| 4/5/2019 7:00:00 PM

Destino académico para los extranjeros

Las universidades y el Gobierno promueven al país como una potencia académica para estudiantes de pregrado y posgrado del mundo. La salud y las ciencias sociales, las áreas más apetecidas.

Históricamente, a la hora de realizar un posgrado los colombianos se han inclinado por salir del país y cursar sus especializaciones, maestrías o doctorados en Europa, Estados Unidos, México, Argentina o Brasil. Lo hacen por motivos diversos: precios bajos, perfeccionar un segundo idioma o tener la experiencia de vivir en el extranjero. Pero en la mayoría de los casos se debe a la creencia de que en otros países obtienen un nivel académico más alto.

Este último punto pierde fuerza semestre a semestre. Evidentemente las competencias en Colombia son inferiores a los demás países de la región en temas de escolaridad, como lo reseñan los últimos informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). Pero la educación superior está en uno de sus mejores momentos. Las universidades han hecho un trabajo sobresaliente para nivelar su calificación académica con el mundo y los profesionales colombianos tienen gran demanda en el mercado laboral internacional.

La tarea para conseguir este logro no ha sido fácil, pero los frutos de este esfuerzo se comienzan a ver. Cada vez más estudiantes colombianos se quedan en el país para avanzar en su vida académica e, incluso, cada año llegan miles de estudiantes extranjeros a las universidades del país para pregrado, posgrado o intercambio. Según cifras de Migración Colombia, en 2018 ingresaron cerca de 16.000 estudiantes con preferencia por las instituciones con alto posicionamiento en rankings internacionales como la Universidad de los Andes, la Nacional, La Sabana, el Rosario y la Javeriana, entre otras.

¿A qué se debe este avance?

Desde 2011 las universidades públicas y privadas, así como el gobierno, pusieron en marcha una ambiciosa estrategia. Buscaban convertir al país en un nuevo destino académico para estudiantes del mundo que preferían otros sitios por cuenta del conflicto armado y la percepción de inseguridad, a pesar de la buena oferta colombiana.

Las dinámicas mundiales y la globalización también han favorecido las cifras en Colombia. La Unesco estima que para 2025 ocho millones de estudiantes saldrán de sus países de origen en busca de oportunidades académicas que se ajusten a las habilidades que hoy exige el mercado laboral. A pesar de que la mayoría se concentrarán en Europa occidental, Estados Unidos y Canadá, los indicadores develan que cada vez más se inclinan por otro tipo de oferta.

Santiago Fernández de Soto, jefe de la Oficina de Cooperación y Asuntos Internacionales del Ministerio de Educación Nacional (MEN), sostiene que el creciente interés de los estudiantes extranjeros se debe a la visibilidad que ha logrado el trabajo en bloque del gobierno y las universidades por internacionalizar la educación superior. “Además, el reconocimiento de la calidad de las universidades y los programas académicos es un hecho. Hace 9 años ninguna universidad colombiana aparecía en los rankings internacionales, hoy hay 3 entre las mejores 500 del planeta y 53 entre las mejores 400 de Latinoamérica. Esto es resultado del trabajo y la cooperación académica y científica entre instituciones de Colombia con otros países y de la presencia del sector educativo en diferentes escenarios internacionales”, puntualiza Fernández.

El Ministerio trabaja con varias entidades del Estado, las universidades y organizaciones que apoyan el proceso. “Establecimos la Mesa Intersectorial para la Internacionalización de la Educación en la cual participamos Colciencias, Icetex, Cancillería, ProColombia, APC, ASCUN, la red de universidades acreditadas de alta calidad Colombia ‘Challenge Your Knowledge®’ y el MEN. Allí formualmos estrategias para promover a Colombia en el exterior y discutimos cómo mejorar la imagen del país”, agrega.

Para Fernández de Soto, entre los principales retos de recibir estudiantes extranjeros aparecen la infraestructura, la escasez de residencias universitarias apropiadas; crear más programas de posgrado en inglés para generar mayor oferta académica a países no hispanohablantes, y ofrecer más cursos de español, lo que generaría más estudiantes capacitados para formarse en las universidades del país.

Si bien el número de alumnos extranjeros aún es bajo en comparación con otros países, la cifra aumenta considerablemente cada año. Datos del Instituto Estadístico de la Unesco dejan ver que Colombia pasó de recibir unos 3.200 estudiantes de América Latina en 2015 a 4.600 en 2017.

Las claves para posicionar la educación superior de Colombia en el ámbito internacional, especialmente en los niveles de posgrado, se concentran en tres grandes aspectos: la participación de la academia en el actual contexto político y social del país, especialmente en las dinámicas transicionales del postacuerdo con las FARC; que las universidades colombianas se han posicionado en los escalafones internacionales y han hecho visibles la calidad y capacidad de recepción de nuevas culturas y que el costo de vida resulta más favorable que en otros países de la región.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.