| 7/5/2018 12:01:00 AM

Lo que queda tras el asunto de Reficar

La adaptación a las nuevas normas internacionales ha hecho que se presenten confusiones en la manera como se leen los balances empresariales; la implementación de las Niif en Colombia es un proceso reciente y, en consecuencia, aun genera dudas en muchos sectores de la opinión pública.

La polémica sobre las cifras del balance financiero de la Refinería de Cartagena (Reficar) en 2017 reviste la más alta importancia. La Contraloría General de la República ha puesto la lupa sobre la manera como las directivas de esa compañía presentaron el estado de situación financiera correspondiente a 2017 y puso en tela de juicio varios de los más importantes rubros de esos informes contables.

El tema tiene que ser estudiado con cabeza fría, pues se trata de una de las más importantes empresas del país, con más de $9 billones en ingresos, lo que le imprime un impulso fundamental a la manufactura. Además, está en juego el entendimiento y la aplicación de las nuevas normas contables, que se supone son más eficaces en determinar el estado real de las empresas en el país.

Una de las más destacadas críticas de la Contraloría a Reficar es que la utilidad que dejó la compañía el año pasado se debe estrictamente a un ajuste contable. Este pronunciamiento parece dejar por el piso la tarea de divulgación de los estados financieros por parte de la refinería y genera un enorme manto de duda sobre la forma como se manejan las cifras en esa compañía, que es uno de los más importantes activos de Ecopetrol, la más grande organización empresarial del país.

Ahí es donde es necesario poner sindéresis en el análisis. La adaptación a las nuevas normas internacionales ha hecho que se presenten confusiones en la manera como se leen los balances empresariales; la implementación de las Niif en Colombia es un proceso reciente y, en consecuencia, aun genera dudas en muchos sectores de la opinión pública.

Recomendado: Choque entre la Contraloría y Reficar

Entre las empresas grandes, estas normas se vienen implementando desde hace varios años y las exigencias han sido mayores para las que se encuentran inscritas en bolsa. Es el caso de Ecopetrol, principal accionista de la Refinería, que tiene muchos ojos mirando sus balances. Todas las cifras de la petrolera, como de sus subsidiarias, son auditadas por los mercados, pues los accionistas están pendientes de los resultados para conocer cuál será el dividendo que distribuirán.

Así mismo, estas compañías debieron enfrentar agudas discusiones conceptuales sobre la naturaleza de cada uno de los rubros. Y esta discusión fue un asunto no solo con su revisor fiscal en Colombia (EY), sino con la casa matriz de esta firma en Nueva York que exige el cumplimiento de los más altos estándares para avalar las cifras. Así que sugerir que un balance se puede manipular o maquillar es lo mismo que poner en tela de juicio los procedimientos del sistema internacional de revisoría fiscal.

Lo anterior no significa que no haya debate. Uno de ellos es el de los impairments, una figura contable impuesta por las normas internacionales que exige –con mayor énfasis a las compañías del segmento de hidrocarburos– valorar eficazmente sus activos y castigar o premiar sus balances en función de qué tan rentables podrán ser tales activos en un futuro próximo.

Ahí está una de las principales críticas de la Contraloría, que no se justifican. Según la entidad, no tiene sentido que la empresa registre utilidad neta, mientras que deja pérdidas brutas y elevados costos operativos.

Los impairments implican que si los flujos futuros de los activos, traídos a valor presente neto (VPN), son menores que el costo de la inversión realizada, se deben castigar como un costo. Eso fue lo que hizo Reficar durante 2014, 2015 y 2016, periodos en los que acumuló un castigo por US$1.704 millones.

Visite: Reficar pasa la prueba global de desempeño

La misma norma establece que, cuando el VPN de los activos valorados supera el de la inversión, se podrán compensar los castigos que haya realizado en anteriores vigencias. Eso fue lo que ocurrió en 2017 y explica que mientras que la compañía dejó pérdida bruta (donde entran como costo las amortizaciones y depreciaciones), pero obtuvo utilidad neta (donde tienen impacto los impairments, que el año pasado les permitió agregar $1,5 billones al balance).

Esto mismo le ocurrió a Ecopetrol en 2015, cuando, por impairments, dejó pérdidas por $2,4 billones. Este impacto negativo se ha ido corrigiendo en la medida en que los precios del crudo han permitido valorar de mejor forma los activos claves como las reservas petroleras.

El debate sigue vigente, pues ahora Reficar le ha pedido al Contralor General, Edgardo Maya Villazón, que dé su última palabra sobre esos balances de Reficar –por el momento solo se ha pronunciado una de sus delegaturas–.

La petición tiene sentido, pues las comunicaciones de la Contraloría han generado desconfianza y dejan un mal ambiente sobre las decisiones gerenciales en esta firma. El país está atento.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "El equilibrio en la familia me permite avanzar en la vida profesional": gerente Pepsico

    close
  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 556

PORTADA

Los mejores CEO de los últimos 25 años de Colombia

Dinero seleccionó a 25 de los presidentes de compañías colombianos más relevantes en los últimos 25 años. Son ejemplo de liderazgo, visión y poder de transformación en las organizaciones.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.