| 4/27/2001 12:00:00 AM

Las interdependencias

Las interdependencias
La mayoría de la gente, en la mayoría de países del mundo, gasta su tiempo en forma similar: trabajando y tratando de proveer para su familia. Por ello, no es sorprendente que la macroeconomía tenga un impacto directo en su felicidad. Graham y Pettinato encuentran que, en América Latina, la felicidad decrece sistemáticamente con la inflación, el desempleo y el empleo por cuenta propia.



La actitud frente al mercado y la satisfacción ante el funcionamiento de la democracia difieren enormemente entre los países de América Latina. Frente al mercado, paradójicamente, son más negativos los países del Cono Sur y más positivos los centroamericanos.



En América Latina, la felicidad está positivamente asociada con la riqueza y la educación de los individuos. Pero los distintos países tienen diferente grado de aprecio por estos factores. En América Latina, hay un país donde la mayor riqueza genera más infelicidad: Paraguay; y hay seis países donde la mayor educación no se asocia a la felicidad: Brasil, Costa Rica (¡!!!), Paraguay, Salvador, y Ecuador y Colombia, que, comparativamente, es uno de los países donde menos se asocia la felicidad con la educación y más con la riqueza.



La felicidad en América Latina parece estar especialmente determinada por la calidad de las interacciones de los individuos con su sociedad económica y política. Graham y Pettinato han encontrado que la actitud abierta al intercambio de mercado y la actitud positiva hacia la democracia son los factores que, junto con la riqueza, más contribuyen a explicar las diferencias de felicidad.



Colombia se caracteriza por apreciar la democracia como el promedio de América Latina. Tiene una de las asociaciones más negativas entre felicidad y mercado en todo el continente.
Publicidad

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 544

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.