| 8/18/1998 12:00:00 AM

Pelear, pero para ser competitivos

El país ha perdido mucho tiempo. En los años 80 el mundo generó un consenso posneoliberal por la democracia, la educación y el desarrollo del comercio y los mercados. Los países que tomaron esto en serio aceleraron su desarrollo.



Colombia, lamentablemente, no ha logrado el momentum para profundizar la democracia y la educación. Seguimos atascados en esquemas vetustos, en los cuales los intereses de unos pocos impiden el desarrollo de todos.



Desgraciadamente, sin democracia profunda y educación fecunda, el tejido social se debilita y nos hace vulnerables a la polarización y al conflicto. ¡Cómo hemos pagado de caro estas carencias!



Nos hemos quedado, además, a mitad de camino en las reformas para desarrollar el comercio y los mercados. La apertura se quedó a medias. Importamos, pero no exportamos.



Durante los 90 en ningún otro país de América Latina creció menos el comercio que en Colombia y hoy escasamente superamos en exportaciones a Haití y Bolivia. Los informes mundiales de competitividad ven en la falta de comercio un reflejo de la poca competitividad. Colombia, entre las economías latinoamericanas grandes, es la menos competitiva. Y entre las 50 economías más importantes del mundo, es menos competitiva que otras 45. La falta de competitividad es el resultado de fallas públicas y empresariales. Un ambiente estable y estimulante de aranceles y tasa de cambio es esencial para el desarrollo del comercio.



Pero la competitividad requiere mucho más: la concentración del esfuerzo público en el desarrollo de infraestructura, recursos humanos e instituciones para enfrentar los mercados con menores costos. Y de los empresarios necesita menos quejumbre y menos lobbies, y más rápido desarrollo tecnológico, financiero y de relaciones laborales para la productividad. También en esto estamos, comparativamente, muy atrás.



Cuando los analistas del crecimiento económico han estudiado el "catching-up" y la convergencia, han encontrado, paradójicamente, que el atraso puede ser una gran ventaja... pero si se lo supera rápido.



En el mundo posneoliberal, el Estado juega un papel esencial para el desarrollo del comercio, de los mercados, del capital humano y de la democracia. Ese es el fundamento de la competitividad y ésas son las peleas para las cuales debemos prepararnos. ¡Qué buen norte para una paz y un desarrollo duraderos!



Por favor, recuperemos en estos cuatro años el tiempo perdido.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • ¿Cuáles son los principales problemas de Cartagena?

    close
  • Empresas: así se logra la inclusión laboral

    close
  • La franquicia colombiana que hace helados en 60 segundos

    close
  • "La creatividad es importante, pero si no se aplica no pasa nada": gerente de CasaLuker

    close
  • Gerente de Oracle incita a redefinir modelos de negocio

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.