados Unidos por la crisis del 2008

Lo que el país jamás se imaginó fue lo débil que estuvo el sistema financiero. Sus indicadores se manejaron con prudencia porque hubiese bastado un titular para generar pánico financiero, una corrida de depósitos y una mayor depresión de la economía.

Esa crisis, que exigió medidas drásticas y dolorosas, significó el inicio de la transformación del sistema financiero. Dos décadas después su regulación es más moderna y exige mayor solvencia. Al mismo tiempo, han entrado nuevos jugadores y surgido otros retos, como la innovación y la ciberseguridad.

Lo que se llevó

El costo de la crisis fue de $12,3 billones y lo asumió el Gobierno. La capitalización de la banca privada a través de préstamos llegó a un billón. Hubo quiebras, nacionalización y posterior venta de entidades. Granahorrar fue nacionalizada, luego comprada por BBVA y Bancafé por Davivienda. Se liquidaron los bancos Superior, del Pacífico, Andino, Central Hipotecario, del Estado, Arfín, la financiera comercial Bermúdez y Valenzuela, los bancos cooperativos Megabanco (Coopdesarrollo) y Uconal. La Caja Agraria se cerró y se creó el Banco Agrario de Colombia, hoy único banco público. También se entregaron recursos para el rescate de las cooperativas a Fogacoop. Y en medio de ese panorama, un rumor en Internet casi acaba con la Casita Roja. Fue necesario sacar un comunicado expresando que Davivienda era uno de los bancos más sólidos, que el Ministro desmintiera el rumor en televisión y que el Banco de la República entregara liquidez para evitar que quienes empezaron a retirar sus depósitos masivamente entraran en pánico.

Le puede interesar: Banco Davivienda emitirá bonos internacionales en el próximo año

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.