| 3/28/2018 12:01:00 AM

Aranceles: guerra entre dos formas de ver el mundo

Todo indica que el presidente Trump se imagina un sistema como el que ya fue implementado en la década de los 60 en la región y que mostró sus impactos negativos en la formación de la capacidad productiva de los países.

El mundo está ad portas de una guerra comercial cuyos resultados podrían ser desastrosos en el mediano y largo plazo.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ordenó que se elaborara una lista de productos de China para endurecerles los aranceles y que, por esta vía, el país asiático termine pagando US$60.000 millones al año. La respuesta de los chinos fue casi inmediata: una lista de 128 productos estadounidenses –como vino, etanol, carne y chatarra– que tendrán aranceles entre 15% y 25%.

La tensión impactó a las bolsas del mundo y quedaron las cartas sobre la mesa: la volatilidad es ahora la nueva regla del juego.

Aunque al cierre de esta edición, tanto Estados Unidos como China buscaban salidas, el tema es central, pues sin lugar a dudas el mundo podría estar rumbo a un punto de quiebre en el proceso de integración comercial. Durante los últimos años, a pesar de que el esfuerzo por liberalizar las economías ha enfrentado amenazas y enormes conflictos, no se había presentado una situación como la actual. Hay disputas puntuales que son abordadas por las paquidérmicas instancias de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Pero al menos el mundo se encuentra aún en un esfuerzo por encontrar un camino expedito hacia el libre comercio.

Le recomendamos: ¿Los candidatos hacen cuentas alegres con los impuestos?

Una amenaza global contra uno de los fundamentos del régimen occidental económico no se presentaba hace mucho tiempo. Por eso, en este análisis es necesario ir por partes. En primera instancia, el comercio entre países se había desacelerado por cuenta de la más grave crisis económica que ha vivido el mundo en el último siglo: la de 2008, lo que se agravó con el choque por la vía de la caída en los precios del petróleo. El volumen de comercio se redujo como producto de esa suma de eventos. En 2016, las exportaciones mundiales se contrajeron y el año pasado, según la OMC, se logró un repunte a US$15,8 billones (millones de millones), lo que significa que el comercio mundial está viendo la luz al final del túnel. Este año la recuperación se mantiene sólida y es la que explica el mejor ritmo del crecimiento económico. Por eso, una guerra de aranceles podría terminar abriendo una caja de pandora, justo cuando la reactivación estaba a la vuelta de la esquina. Resulta que uno de los primeros impactos de una estrategia de proteccionismo es que los productos locales ganan ‘competitividad‘ artificialmente frente a los productos importados. El costo asociado a esta tendencia es que en una economía protegida las empresas tienden a trasladar a los consumidores las mayores ineficiencias de sus sistemas de producción. El resultado: precios más altos.

En ese escenario, y si la situación se vuelve generalizada, las autoridades monetarias empezarán a preocuparse por un estado de mayores tensiones inflacionarias y podrían establecer una política monetaria más agresiva que impida que se desborden las expectativas en materia de precios. Un aumento de tasas de interés a mayor velocidad implicaría un enorme choque para la economía del mundo: nuevamente un escenario de recesión debería ser considerado. Las esperanzas de muchos de que la recuperación mundial se dé este año de manera rotunda podrían quedar abortadas. Si a esto se le suman las enormes pérdidas en activos financieros y los choques por devaluación que podrían sufrir las economías emergentes, es claro que el panorama no es para nada halagüeño.

No se pierda: Las amenazas que enfrenta el crecimiento colombiano

Todas estas amenazas del gobierno Trump tienen su carga de profundidad. Lo que está quedando sobre la mesa es la ya histórica tensión entre dos formas de asumir la política económica: liberalismo o proteccionismo. De nuevo parece que deben ser discutidas las bondades de la integración mundial, que implica la creación de cadenas internacionales de valor en las que cada economía pueda desarrollar de la mejor forma todas sus capacidades.

Todo indica que el presidente Trump se imagina un sistema como el que ya fue implementado en la década de los 60 en la región y que mostró sus impactos negativos en la formación de la capacidad productiva de los países. Parece increíble que el mundo esté pensando nuevamente en esta forma de administración de la economía como salida a los evidentes problemas y desafíos que impone la integración mundial.

El mundo está ante la verdadera amenaza de retroceder décadas. Seguir por la vía de crear barreras al comercio internacional significa, sin lugar a dudas, infligirles a las economías daños irreparables, representados en menores condiciones de competitividad. Eso, sumado a la volatilidad de los mercados, los impactos a los consumidores por la vía de mayores precios y la inminencia de un nuevo estancamiento debe servirnos para reflexionar sobre lo que viene en materia de política comercial: se trata de una guerra entre dos formas de entender el mundo.

Le recomendamos: ¿Inmigrantes venezolanos buscando el colombian dream?

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.