| 2/15/2018 12:01:00 AM

¿Inmigrantes venezolanos buscando el colombian dream?

En el corto plazo, esta migración generaría efectos negativos en el mercado laboral. Pero en el mediano plazo podría tener beneficios sobre la estructura de la población y el crecimiento.

Más de 600.000 venezolanos han llegado a Colombia escapando del régimen del gobierno de Nicolás Maduro. Huyen de un entorno cada vez más adverso, con una inflación desbordada de casi 2.700%, una profunda escasez de alimentos, productos de aseo y medicamentos; pero, sobre todo, enfrentando la desesperanza por un país cuya viabilidad hoy está en entredicho. Para muchos de ellos, Colombia representa una oportunidad para mejorar sus condiciones de vida.

Si la tendencia sigue y la situación en el vecino país empeora, en medio del proceso electoral del próximo mes de abril no sería descabellado pensar que en agosto de este año sean más de un millón de venezolanos los que estarían llegando a Colombia.

Este éxodo se da en una de las fronteras más calientes y porosas del continente, que cobija 7 departamentos de nuestro país y más de 2.200 kilómetros de extensión, donde las tensiones son permanentes y los pasos ilegales cada vez son mayores.

Recomendado: Sancionan 600 empresas colombianas por contratar irregularmente a venezolanos

La situación es dramática y este hecho demostró que Colombia no estaba lista para atender la avalancha de venezolanos. Se trata, sin duda, de la mayor inmigración que ha tenido que enfrentar el país en su historia reciente, en un fenómeno que en el corto plazo va a generar gran presión sobre el gasto para un Gobierno que está terminando su mandato, con baja favorabilidad y muy poco margen de maniobra en materia de recursos.

Los desafíos son enormes en temas clave, como salud –donde la posibilidad de la llegada de enfermedades de alto costo y otras que habían sido erradicadas es cada vez mayor–, educación –con una migración cada vez más alta de niños y adolescentes– y seguridad, pues si bien se han dado capturas de venezolanos por hechos delictivos, hay un gran peligro de estigmatizar a esa población.

En los últimos años Colombia ha recibido en tres oleadas distintos grupos de venezolanos: hace 7 años se incorporó a la vida activa del país un grupo de ellos que traía su capital y sus negocios. Luego, hace unos cuatro años, profesionales con perfiles en campos con gran conocimiento como el petrolero llegaron buscando oportunidades. Y ahora, la mayoría de los venezolanos que ingresan tienen perfiles sin una formación académica amplia.

En el corto plazo, una migración significativa de ciudadanos venezolanos a Colombia generaría efectos negativos en el mercado laboral. Si es de grandes proporciones puede, por ejemplo, subir la tasa de desempleo e incrementar la informalidad. Además, si no encuentra empleo o genera muy poco ingreso, puede aumentar la pobreza. Para que el efecto desfavorable sobre el desempleo y la informalidad en el corto plazo se pueda atenuar, sería deseable reducir los costos laborales no salariales y eliminar el salario mínimo.

Puede interesarle: Venezuela: volver al futuro

Por eso, el gran reto para el país, además de atender la coyuntura, será incorporar esa migración a la economía. Por ejemplo, médicos que se requieran en zonas de frontera –como La Guajira o Arauca– que no son muy seductoras para los profesionales colombianos del interior, o en el caso de mano de obra no calificada, pero con formación potencial, para atender cultivos de flores, café o palma.

Pero así como en el corto plazo los desafíos son enormes, este hecho también podría tener efectos benéficos en el mediano plazo sobre la estructura de la población y la capacidad de crecimiento de la economía. Las proyecciones muestran que el crecimiento demográfico se va a desacelerar en los próximos 10 o 20 años, con un efecto sobre el crecimiento potencial de la economía y el sistema pensional, porque la fuerza laboral va disminuyendo. Como una parte considerable de los inmigrantes está en edad de trabajar, su llegada en grandes proporciones podría dilatar el envejecimiento de la población, prolongar el descenso de la tasa de dependencia y, de esa manera, extender la duración del bono demográfico. En consecuencia, también podría contribuir a postergar el descenso de la tasa de crecimiento potencial, al aumentar el tamaño de la población en edad de trabajar y de la que es económicamente activa.

Es decir, la situación que hoy es dramática y genera numerosas presiones, en el mediano y largo plazo podría revertirse y transformarse en una oportunidad para Colombia, un país que ha sido muy cerrado a la migración, a diferencia de otros de la región. Ya algunos analistas, como Fedesarrollo, preparan estudios sobre estos nuevos escenarios. Pero lo más importante es que no podemos olvidar la historia. Muchos de nuestros compatriotas, por causa de la violencia o la falta de oportunidades, tuvieron que migrar a otros países, incluido Venezuela. Los venezolanos que llegan no lo hacen de forma voluntaria, la necesidad los obliga. Colombia y los países de la región deben adecuar su estrategia para atenderlos e incorporarlos rápidamente a sus economías.

Lea también: Standard & Poor’s degradó bonos venezolanos a default selectivo

EDICIÓN 548

PORTADA

Ranking de las empresas más innovadoras de Colombia en 2018

Ranking de las empresas colombianas más innovadoras según un estudio que lideran la Andi y la Revista Dinero. Encabezan las firmas industriales y de Medellín. Bogotá es la región con más compañías evaluadas.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 548

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.