| 4/13/2011 12:00:00 AM

La tormenta perfecta

El buen momento económico de Colombia y de varios países emergentes puede desembocar en un recalentamiento, advierte el FMI. La destorcida podría estar a la vuelta de la esquina.

El pasado 11 de abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su último dictamen sobre la salud de la economía mundial: el World Economic Outlook, una radiografía completa de lo que le espera al planeta para este y el próximo año.

El balance es contradictorio para los países en desarrollo. Por una parte, están creciendo rápidamente y eso es bueno para sus pobladores. Por otra, se están acumulando los síntomas clásicos que anuncian una época de recalentamiento de las economías y aceleración de la inflación. Los precios de activos como finca raíz y acciones están alcanzando niveles históricamente elevados.

El diagnóstico general del Fondo es que el mundo crecerá alrededor de 4,5% en 2011 y 2012, una pequeña disminución respecto al 5% de 2010. La diferencia entre los emergentes y los países desarrollados es cada vez más grande: mientras estos últimos crecerán 2,5% en 2011, los primeros crecerán 6,5%. El flojo crecimiento de Estados Unidos, Europa y Japón se verá compensado con una mayor dinámica de China, India, Brasil y otros países emergentes.

Según el FMI, dos graves peligros se ciernen sobre el horizonte: petróleo e inflación. El petróleo está en su nivel más alto en 30 meses y se aproxima rápidamente a su pico histórico de 2008, gracias a las tensiones geopolíticas en África y Medio Oriente. El oro y la plata ya marcan máximos en 31 años, el cobre y el estaño tocan su nivel más alto de todos los tiempos y el precio del plomo se sitúa en los niveles más elevados en tres años.

En materia de alimentos, el primer puesto se lo lleva el maíz, que ha subido 65% en cuatro meses y hoy se cotiza a US$300 tonelada en la Bolsa de Chicago. Se trata del valor más alto alcanzado en toda la historia, lo que ha tenido un efecto directo sobre el costo mundial de la carne, así como de los productos lácteos. Si bien la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) dice que los precios internacionales de los alimentos aflojaron el paso en marzo, tras ocho meses de continuas alzas, su nivel actual se encuentra 37% por encima del nivel de marzo de 2010.

Precisamente, los altos costos de los alimentos fueron la mecha que hizo explotar las tensiones económicas y sociales en el mundo árabe. Las protestas callejeras han derrocado dictadores en Egipto y Túnez y han llevado a que los líderes de Yemen y Libia se aferren precariamente al poder.

Según el informe del FMI, es muy probable que las crecientes presiones inflacionarias se acumulen en los países en desarrollo, a medida que la gente exija salarios más altos ante los mayores precios de los alimentos y los combustibles. Las preguntas son: qué va a pasar cuando eso ocurra y cómo harán los gobiernos para subir los salarios sin quitarle el poco oxígeno que ha logrado el empleo, que se ha venido recuperando.

El Fondo considera que la posibilidad de sobrecalentamiento en América Latina está más latente que nunca, paradójicamente, debido al buen momento económico por el que atraviesa esta región a causa de los altos precios de los commodities.

Entre los denominados exportadores financieramente integrados de materias primas, el FMI incluye a Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay. "Hay signos de potencial sobrecalentamiento y los flujos de capital ya han causado tensiones que podría desembocar en estallidos finales", dice el informe.

Las preocupaciones centrales están en una posible burbuja en los mercados accionarios y de finca raíz.

Los mercados de valores de los cinco países han tenido comportamientos espectaculares en los últimos años, con todo y que algunas economías, como la brasileña, han puesto controles de capital. A su vez, los precios de la finca raíz viven una bonanza. En Río de Janeiro, los precios de las casas han subido a casi el doble en tres años. En Lima, en distritos como Miraflores, Barranco y Chorrillos, los precios del metro cuadrado se han duplicado en los últimos cinco años.

En Colombia, la finca raíz ya alcanzó los niveles reales que tenía a mediados de los años noventa, justo antes de la peor crisis hipotecaria y financiera de la historia. Las casas y los apartamentos nuevos se encarecieron 9,25 % en el país durante 2010, el triple del aumento de la canasta familiar. La cartera hipotecaria, sin descontar las titularizaciones, creció a febrero de este año a 23,5% anual y hoy es el crédito de más rápido crecimiento.

Las medidas que el FMI recomienda para América Latina se refieren a aumentar las tasas de interés, recuperar los desbalances fiscales y prestar atención especial al estado de salud de las entidades financieras. Los bancos centrales de la región ya comenzaron a tomar cartas en el asunto y han empezado a subir los intereses, con miras a frenar el aumento de los precios. El Fondo menciona incluso que puede ser conveniente aplicar controles de capitales "dependiendo de las circunstancias específicas de cada país".

El crecimiento que vive América Latina debe ser bienvenido, pero si la euforia lleva a descuidar el balance macroeconómico, la consecuencia sería una destorcida financiera similar a las muchas que ha vivido la región en el pasado. Es indispensable mantener la cabeza fría y tomar las medidas necesarias para evitar un choque a la vuelta de un par de años.

EDICIÓN 546

PORTADA

Especial de abogados: las firmas más grandes de Colombia

Los bufetes de abogados en Colombia facturaron cerca de $1,5 billones en 2017 y, aunque fue un año no tan fácil para la economía, les abrió nuevas oportunidades de negocio. Panorama de la industria legal en el país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 546

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.