| 5/21/2019 12:01:00 AM

Alarma social en Colombia

En las últimas dos décadas Colombia ha vivido una verdadera revolución social: ha reducido la pobreza y llevado a miles de personas a una clase media más robusta y dinámica. El país ha tenido en ese campo uno de sus mayores logros.

Varios factores se juntaron: un mayor crecimiento en la economía, impulsada por el petróleo, un mejor ingreso de las personas, una inflación más controlada y mayor capacidad de compra de los hogares. Todos ellos permitieron bajar el indicador de pobreza de más de 50% a principios de la década pasada a por debajo de 30% hoy, con una sostenida tendencia decreciente. El Estado participó en este revolcón con agresivos programas sociales y billonarios recursos.
No obstante, ningún esfuerzo en este sentido será suficiente. En especial, en un país como Colombia con alto grado de desigualdad y niveles de corrupción que se llevan parte de los recursos para atender las necesidades de quienes más los necesitan.

Lea también: ¿Y dónde están los pobres de Colombia?

Esa transformación ha conducido a cambios estructurales en el consumo, en la democratización y en el acceso a productos y servicios que antes eran impensables para los estratos de menores ingresos –como un tiquete de avión, un celular o una vivienda de interés social–. Además, ha permitido cumplir algunas de las expectativas de esta población en materia de salud, educación y trabajo, en las que, a pesar de los avances, todavía hay mucho terreno por recorrer.
Hace apenas unos días, el Dane hizo un anuncio preocupante: para 2018 se estancó la reducción de la pobreza. El ritmo que traía se frenó en 27%, cuando en 2017 la pobreza monetaria fue de 26,9%. Esto significa que el año pasado casi 200.000 personas cayeron en la pobreza y esa población sería de unos 13,8 millones de personas.
La línea de pobreza monetaria en 2018 se calculó en $257.433 mensuales por persona en el hogar.
Otro indicador también activó las alarmas. Al medir la pobreza multidimensional, que comprende el nivel de privaciones de los hogares respecto a condiciones como educación, trabajo, servicios públicos, salud, situación de la niñez y la juventud, esta creció de 17,8% en 2016 a 19,6% en 2018. Es decir, casi 1,1 millones de personas cayeron en la pobreza en los dos últimos años.

Lea también: Por estas razones crecieron los niveles de pobreza en Colombia

A este complejo escenario se suma que el indicador de coeficiente de Gini pasó de 0,51 a 0,52 en 2018, lo cual muestra un incremento en los niveles de desigualdad. Esto se explica por una caída en los ingresos de los hogares más pobres frente al aumento en los hogares de mayores ingresos.
¿Qué ha conducido a estos resultados? Dos temas han impactado a la pobreza en la historia reciente: el deterioro del mercado laboral, donde el desempleo en los últimos meses ha estado por encima del doble dígito, y la migración venezolana. Más de 1,2 millones de vecinos han llegado al país y, según cálculos, cada día entran 5.000 y 2.000 se quedan. Atender esta población que huye del régimen de Maduro le puede significar al país 0,5% del PIB. Solo en salud se estima que este año se va a destinar cerca de $1 billón en recursos.
Colombia no puede bajar la guardia en el trabajo de reducir la pobreza. No se trata solo de una tarea del Gobierno. Ciertamente, este tendrá que afinar la estrategia de subsidios y destinarlos a las poblaciones que más lo necesitan. Además, deberá graduar a las familias que ya se han beneficiado de estos programas, para que no se perpetúen en los círculos de pobreza y den el salto a la clase media. Pero también el sector privado tiene una tarea: reactivar la inversión para impulsar el empleo.
El mensaje es claro: crecer a 3% no alcanza para generar la dinámica necesaria para reducir de manera sostenible la pobreza y mantener los avances sociales.
el deterioro del mercado laboral y la migración venezolana han afectado el ritmo con que venía bajando la pobreza en colombia.

Lea también: La pobreza de los cafeteros es un gran negocio

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.