| 5/10/2018 12:01:00 AM

Frentes abiertos en la relación entre Colombia y EE.UU

La agenda con Estados Unidos se ha congestionado, pues además siguen vigentes preocupaciones como el aumento de los cultivos ilícitos en el país, así como el presente y futuro de Venezuela. Todo esto sin contar con un proceso electoral polarizado en Colombia.

Por estos días se están cumpliendo seis años de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos. Y los resultados en materia de negocios no han sido los esperados: primero, porque las ventas nuestras de 2012 a 2017 cayeron casi a la mitad y segundo, y tal vez lo más relevante, es que no se ha dado una gran diversificación de la oferta exportable de Colombia y, por el contrario, ha estado impulsada por los productos minero-energéticos que se mueven al ritmo de los precios.

Según cifras de la Cámara de Comercio Americana (AmCham), desde que se aprobó el TLC en 2012 hasta 2017, Colombia exportó US$85.278 millones, de los cuales US$62.973 millones (73,8%), fueron productos minero-energéticos y US$22.305 millones (26,2%) productos de otros sectores. Si bien, algunas exportaciones no tradicionales han ido ganando más presencia, no es suficiente para revertir esta tendencia.

Lea también: ¿Qué pasará con el dólar en los próximos meses?

Como han advertido expertos en la relación bilateral, Colombia no ha aprovechado el acuerdo y los nuevos segmentos que se han generado son muy puntuales –agrícolas o farmacéuticos– y falta mucha más masa crítica de negocios. Aunque no se puede desconocer que durante gran parte de la vigencia del acuerdo el comercio ha estado expuesto a momentos de fuerte revaluación y a contracciones de los mercados, precisamente una oferta diferenciada y con mayor valor agregado hubiera sido la respuesta.

El ‘cumpleaños’ del acuerdo llega en un momento crucial. Por una parte, por la decisión que tomó el gobierno de Estados Unidos de establecer aranceles de 10% para la importación de aluminio y 25% para compras externas de acero. Con ella, Estados Unidos busca equilibrar las cargas en su comercio, disminuir el déficit y proteger su industria local. Sin embargo, Colombia tiene muy baja participación en ese mercado – menos del 1%–, pues exporta apenas un poco más de US$220 millones de los dos productos. Esa cifra que luce irrelevante para Estados Unidos, es vital para la industria colombiana que ha hecho esfuerzos por llegar a ese mercado.

La determinación se tomó hace un par de meses y desde entonces, el gobierno nacional y los empresarios han intentado convencer a Estados Unidos de que les sea aplicada una exclusión a esta medida, pero hasta el momento no ha recibido respuesta afirmativa y la medida entra en vigencia el primero de junio.

Y por otra parte, porque hace pocos días nuestro país recibió un llamado de atención por parte de Estados Unidos, cuando el USTR (United States Trade Representative) clasificó a Colombia en su “Lista de Vigilancia Prioritaria” como resultado de una revisión que se enfocó en el cumplimiento de varios compromisos pendientes del TLC entre los dos países y en la implementación del Plan Nacional de Desarrollo, en especial en propiedad intelectual. Estados Unidos ha sido insistente ante Colombia para que impulse el proyecto de Ley de Derechos de Autor, pero no ha logrado su paso por el Congreso.

Le recomendamos: ¿Qué pasará tras la decisión de Trump de retirar a EE.UU del acuerdo con Irán?

Además, Estados Unidos continúa monitoreando la implementación por parte de Colombia de ciertas disposiciones del Plan Nacional de Desarrollo que, en su opinión, podrían socavar la innovación y las normas de propiedad intelectual, en particular aquellos que condicionarían las aprobaciones regulatorias farmacéuticas a factores distintos de la seguridad o la eficacia. Estados Unidos ha planteado dudas sobre un decreto que condicionaría esas aprobaciones.

A la coyuntura se suma el interés de Colombia por llegar a la Ocde y aunque falta apenas la decisión en la mesa comercial, el papel de Estados Unidos es clave para que nuestro país logre el acceso. En medio de esta situación, el coloso del norte ha venido haciendo observaciones no solo en propiedad intelectual sino también en la chatarrización de camiones.

En el corto plazo, la agenda con Estados Unidos se ha congestionado, pues además siguen vigentes preocupaciones como el aumento de los cultivos ilícitos en el país, así como el presente y futuro de Venezuela. Todo esto sin contar con un proceso electoral polarizado en Colombia.

En este momento, el diálogo con Estados Unidos tiene muchos frentes abiertos y el Gobierno está próximo a terminar su mandato. Es necesario dar prioridad a los temas y sortear con cabeza fría la coyuntura para mantener una relación equilibrada y sostenida en el tiempo.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.